Discos de la década: Róisín Murphy

Por | 01 Nov 09, 15:24

Roisin Murphy Overpowered

La desaparición del dúo artístico que en su momento dio vida a algunas de las canciones más increíbles del mundo de la música bajo el nombre de Moloko, se rompía definitivamente con ‘Statues‘. Mark y Róisín nos dejaban prácticamente huérfanos, acompañados solo por temas como ‘Forever More’, ‘Familiar Feeling’, ‘The Time Is Now’ o la archiconocida ‘Sing It Back’, la única canción buena que han hecho, según Alaska. El primer disco en solitario de Róisín era un excelente ejercicio conceptual junto a Matthew Herbert. Este segundo, el que la llevó a EMI debido a su enorme potencial comercial (aunque al final no vendió nada), era menos ambicioso desde el punto de vista artístico, pero debido a su gran número de singles, dejaba en bragas a Annies, Kylies y Rachels Stevens.


En ‘Overpowered’, Róisín se desliga de Herbert y concede el honor a Jimmy Douglass, Dan Carey y Andy Cato (Groove Armada). Sí, estamos ante un disco electrónico y -a pesar de nuestras reticencias iniciales- ante una verdadera sucesión de trallazos capaces de tumbar a cualquiera. Eso por no hablar de sus conciertos (1 y 2), en los que hemos (literalmente) flipado.

‘Overpowered’ tenía un primer single homónimo que hablaba de la oxitocina y del enamoramiento (o del sexo, o de ambos, que no nos queda muy claro), que fue digno de mención en casi cualquier medio musical que se preciase. La crítica se rindió inmediatamente a los encantos de la irlandesa, a sus canciones más groovy, a la electrónica que destilaba el álbum y -sobre todo- a sus grandísimos vídeos, sus sombreros y sus trajecitos.

El comienzo de ‘Overpowered’ es simplemente genial. ‘You Know Me Better’, ‘Checkin’ On Me’, ‘Movie Star’ y por supuesto ‘Let Me Know’, ese TEMAZO que no hemos bailado todo lo que nos gustaría en los locales de alterne y moderneo que frecuentamos. Inexplicablemente, por otro lado, porque es una canción potente, que incluso ha servido de politono a algunos miembros de JENESAISPOP durante una buena parte de su vida.

La segunda parte del álbum parece un poco más calmada. ‘Primitive’, una canción algo más tribal pero igualmente reseñable, encabeza una serie de canciones con algo menos de pegada electrónica y menos beats. A pesar de todo ‘Dear Miami’, ‘Tell Everybody’ o ‘Scarlett Ribbons’, dedicada a su padre; no empañan en absoluto la concepción total de un disco capaz de remontarse a sí mismo con ‘Body Language’ o con la tremendísima ‘Cry Baby’, el delirio bakalaero que hace las delicias de los componentes más reguleros de JENESAISPOP. Y al que todavía no hemos encontrado sustituto.

La Tienda JNSP