Discos de la década: The Raveonettes

-

- Publicidad -

Discos de la década: The Raveonettes

theraveonettesprettyinblack

Fue quizá con su segundo trabajo, ‘Chain Gang if Love’, cuando los daneses hicieron por primera vez verdadero ruido por nuestro país y apostaron por el pop-punk de tres acordes donde angelicales voces y guitarras sucias se daban la mano, como en la música de antaño. Con ‘Pretty in Black’ (2005) vinieron para quedarse y demostrar que definitivamente habían hecho suyo el concepto. Y si en otras décadas teníamos nombres como Buddy Holly, The Chiffons, The Shangri-Las, Blondie o The Jesus and Mary Chain esta década era definitivamente para ellos. Sus portadas, que recreaban carteles cinematográficos, se mantuvieron en ese formato hasta ‘Pretty in Black’, trasmitiendo el peso emocional que tenían los films melodramáticos de finales de los 60 o principos de los 70.


‘Pretty in Black’ llegó en una época en la que la reivindicación de los girlgroups estaba empezando a ser una realidad como lo fue en la década de los 80. Bandas prefabricadas como The Pipettes ya estaban haciendo de las suyas y viejas glorias del género se preparaban para lanzar sus álbumes de regreso. Este álbum no sólo deja patente todo esto con el estilo que desde siempre trabajaron The Raveonettes sino que además lo ratifica con una larga lista de factores que confluyen en el álbum.

- Publicidad -

Uno de estos factores fue que los fans de The Ronettes tuvieron el gustazo de ver a su líder Ronnie Spector volviendo al estudio de la mano de posiblemente la mejor banda del momento con la que podía hacerlo. El tema ‘Ode to L.A.’ tiene como artista invitada a la diva y no es de extrañar que usara la versión cantada íntegramente por ella para el álbum que editó poco tiempo después. Convertido en todo un clásico ya, el tema nos muestra con nostalgia e incontenible emoción la imagen de ensueño que aún mucha gente evoca de la ciudad de Los Ángeles.

Para seguir recreándonos en aquellas décadas prodigiosas, ‘Pretty in Black’ contiene la versión de una de las mejores canciones de las grandes Chiffons, ‘My Boyfriend’s Back’. Simpática y resultona, la versión nos recuerda lo hilarante que puede llegar a ser decirle al pesado de turno que tu novio ha vuelto y que como se entere de todo lo que te ha estado molestando va a desear no haber nacido. ‘Seductress of Bums’ o ‘Uncertain Times’ se acercan a las composiciones más pop de Buddy Holly o Ritchie Valens, ‘If I Was Young’ es una preciosa balada country que bien podía haber estado cantada por Lynn Anderson o una veterana Tammy Wynette.

- Publicidad -

El primer single del album ‘Love in a Trashcan’ tiene ese punto de descaro de las letras de The Raveonettes de decir las cosas tal cuál son. «la gente dirá igualmente que es una puta, yo creo que es una dulce vampiresa, que va buscando amor por los cubos de basura». El vídeo es una delicia que nos lleva a las series y tráilers de películas de finales de los 50 o principio de los 60 que, además, contiene referencias claras a la estética de, por ejemplo, The Shangri-Las en su clip de ‘Out in the Streets‘.

‘Twilight’ es uno de los imprescindibles del álbum. Carne de cañón para pistas de baile y esos momentos de liberación individual en casa de uno mismo. A todo volumen ‘Twilight’ se vive mejor. Y a partir del minuto 2:00, con esa tregua que nos dan, hace que uno muera y vuelva a renacer en cuestión de segundos. Y lo mismo ocurre con ‘Sleepwalking’ o ‘You Say You Lie’.

Sin embargo, uno de los temas que más sentido da a todo el álbum es ‘Here Comes Mary’. The Jesus and Mary Chain tenían su ‘Here Comes Alice’, que «baja por la calle con su corazón de luto». Nuestra Mary, también de negro, viene de enterrar a su amado (según el humor con el que se escuche el entierro será literal o figurado). Mary sufre y enciende un cigarro en la lluvia y no le queda otra opción que volver a casa a llorar. Pero siempre sin perder la dignidad, aunque vaya de luto.

Lo más visto

No te pierdas