Azealia Banks / 1991

-

- Publicidad -

Azealia Banks / 1991

Azealia Banks no parece estar llevando muy bien todo el hype creado en torno a ella, y las noticias sobre sus cambios de mánager y fechas de edición, cierres y re-aperturas de cuentas de twitter, cancelaciones y re-confirmaciones de conciertos se suceden aún más rápido que la aparición de nuevas canciones y vídeos. De momento, es seguro que este viernes día 22 de junio estará actuando en el Día de la Música, en El Matadero de Madrid, y ya hace un par de semanas que el EP ‘1991’, como se había anunciado, está a la venta.

Por sus declaraciones, se intuye que su debut ‘Broke With Expensive Taste’, producido por Paul Epworth (Adele, Florence + The Machine), nos ofrecerá a una Azealia muy diferente a la que hoy conocemos, y por eso la sensación es que ‘1991’ supone el cierre a la primera etapa de Azealia (aunque aún queda por ver qué se ha guardado para el inminente mixtape ‘Fantasea’). Básicamente, este EP viene a ser la sublimación de la fórmula que ha venido explotando hasta la fecha: escoger con habilidad un tema de un productor de electrónica semi-desconocido, cuando no underground, y usarlo como base para su irreprochable habilidad para rapear, poniendo acento en el gancho melódico. Los cuatro cortes aquí contenidos se ajustan, con diferentes resultados, a esa receta.

- Publicidad -

‘1991’ y ‘Van Vogue’ son reinterpretaciones de Travis Stewart, Machinedrum, al que ya recurrió en su ‘Needsumluv‘. En este caso, en el primer corte usa ‘DDD‘ y en el segundo ni siquiera se ha molestado en cambiarle el título al tema que, como los otros, aparece en el EP publicado por el productor de Brooklyn (también en Sepalcure) hace unos meses. La colisión del house elegante de Stewart con los fieros rapeos de Banks, sin olvidarse de aderezar la mezcla con algún caramelito melódico, tiene el nostálgico encanto de la música de club de los primeros 90, de Innercity y C+C Music Factory, aunque carezca del marcado carácter pop de estos.

Cuando, después de cargarse la energía creada con la desagradable outro de ‘Van Vogue’ (un apenas discernible speech con la voz deformada de Azealia, y un inexplicable patinazo), suena ‘212’, es evidente que nada de lo que ha hecho hasta hoy alcanza el tremendo poder de este tema construido sobre ‘Float My Boat‘ de Lazy Jay y que se mantiene irresistiblemente fresco como el primer día. Y ‘Liquorice‘, que cierra el EP referenciando ‘Pineapple Crush‘ de Lone (Matthew Cutler, que ha publicado hace poco el más que interesante ‘Galaxy Garden‘), es un buen tema urban que logra sostener la energía del fantástico corte previo, lo cual no es poco. En suma, aunque algo irregular, ‘1991’ es un muy buen ejercicio de estilo de la rapera de Harlem y una muestra de su gran talento para, como mínimo, sacarle buen partido a una electrónica nada obvia y presumir de verborrea, que aquí de nuevo se despacha a gusto con referencias sexuales y mucha autoafirmación. Un buen comienzo.

- Publicidad -

Calificación: 7/10
Lo mejor: ‘212’, ‘Liquorice’
Te gustará si te gustan: M.I.A., Inner City, Major Lazer
Escúchalo: Spotify

Lo más visto

No te pierdas

España, abajo en las apuestas de Eurovisión 2021: 5 canciones que sí pueden ganar

España no iba a ser uno de los países mejor valorados en las apuestas de Eurovisión 2021 por la...

¿Qué estará nominado en los Oscar 2021? Análisis de las categorías principales

‘Nomadland’ y ‘El juicio de los 7 de Chicago’, entre las grandes favoritas.