Ellos + Raúl Querido @ Neu! Club

Por | 14 Ene 11, 13:41

Ellos actuaron anoche en el Neu! Club de Madrid por primera vez con todas las localidades agotadas con una semana de antelación. Después de cuatro discos notables, cada uno cargado con 5 ó 6 singles potenciales sobresalientes, el grupo formado por Guille Mostaza y Santi Capote cuenta con uno de los repertorios más sólidos del pop español. Porque aunque en la puerta del Galileo Galilei se leía «Ellos (indi)», el único «indi» del mes, lo del grupo está cada vez más claro que es pop con mayúsculas. Ese tipo de pop en el que sus fans controlan las letras de pe a pa como sucede a Love of Lesbian, La Casa Azul o El Canto del Loco.


Incluso prescindiendo de canciones como ‘Tú primero’, ‘Paso de ti’, ‘Hermético’, ‘Zona VIP’ o ‘Dicen que te vas’ (del segundo prefirieron ‘Algo muy grande’, ‘Creo que no’, ‘Cuélgalo’ y una versión express de un minuto de ‘Campeón’), el setlist de Ellos fue casi un hit after hit. En los primeros momentos del concierto sonaron la celebrada ‘En tu lista’ y la muy querida ‘Algún detalle’, y en el primer bis se recuperaron ‘Diferentes’ y ‘El anillo’, dos de los temas favoritos de sus fans.

El protagonismo absoluto de ‘Cardiopatía severa‘, que sonó al completo con la salvedad de ‘Aún no lo sé’, no quitó nada de fuerza a la orquestación del set. Más bien casi todo lo contrario. Aunque las cuerdas suenan pregrabadas, ‘Hasta el final’ es definitivamente una de las mejores composiciones del grupo y brillaron especialmente la infravalorada ‘Cumpleaños feliz’ y el gran grower esta vez, ‘Por qué no volvemos’, el tema que canta Santi Capote, que no parecía creerse la excelente acogida de la canción o cómo las masas coreaban su nombre.

‘Mientes’, con Guille Mostaza haciendo un karaoke mientras se maloía la voz de Jota pregrabada haciendo la voz de Jota inaudible desde un micrófono diferente, sólo triunfó durante su estribillo, pero en general el grupo pudo darse un pequeño baño de masas con bien de «sing-along», para el que se reservó un bis final que se quedó a las puertas de lo apoteósico. Después de que la banda abandonara un poco de aquella manera el escenario tras ‘El anillo’, volvieron para interpretar ‘Cerca’ y ‘Lo dejas o lo tomas’, nada menos. Y salvo el olvido del puente de Guille Mostaza en la primera, que esperemos que no se haga un Alaska en ‘Retorciendo palabras’ durante toda la gira (es lo que tiene escribir esas letras tan liosas, pero mirad qué bien se las aprende Alanis), fue el cierre perfecto para una noche que seguro que se repetirá pronto para aquellos pobres que se han perdido una de las citas imprescindibles del pop del momento. 8.

Raúl Querido recibió un pequeño abucheo después de interpretar su canción sobre Amaia Montero (quizá su mejor tema, al menos en vivo). Pero también vítores y aplausos. Es divertidísimo acudir a un concierto de un cantante de este tipo, a medio camino entre los inicios de Austrohúngaro y Joe Crepúsculo, sólo por escuchar las opiniones de tus amigos, que van pasando de «esto también lo podría hacer yo» tras la primera canción a la carcajada… tras carcajada, algo que ya no puede generar cualquiera. «A mí me ha gustado la de que Amaia Montero tiene el brazo gordo», decían unos; «a mí la de Mai oh Mai», contestaban otros. Tampoco faltó la de Ronsenvinge, que, según él, ella no ha encontrado ofensiva.

Querido no rapea con el salero de Delafé en la canción sobre Nena Daconte, ni ‘Putrefactos’, que interpretó junto a Algora además de otro tema, es precisamente ‘Digan lo que digan’. Pero hay que reconocer que su concierto, entre punteos surf de un guitarrista invitado y bases techno, y letras de traca que se entendían a la perfección, es más entretenido de ver que el del 85% de teloneros restantes sobre la faz de la Tierra. Como mínimo capta tu atención. De eso va lo de ser un telonero y no de otra cosa. 7.

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP