‘When you’re strange’, The Doors revisitados

Por | 10 Dic 10, 12:07

Jim Morrison conduce un coche por el desierto mientras escucha la radio. De repente, la programación se interrumpe para dar una noticia: “los rockeros de todo el mundo están hoy de luto. Jim Morrison, cantante de The Doors, ha sido hallado muerto en su apartamento de París”. Un juego de ficción –el único en toda la película- que utiliza Tom DiCillo para comenzar su aproximación documental a la mítica banda de Los Ángeles.


A partir de ese momento, por medio de una larga analepsis, asistimos a la historia del grupo narrada de forma cronológica por el actor Johnny Depp: sus primeras actuaciones en el club californiano Whisky a Go Go, la polémica aparición en ‘El Show de Ed Sullivan’ o el concierto en el Dinner Key Auditorium de Miami donde supuestamente Morrison simuló una masturbación con el pene al aire.

DiCillo realiza un sentido (más que reflexivo) acercamiento a la banda apoyándose en dos aspectos:

1) La valiosa documentación audiovisual aportada, en gran parte inédita. La distribución cronológica de las imágenes de los conciertos permite, por ejemplo, comprobar la evolución del comportamiento de Morrison en el escenario: desde sus primeras actuaciones, donde por timidez llegaba a cantar de espaldas al público, hasta sus provocadoras performances en conciertos multitudinarios. También, fruto de ese rescate arqueológico, podemos ver las hipnóticas y evocadoras imágenes de ‘HWY: An American Pastoral’ (1969), la película experimental que Morrison protagonizó y codirigió junto a Paul Ferrara, su compañero en la escuela de cine de la UCLA.

2) Su postura en contra del biopic ‘The Doors’ (1991). Como contrapunto a la película de Oliver Stone, ‘When You’re Strange’ (título que hace referencia a la canción ‘People are strange’, del disco ‘Strange Days’) supone un acertado reconocimiento de la banda y, en especial, de Jim Morrison, cuya imagen estaba bastante contaminada por la visión esquemática y amarillista del filme protagonizado por Val Kilmer. Sin llegar a la típica hagiografía rockumental, la película de DiCillo añade matices y perfila claroscuros en la figura de Morrison, y pone en su justo lugar, canción tras canción, a una banda que, como apuntan en la película, consiguió hacer sombra a leyendas como los Beatles y los Stones. 7.

  • Hawaii

    Muy recomendable.

  • salva9

    Y la del Oliver Stone también

  • e

    La de Stone es mala con ganas.

  • Lulo

    Suena muy típico pero yo perdí mi virginidad con los Doors. Era el año 93 y molaba horrores. Odio que haya quien se ría del tema!

  • Pedro

    Hola, os dejo una reseña algo más crítica con el documental:

    http://tercerainformacion.es/spip.php?article20769

  • Esta película es una delicia que agradará tanto a fans de la banda como a los que acudan a verla sin haber escuchado absolutamente nada de The Doors. Sumerge al espectador en la locura, el desquicio mental de Jim Morrison, llegando a ocasionar una seria conmoción, un estado de ficticia drogadicción producido por la desmesura de las imágenes.

    Dejo la crítica que publiqué recientemente en mi blog: http://les-chansonsdamour.blogspot.com/2010/12/critica-doors-toman-la-gran-pantalla.html

Send this to a friend