Burt Bacharach, el Real Madrid y otros caballos ganadores

Por | 30 Jul 09, 11:34

burt_madridEl concierto de Burt Bacharach en el Escenario Puerta del Ángel de Madrid, que resultó ser una grada improvisada en medio de la nada, era uno de los grandes atractivos de este año de los Veranos de la Villa. Era además el último concierto de su gira y allí se reunieron para verlo unas 2000 personas, entre las que destacaban bastantes famosos y músicos: la ministra de cultura Ángeles González-Sinde, Santiago Segura, Alejo Stivel, Francisco Nixon, Spam o Anntona fueron algunos de ellos. Todos reunidos para ver al gran genio en esta ocasión única, en-este-marco-incomparable al aire libre, Palacio Real a la izquierda, luna creciente a la derecha.


Burt Bacharach apareció cuando su banda de diez músicos, formada por 3 cantantes, un par de vientos y una violinista, entre otros (como curiosidad, ningún guitarrista), ya estaba sobre el escenario. Americana, vaqueros y bambas blancas de rigor para un público muy preparado para ponerse en pie y rendirle homenaje prácticamente desde antes de que tocara las primeras notas a su piano. El show comienza con un breve fragmento de ‘What The World Needs Now Is Love’ y a continuación Burt explica, como es habitual, que la música de todas las canciones que van a sonar la ha escrito el mismo tipo, el pianista; y que comenzará con un medley encabezado por la primera canción que escribió junto a Hal David para Dionne Warwick.

El medley de entrada es impresionante. En él se incluyen ‘Don’t Make Me Over’, ‘Walk On By’, ‘This Guy’s in love With You’, ‘Wishin’ And hopin» o ‘I Say A Little Prayer’. Uno se pregunta si el repertorio resistirá después de este impresionante comienzo, pero la respuesta es «sí». Burt tiene para eso y más. Siguen interpretaciones en solitario de los tres vocalistas, Josie James, John Pagano y Donna Taylor, entre las que destaca ‘Anyone Who Had A Heart’ de Josie, y, poco después, se siguen alternando popurrís con canciones completas.

En el popurrí de sus primeros hits destacan pistas como ‘Magic Moments’, y en el de sus canciones para bandas sonoras (Burt repitió la misma broma de siempre de que también había sido actor en ‘Austin Powers 1’, ‘Austin Powers 2’ y ‘Austin Powers 3’), pistas como ‘Arthur’s Theme’ o la siempre graciosísima ‘What’s New Pussycat?’ (woooooh, woooooh). Cuando ves que otras canciones más recientes como ‘Go Ask Shakespeare’, ‘In Our Time’ o ‘God Give Me Strenght’ de su disco junto a Elvis Costello sí tienen el protagonismo de una canción completa, da un poco de rabia, pero es comprensible que Burt, a sus 81 años, esté un poco harto de sus hits y prefiera dar a conocer sus últimos temas. Incluso suena uno nuevo llamado ‘Every Other Hour’.

Y al fin y al cabo, tres de sus obras maestras sí protagonizan momentos singulares y emocionantes. ‘Close To You’, popularizada por los Carpenters, es interpretada alternativamente por los tres vocalistas con un nuevo final (mi momento favorito de la noche), ‘Alfie’ es «entonada» por un Burt que en realidad sólo canta en tres o cuatro pistas de todo el show, provocando una enorme ovación; y ‘Raindrops Keep Falling On My Head’, cantada por él cerca del final, con los tres vocalistas incorporándose en la última estrofa, demuestra que en estos conciertos una cosa es lo que oyes en tu casa y otra lo que ves «in situ». Aunque su voz no resista la letra de esta canción, puede más la emoción de escucharla en directo.

Hacia el final o ya en el bis suenan ‘That’s What Friends Are For’, ‘Any Day Now’ o ‘Baby It’s you’, presentada como su canción interpretada por los Beatles, y dedicada al «mejor equipo, el Real Madrid». Cuando el show se cierra, como se abre, con ‘What The World Needs Now Is Love’, todo el mundo se levanta para aplaudir y exige un nuevo bis. Burt vuelve a salir y repite en solitario ‘Raindrops Keep Falling On My Head’, solicitando la ayuda del público. «Si no os sabéis la letra, cantad «la-la-la»», bromea.

La gente vuelve a pedir un nuevo bis que ya no se produce, la violinista sale a recoger sus cosas y provoca un simpático malentendido. Con sus imperfecciones, el show ha gustado mucho. A la salida, un centenar de fans de todas las edades espera con el sueño de conocer a su ídolo. El mundo no dejará que Burt muera en el olvido. 8.

Foto: Público.

Etiquetas:

La Tienda JNSP