Primavera Sound 2010: viernes

Por | 31 May 10, 20:36

pixies-primaveraEl viernes del Primavera Sound constantó el llenazo en el Fòrum, con conciertos como el de los Pixies en los que no cabía ni un alfiler. La lluvia parecía que iba a destrozar de nuevo todos los cuidados flequillos de las decenas de miles de asistentes, pero por esta vez nos libramos. Wilco se enfrentaron a graves problemas de sonido en el festival, Pixies triunfaron y otros, como Yeasayer, decepcionaron.


Owen Pallett: El canadiense se presentó solo, con su violín, teclados, pedales y un señor que de vez en cuando le ayudó con guitarra y percusión ante un público que tuvo que madrugar mucho para ver al hombre orquesta. Nunca antes habíamos visto tanta gente dirigirse tan temprano al Fòrum, y la gran cola de entrada al Auditori a las cuatro de la tarde nos hacía presagiar lo peor, pero al final conseguimos entrar con el concierto ya empezado, justo para escuchar uno de los temas con el que lo conocimos, el ‘This is the Dream of Win & Regine’. Y menos mal, que su actuación fue impecable. Salió airoso del despojo que tuvo que hacer a los temas de ‘Heartland’, ya que no contaba con el respaldo de una orquesta y nos hizo recordar lo grandes que son temas de sus anteriores discos: ‘He Poos Clouds’, ‘Many Lives -> 49mp’, ‘The CN Tower Belongs to the dead’… Lo más flojo fue la versión que hizo del ‘Odessa’ de Caribou, pero es que ya avisó que era la primera vez que la interpretaba. Éxito, ovación y público en pie para despedirlo. iko.

owen-pallett

A Sunny Day In Glasgow: Pese a su nombre, no son de Glasgow, sino de Philadelphia, y desde allí trajeron al escenario Pitchfork su dulce y atmosférico dreampop influido por clásicos del género como Slowdive o Cocteau Twins. Sus dos vocalistas femeninas, una principal y otra haciendo coros, son muy probablemente la clave del encanto del grupo. Gracias a ellas temas como ‘The White Witch’ te dejaban boquiabierto. Y por si eso fuera poco, lanzaban camisetas al público, ¿quién no va a querer camisetas gratis? quietmansmiling.

The New Pornographers: Es innegable que ver a esta banda sin dos de sus dos principales fuerzas compositoras, Neko Case y Dan Bejar, parece un poco descafeinado. Pero la solidez y engranaje del grupo de Vancouver y, sobre todo, sus canciones, son algo más que un mero entretenimiento. El repertorio se centró, lógicamente, en las canciones que en el reciente ‘Together‘ canta Carl Newman (dedicó ‘Your Hands (Together)’ al recientemente fallecido Ronnie James Dio), intercalando ases como ‘My Right Versus Yours’, ‘Sing Me Spanish Techno’ o ‘The Slow Descent Into Alcoholism’. Y ojito con Kathryn Calder, que ya ha pasado de ser solo la sobrina de Newman y sustituta en vivo de Case a brillar con luz propia. En agosto publica su primer disco. Raúl Guillén.

Best Coast: Bethany Cosentino pareció ser mejor compositora que entertainer. Con aparente desgana, seguramente agotada en la que era ya la última fecha de su gira europea, se dedicó a desgranar una tras una las (bonitas casi todas) canciones de sus numerosos singles, apenas interactuando con un público que asentía complacido pero sin aspavientos, más sorprendido por la estética death metal de su inseparable guitarrista Bob. En cualquier caso, ‘So Gone’, ‘That’s The Way Boys Are’, ‘When I’m With You’ o ‘Sun Was High (So Was I)’ supieron a gloria a esas horas de la tarde. Raúl Guillén.

Nueva Vulcano: Lo que le faltaba al engrasadísimo directo del trío de Barcelona era un evento como el Primavera Sound para que sus temazos sonasen como mandan los cánones. Y así fue, con un sonido perfecto, y a gusto como nadie al jugar en casa, Artur, Wences y Albert, ayudados por Marc Clos a la percusión, teclado y vibráfono, dieron un concierto de diez, en el cual repasaron la mayor parte de su discografía (incidieron sobre todo, como es natural, en los temas del excelente ‘Los Peces De Colores’, su último álbum), EP’s incluidos. quietmansmiling.

Spoon: Esperadísimo el regreso de los de Austin a nuestro país, ya con ese estatus de gran banda que se han ido ganando a pulso, disco a disco. Los de Britt Daniels supieron trasladar con sorprendente fidelidad el complejo sonido de ‘Transference‘, haciendo crecer exponencialmente temas como ‘The Mistery Zone’, ‘Nobody Gets Me Like You’ o ‘Got Nuffin” y regalando un magnífico show en el que casaron riesgo y comercialidad con total naturalidad, marca de la casa. Quizá solo pueda echárseles en cara que rehuyeran diametralmente sus discos previos a ‘Gimmie Fiction’, lo cual probablemente tampoco les sirviera para captar advenedizos. Gran concierto, de todos modos. Raúl Guillén.

Beach House: Esta actuación fue la que parecía confirmar que el recinto ha podido alcanzar su capacidad máxima. La pista frente al escenario ATP, su grada y la explanada que precede el acceso se encontraban completamente atestadas de público (esta vez no engañaba la perspectiva cuesta abajo), que ocupaba incluso la zona de vegetación del lateral izquierdo. Ver para creer. Si la mitad del público (bien es cierto que era británico en una gran proporción) que se concentró para presenciar el show de Victoria Legrand y Alex Scally se comprara los discos de Beach House, el mundo sería un lugar mejor en el que vivir. Los de Baltimore ofrecieron además un pedazo de show con un gran sonido que permitió que Legrand luciera su voz y presencia escénica. De verdad, es que todavía pienso en aquella marabunta coreando ‘Used To Be’ o ‘Norway’ y me tengo que pellizcar. Raúl Guillén.

wilco-primavera

Wilco: Un lamentable incidente en el sonido de la primera canción, curiosamente ‘Wilco’, hizo que no sonaran la mitad de los instrumentos de la banda y, pese a que intentaron proseguir como si nada, el grupo se vio obligado a parar, claro. Me imagino que para cualquier músico de cierto estatus esa debe de ser su pesadilla más recurrente. Y lo peor es que en su última presencia en el festival, en 2007, también empezaron con problemas de sonido. Esto deslució inevitablemente el show, pero Jeff Tweedy tiene unas tablas que no cabían en el escenario e inmediatamente dijo: “Bueno, chicos, mientras esto se arregla, cantemos todos juntos”. Y se arrancó con su guitarra con ‘Jesus, etc.’, consiguiendo la comunión total con el público, el tío. Y con los problemas de sonido solventados, imparables e inigualables como siempre. Raúl Guillén.

Les Savy Fav: Tim Harrington es toda una bestia sobre el escenario, o más que sobre el escenario fuera de él, ya que el cantante de Les Savy Fav pasó más tiempo entre el público o sobre éste, que en ningún otro sitio. Apareció de la nada, vestido de hombre de las nieves (o algo así) y a partir de ahí se desató la locura post-punk. Con los técnicos de sonido al borde del colapso nervioso, Tim se fue de paseo con el micro y se recorrió enterito el ATP. Ya despojado del disfraz, enseñó cacha, escupió, se pintó y se encaramó a la estructura del escenario, mientras la gente seguía poseída por la locura y los técnicos le pedían que se tranquilizse un poco. ‘Patty Lee’ y ‘The Equestrian’ fueron celebradísimas. iko.

panda-bear

Panda Bear: Noah Lennox no vino festivalero. Con pocas referencias al gran ‘Person Pitch‘ (sonó ‘Ponytail’, ¿verdad?) y puntuales concesiones rítmicas, su set estaba más orientado a la búsqueda del drone que otra cosa. Posiblemente su inminente nuevo álbum vaya más por esos derroteros, que parecen más apropiados para un Auditori que para un escenario abierto cerca de la medianoche. Raúl Guillén.

Marc Almond: A pesar del pánico que producía pensar en un setlist basado en las canciones de su disco de nanas rusas, Marc Almond salió al escenario Ray-Ban a callar bocas. El ex vocalista de Soft Cell hizo gala de la teatralidad que siempre le ha caracterizado y dio un concierto equilibrado en formato de banda, que incluía a Neal X de Sigue Sigue Sputnik. Sonaron canciones de varias etapas de su carrera, incluyendo dos temas nuevos que estuvieron muy bien. Dejó para el final dos clásicos de Soft Cell, como son ‘Tainted Love’ y ‘Say Hello Wave Goodbye’, y cerró un concierto para nostálgicos y reviejos del pop entre tanto muro sónico y ruidos varios. Flat Eric.

Cold Cave: De negro, protegidos por tres teclados y un baterista, los americanos hicieron un show de electrónica sucia retro ochentera en el que parecía que Ian Curtis había vuelto a la vida. Recargaron las baterías en el ecuador del festival a los asistentes, que parecían conocer todos y cada uno de los temas que estaban interpretando. iko.

Pixies: Una nueva visita de estas periódicas giras in-it-for-the-money de los de Boston no resultaba demasiado apetecible a priori, con tantas bandas por descubrir y disfrutar. Pero hubiera sido un craso error perderse su, de nuevo, demoledor e incontestable espectáculo, un hit tras hit con un sonido superior. Black cantando impertérrito y Deal con una indeleble y enorme sonrisa en la cara, Santiago a lo suyo y Lovering pegando como una mula. ¿Suena aburrido? Pues fue una jodida delicia culminada con una charla aparentemente amigable entre Frank y Kim mientras llegaba el bis, desmintiendo aquel rumor de que no se hablaban. Frank, por cierto, es el que tiene las tetas más grandes. Raúl Guillén.

Yeasayer: Se confirmó el hype. Su tema ‘Ambling Alp‘, que fue el encargado de promocionar esta edición del San Miguel Primavera Sound, lo dejaron para el final como el éxito que todo el mundo estaba esperando, pero la propuesta pijo-hippy-con-mac sonó a estafa a medio gas. Entre los temas de sus dos discos, intentaron parecer antisistema criticando la publicidad de Ray-Ban colgada a ambos lados del escenario, pero cuando uno va hecho un pincel, no tiene mucha credibilidad. iko.

Fotos: Primavera Sound.

  • Vyvyan

    El viernes, inhumano. Ya lo sospeché cuando vi una cola descomunal ¡a las 15.30h! en el Auditorio para ver a Owen Pallett, el increíble hombre orquesta. Supo ingeniárselas para llenar el sólo y su violín els escenario. La pausa y el retraso de Hope Sandoval me sirvieron para descansar el trasero, pero como ya estaba harta de estar sentada (y de esperar) me fui a la primera canción.
    The new pornographers guay. Si fuera fan, me hubiera parecido más guay aún.
    Spoon me pareció que tocaron de puta madre, como diría el tópico: solventes y sólidos. Además, ansiaba cantar ‘Yr got Cherry bomb’ a grito pelao, para que lo voy a negar.
    Beach house, un berrinche por la cantidad de gente que había. Suerte, ahí sí, el sonido fue divino y envolvente. Grandes las melenas de Victoria, las pocas veces que las logré avistar. Luego perdí un cuarto de hora de la actuación de Wire haciendo cola para ir al lavabo. De hecho, parte de mi frustración con Beach House vino porque me estaba meando y no había ningún lavabo libre y tuve que ir corriendo al ATP con la vejiga llena para no quedarme sin un miserable hueco.
    Mientras mi hermano se lo pasaba bomba con Les Savy Fav, yo me dediqué a esperar a Panda Bear, que salió con un cuarto de hora de retraso. Le aguanté canción y media. El recuerdo del soporífero concierto de Animal Collective en el Sonar me iluminó para salir del Vice echando leches. Mi hermano se perdió a Shellac porque quería coger un buen sitio para los Pixies, pero no logramos nuestro objetivo porque Marc Almond se cruzó en nuestro camino: conciertazo de la vida. Además, logramos situarnos cómodamente en primera fila. Almond se dejó los experimentos en casa para dar un concierto festivalero (en el buen sentido de la palabra) y, con una banda la mar de entregada, se dedicó al derroche de voz y carisma escénico. Es que empezar con “Tears run ring” ya es demasiado, pero acabar con con un Tainted Love apoteósico ya no te cuento:logró que la gente que empezaba a desfilar hacia el San Miguel volviera al Ray Ban. No, si mi hermano ya lo decía: “mira, me encantan los Pixies, pero dudo que salgan tan motivados como este”.
    El inicio de “Cecilia Ann” nos pilló por sorpresa y, lamentablemente no logramos meternos tanto como hubiéramos querido. Sí, los Pixies no parecían tan motivados como Almond, el sonido en nuestra zona tampoco era bueno (sonaba flojo), la marea humana era incómoda y asfixiante, ellos no fueron tan a degüello como en 2004, algunas canciones míticas sonaron un tanto apagadillas (ese “Debaser” a medio gas…) pero… lo que lo gozé. Estaba enajenada y poseída. Lo mires por donde lo mires, es que tenían (tienen) el repertorio más infalible de todo el PS (mis amados PSB incluídos). Me daba igual la canción que tocaran, porque sabía que me iba a gustar igual ¿A alguien más se le puso el vello de punta con “Hey”? ¿Alguien más se llevó el alegrón de escuchar tantas canciones del “Trompe le monde”? ¿Alguien más sospechó que nos habían cambiado a Kim Deal por un señor hasta que las cámaras se dignaron a enfocarla?

  • j

    Japandroids estuvieron también increíbles

  • Conciertazo de Beach House, indiscutible.

    Y conciertazo de Panda Bear, minimalista y mágico.

  • Tang de Naranja

    Coincido, Beach House fue maravilloso.

  • Holden Caulfield

    Yo aluciné cuando los Pixies tocaron “Winterlong” de Neil Young, jamás pensé que la interpretarían en directo.

  • Werkraft

    Pues lo mejor del viernes y del festival fue Standstill en el auditorio..no teneis reseña?,:(

  • Theque

    Standstill mágicos, LOW (lo mejor) i Pixies (avalancha)

  • calamardo

    Más viernes:

    Hope Sandoval dividió. El concierto estuvo bien, pero se mostró muy fría y distante. Bueno, de hecho no se mostró, tocó a oscuras.

    La Niblett de nuevo tremenda, no fue el Auditori de hace dos años pero muy bien.

    Major Lazer fueron la risa. Bailarinas moviendo el cucu, cocodrilos hinchables lanzados al público y a la pregunta de “Queréis algo de reggae” pusieron el All that she wants de Ace of base.

  • ¿No visteis nada entre los Pixies y YeaSayer? Menudos nenazas ;-)

  • Lo de Spoon fue un conciertazo, yo me lo pasé pipa en tercera fila, aunque me sorprendió que la gente no bailaba demasiado, quizá influyeron la hora y el agotamiento..

    Con Beach House creo que pasó algo parecido que con The XX. Los que estuvieron en las primeras filas lo disfrutaron a tope, el resto en cambio nos agobiamos muchísimo. Ni siquiera en las gradas sentado podías ver nada por la cantidad de gente que había allí. Yo me pasé medio concierto trepando la ladera para poder encontrar un rincón en el que ver decentemente. Yo creo se les debía haber dado un escenario más grande, desde luego.

  • Daniel

    Soy el unico que cree que algunos horarios estaban fatal pensados? Yeasayer a las 2.30? Alguien los había visto antes para programarlos a esa hora? Cómo se puede conseguir que un hit como O.N.E. sonara tan superdescafeinado?

    Yo lo que más disfruté el viernes fue Major Lazer. En general he encontrado este primavera, no sé, regulero. Y la organización, después de venir del SOS que era PERFECTA, me pareció floja. Por ejemplo, cómo puede haber menos baños que el año pasado? Cómo se puede estar 20-30 minutos para pedir una copa?

  • Laura

    Discrepo totalmente con Yeasayer, tal y como me confirman las 20 personas a las que les pregunté por los mejores conciertos y ellos estaban en el top 3. Y hablo de preguntarle a gente desconocida, no amigos o amigos de amigos.
    En mi humilde opinión, sonaron fantásticamente y demostraron calidad en el directo. cosa que otros no pueden decir…vi gente durmiendo en The XX.
    Al final esto es cosa de gustos, nadie es objetivo cuando se trata de gustos musicales, por mucho que se intente.

    Gracias igualmente por el articulo tan informativo!

  • ¡¡Tetacas!!

  • Grékov

    ¿Qué les debe pasar por la cabeza a un grupo cuando tienen 30/40/50.000 personas escuchándoles y luego no venden “un puto disco”? ¿Alucinados, agradecidos, resentidos por tanto jeta que no paga? Tiene que ser curioso.

  • Alex A

    Pues me han dicho que la alternativa a Yeasayer, en concreto The Bloody Beetroots Death Crew 77, fue BRUTAL.

    Mala elección.

  • Betacam

    Y Major Lazer que fue un regalo caído del cielo para los que no queríamos ver a los Pixies.

    Lo de Bloody Beetroots fue una macarrada de cuidado.

    Pero estuvo de fábula!

  • Curioso lo de Beach House. Hace no tantos meses fueron incapaces de llenar ni tres cuartas partes de Moby Dick y ahora no se cabe en un sitio de miles de personas.

    Y hace unos meses también el “devotion” estaba en la fnsc a 1.95 euros, allí, muerto de risa.

    Lo de yesayer fue soso, pe o después Mujeres patético. Eruptar es tan trasgresor…

    El concierto de Low la gloria. El de Japandroids la polla.

  • Paranoiac

    Cocorosie estuvieron increíbles me las tragué en sus dos conciertos, The Bloody Beetroots fueron un disparate (pogo incluido) que pena perderme a Low…

  • museadict

    y para que tocan los yesayer. Sin no les mola la publicidad de rayban que no vayan al festival.

  • Nacho Sensorama

    Qué poco sentido del humor, por dios. A mi me parece que Yeasayer estuvieron muy bien. Os ha dado por meteros con ellos y me temo que ya es asunto es imparable. Pero a mi me encantaron.

    Marc Almond. Muy buen concierto. Al principio había gente, pero después fue desapareciendo. Yo a Marc Almond le veía más en el Auditori. Pero bueno, la elección de escenarios fue penosa.

  • calamardo

    Flojos Yeasayer, pero lo que criticaron fue el diseño de los carteles de Rayban, como si ellos pudieran hablar con las portadas que tienen.

  • youhairhairyhands!

    La tremenda resaca hizo que me perdiera a Owen…

    y Mujeres? clavao!

  • Fer

    The Bloody Bedroots Death Crew 77 fue ABSOLUTAMENTE BRUTAL. No había visto un show tan acojonante desde los mejores tiempos de Justice. Ver después a Diplo aporreando su sempiterno mueve-mueve con un go-go haciendo el mongol al lado fué un anticlimax que no estropeó el recuerdo del que para mí fué el mejor concierto del festival.

  • pepis

    No me seais tolais, que Yeasayer son crema-crema.

    PD. Puede quejarse de “pose” de nadie un crítico de JNSP… mmmmmm… porfaplís :)

  • dulce

    yo estuve en wire. buenísmos!

  • Yeasayer me gustan mucho, pero sonaron flojos y descafeinados a más no poder.
    Lo de Beach House fue algo paranormal, yo lo tuve que ver al lado de la barra porque era imposible.
    Lo de Pixies no tuvo nombre, alucianado me quede con ese conciertazo, sobre todo cuando tocaron Alec Eiffel, Head On y U-Mass seguidas, con lo que me gusta a mi el Trompe Le Monde.
    Cold Cave estuvieron tremendos, de las pocas veces que el Pitchfork sonó bien.
    Lo intente con Marc Almond, y me encanto la primera, pero a la segunda ya me tiro para atras.

  • Patrullero

    Parece que casi todo el mundo coincidimos en lo coñazo que fue Yesayer…
    Mujeres a mi me gustaron, vamos, era ya la ¿4 o 5? vez que los veia, y siempre me lo paso bien.
    Pixies una verbena.
    Lamento haberme perdido a Major Lazer.
    Wire un pepinazo.

  • Daniel

    Es verdad, los tíos esos con la máscara (qué pereza reproducir el nombre) fueron bastante sorprendentes.
    Y Cocorosie lo más! Estaba tan ocupado poniendo a parir a Yeasayer que me había olvidado de ellas…

  • s.

    No se que hace nadie yendose a ver Yeasayer cuando los Bloody Beetroots estan en Rayban…

    Y Japandroids dieron un buenisimo concierto tambien.

  • No se puede estar a todo y a veces no siempre se elije bien, pero los dos conciertos del viernes en el Auditorio repasando un único disco fueron de lo mejor que he visto en tiempo: Low desgranando con un sonido perfecto su The great destroyer; y Standstill, en un orden exacto sus tres eps del Adelante Bonaparte, y esa maravillosa escenografía y sus proyecciones

  • JulioAlbertoMaradona

    Pues a mí los Bloody Beetroots me parecieron lo peor del mundo, no se qué coartada intelectual se habrán sacado para traerlos al Primavera Sound y meterlos en escenario grande y con el llenazo de después de Pixies. Vamos, que si vas muy ciego y hasta arriba de sustancias, pues vale, pero es que si vas así vale todo. Poligonero a tope. Al año que viene Pendulum y lo petan, o un escenario curated by Monegros. Si eso es electrónica de calidad es que estoy más mayor de lo que me pensaba.

  • s.

    Pues si, estas mas mayor de lo que pensabas, Julio Alberto.

    Coartada intelectual??? Que si vas muy ciego y hasta arriba de sustancias???

    Hay algo que me he perdido del asunto de musica electronica para cerrar festivales, la verdad…

    Lo que no se entiende, NINGUN AÑO, es la gente en Ray Ban sentada en las gradas viendo como pasmarotes a Aphex Twin, a los Simian, a los Bloody Beetroots….Si estas cansado, vete a casa, coño.

  • DeandevendráBanhart?

    Wilco me decepcionaron por el repertorio. Me gustó mucho más el concierto del FIB de hace unos años. Y sonaba mil veces mejor.
    El sonido del Primavera me ha decepcionado(es el primer año que he ido) muchísimo. Wire sonaban faaaatal. Tanto que me fui (las compañías no eran muy de ellos). Aunque cuando me fui parecía que remontaban con “The 15th”.
    The New Pornographers estuvieron muy bien, se merecían tocar más tarde.
    Ganglians bastante bien, pero el sonido del Pitchfork de nuevo infame.
    Thee Oh Sees no estuvieron mal pero a veces abusan de quedarse pillados esperando a que acabe de hacer el numerito el cantante. Pero ese es su rollo supongo.
    Vaya putada perderme Beach House y Japandroids.
    Cold Cave otro concierto desperdiciado por el sonido (a lo mejor es que había que ponerse en las dos primeras columnas…)
    Marc Almond me dió cosica/penica.
    Y Cocorosie me gustó más de lo que me esperaba aunque no vi el concierto entero porque…tela.
    Pixies lo mejor del festival o casi, pero más volumen por favor.
    Diplo lo mejor que puso fue la remezcla de Paper Planes de su ex. Algo patético eso. Lo demás me pareció ramplón y no demasiado exótico. Me fui. Lo mejor de Barry Hogan de nuevo Paper Planes. Luego de ahí pasó a una electrónica ni fu ni fa.

  • DeandevendráBanhart?

    Y Yeasayer fueron de menos a más por el sonido como en casi todos los escenarios. Tiene canciones muy chulas.

  • DeandevendráBanhart?

    Ah, no os pareció que Spoon estuvieron tan tan bien que les faltó desmelenarse algo más??

  • grandísimo festival que nos permite presenciar a ente como los pixies y a las bandas actuales

Send this to a friend