Supertramp @ Palacio de los Deportes

Por | 16 Sep 10, 18:52

La idea generalizada en torno a Supertramp es que su etapa dorada acabó cuando Roger Hodgson abandonó la formación en 1983, tras la gira correspondiente al álbum ‘…Famous Last Words…’ (1982), y que desde entonces, con Rick Davies (la otra cabeza visible) liderando, han seguido manteniendo cierto estatus durante sucesivos discos, sucesivas giras, reuniones, más discos y giras como ’70-10 Tour’, la que les tiene ocupados actualmente. Para afrontar esta serie de conciertos, Davies (piano, harmónica, voz), John Helliwell (saxofón, clarinete, coros, etc.) y Bob Siebenberg (batería), fundador y miembros del grupo desde ‘Crime Of The Century’ (1974) respectivamente; se han juntado con una serie de músicos de estudio de primera línea, como Carl Verheyen (guitarra) o Cliff Hugo (bajo).


Su vuelo por todo el continente europeo hizo anoche escala en Madrid, donde un considerablemente lleno Palacio de los Deportes recibió con fervor a los británicos. Ideal para comenzar, ‘You Started Laughing’, con sus suaves melodías, caldeó el ambiente y evidenció el excelente estado de forma de la banda, comenzando por la capacidad vocal de Davies, por no hablar de su excelente ejecución, se siente bien ante un piano de cola o bien ante un piano eléctrico.

La emocionante ‘Gone Hollywood’, del célebre ‘Breakfast In America’ (1979), fue la siguiente, dando paso a la sobria puesta en escena, que simplemente incluía proyecciones ilustrando según que temas. Como curiosidad y excepción a esta sobriedad, en un momento de la actuación salió un señor en bañador, tumbado en una hamaca bajo una sombrilla (y leyendo El País), emulando la portada de ‘Crisis? What Crisis?’ (1975).

El maestro de ceremonias fue el dicharachero Helliwell (Davies no dedicó ni media palabra al público, sólo hacía gestos de agradecimiento), quien elogiaba la comida española, al Real Madrid y al público, en una noche plagada de grandes éxitos. La pregunta del lector a estas alturas será: «¿y qué paso con las canciones en las que cantaba Roger?». Evidentemente había solución para ello, con Gabe Dixon y Jesse Siebenberg (sí, el hijo de Bob) dividiéndose los temas, y dando la talla. Aunque todos los que sonaron son de una grandeza incontestable, y los más populares (como ‘The Logical Song’ o ‘Give A Little Bit’) son los asociados a la voz de Hodgson, los mejores momentos que se vivieron fueron aquellos en los que Rick Davies tomaba el mando, como en los citados temas iniciales, en ‘From Now On’, ‘Rudy’, ‘Cannonball’, ‘Another Man’s Woman’, o ‘Bloody Well Right’: enormes, interpretados con profesionalidad y vigor a partes iguales. Tras la falsa despedida, no podía quedar mejor bis que el compuesto por ‘School’, con la harmónica de Davies y la solvente interpretación de Siebenberg hijo; ‘Dreamer’, de la cual se encargó Dixon; y como broche, una ‘Crime Of The Century’ con un sobrecogedor final que casi hace saltar alguna lagrimilla al que escribe. Que sí, que Hodgson no está y se le puede echar un poquito en falta, pero con conciertos así, estos sexagenarios pueden seguir paseando el nombre de Supertramp donde quiera que vayan, y con la cabeza muy alta. 8.

Etiquetas:

La Tienda JNSP