Quantcast

Cate Le Bon / Cyrk

-

- Publicidad -

Cate Le Bon / Cyrk

La cantautora galesa Cate Le Bon empezó a ser conocida cuando teloneaba a su paisano Gruff Rhys, líder de Super Furry Animals, en su gira de 2007. Un año después lanzó un EP en el idioma regional, ‘Edrych yn Ilygaid Ceffyl Benthyg’, y en 2009 publicó su primer largo, esta vez en inglés, ‘Me Oh My’, en el que desarrollaba un folk de raíces oscuras (no en vano, la propia Le Bon ha reconocido estar algo obsesionada con la muerte). Su voz ha sido comparada con la de Nico pero su pronunciación más suave, cosas de ser de Gales y no alemana, recuerda también a cantantes más amables como Feist.

‘Me Oh My’ tenía una querencia sesentera que su sucesor, ‘Cyrk’, mantiene, llevándola hacia terrenos de armonías lindantes con lo psicodélico. A esta expansión ayuda una instrumentación más interesante: su primer LP era desapachado, en el mejor de los casos, con poco más que guitarra, bajo y batería (también había baladas de acústica y algunos adornos de violín), mientras que en esta segunda referencia los teclados cobran más protagonismo y, con un sonido más compacto y a veces casi lisérgico, Le Bon busca más posibilidades expresivas. El resultado varía entre la accesibilidad pop de temas como ‘Falcon Eyed’ y la desintegración musical de ‘Ploughing Out Part 2’ o del final de ‘Julia’, que enlaza espléndidamente con el inicio de la siguiente canción, ‘Greta’. Estos momentos son dignos de The Incredible String Band o de los Pink Floyd de Syd Barrett. Entre medias, piezas que serían dignas de ese folk pop a lo Feist o M. Ward, como ‘Fold The Cloth’ o ‘Ploughing Out Part 1’.

- Publicidad -

¿Qué hay de la obsesión con la muerte? Los versos de ‘Cyrk’ están llenos de cierta sensación de extrañeza, como su música, de tristeza fatalista («Ahora no es un buen momento para dejarme sola, sabía que nunca habrá un tiempo bueno», afirma en la canción que da título al álbum) y de algo de resentimiento («¿Dónde está el premio? ¿Qué se siente de la otra forma? Sabía que nunca me lo mostrarías» dice en ‘The Man I Wanted’), pero también de una sensación de desprendimiento que sobrevuela por todas las canciones. Musicalmente, sin embargo, no es un disco depresivo, hay que indagar un poco para empezar a ver cosas grises y una delicadeza que acerca a Cate Le Bon a los terrenos de Vashti Bunyan.

Calificación: 7,3/10
Lo mejor: ‘Falcon Eyed’, ‘Puts Me To Work’, ‘Greta’, ‘Fold The Cloth’
Te gustará si te gusta: Feist, M. Ward, The Incredible String Band, Vashti Bunyan
Escúchalo: Youtube.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas