Björk cumple con un repertorio complicado

Por | 24 Jun 12, 14:23

El concierto de Björk en la Cidade da Cultura de Santiago de Compostela era un test para tantas cosas que el simple hecho de enumerarlas elevaría esta crónica a saga nórdica. Era, por ejemplo, la primera vez que se utilizaba para un macroevento el recinto del monte Gaiás, un espacio aún en construcción, con unos accesos imposibles, igual de exuberante y excéntrico que frío e incomprensible (qué tentador es hacer aquí un paralelismo con los últimos años de carrera artística de Björk, ¿verdad?). Se jugaba, además, con la ventaja de haberse convertido en el único concierto de la islandesa en la Península (de carambola, tras las cancelaciones de Barcelona y Porto) y de ser, a su manera, un sustituto de todos los festivales gallegos que este año han echado el cierre tras el recorte de ayudas públicas, después de una época de abundancia a la que nos habíamos malacostumbrado con relativa rapidez. Evidentemente, con toda esta casuística previa, se esperaba una mayor afluencia de gente y, aunque la cifra final de asistentes, algo más de 5.000, no es nada despreciable, sí causa una cierta decepción, unida a la de ver cómo el espacio acotado para el concierto deslucía su excepcionalidad y belleza a base de vallas metálicas, chiringuitos, polyklynes y olor a fritanga (por otro lado, y a excepción de esto último, necesarios). Un lugar que, además, cumple los mínimos exigibles en cuanto a acústica muy por los pelos (el sonido rebota en el muro del fondo).

Siendo tan solo el segundo concierto de Björk tras su regreso a los escenarios, era también el momento de evaluar su recuperación, casi completa, aunque en ciertos momentos era palpable la contención y reserva consciente de voz, y, por supuesto, de comprobar cómo funciona un directo con ‘Biophilia’, un trabajo que no ha calado demasiado bien entre el gran público, como núcleo duro, lo que provocó cierto temor previo a los que conocíamos de antemano por dónde irían los tiros del setlist (no se complicó demasiado: clavó el repertorio de su anterior concierto en Marruecos) y un notorio cabreo final a los que, sin saber nada, esperaban un concierto plagado de hits (si es que algún éxito de Björk puede recibir este calificativo).

La gran baza con la que juega Björk en esta gira es el coro islandés de voces femeninas Graduale Nobili. Intuyo que, más allá de hacer un repertorio complaciente, la selección de canciones iba un poco más enfocada no solo a darle lustre a ‘Biophilia’ y a recuperar canciones de sus anteriores trabajos que temáticamente dieran sentido y linealidad al show en su conjunto, sino a exprimir al máximo todas las posibilidades de contar con el coro en escena. Fueron las primeras en aparecer, en un montaje, para lo que podíamos imaginar, sorprendentemente moderado en recursos escénicos (con un muestrario ¿comercial? de instrumentos al fondo, tres pantallas de vídeo -una enorme, central, y dos más pequeñas en los laterales- y algún chisme pirotécnico circunstancial), para interpretar a capela la intro ‘Óskasteinn’, enlazada, tras la salida de Björk ataviada con un kimono azul y la recurrente maraña de hilo naranja de peluca, acompañada de un percusionista analógico y otro digital, con ‘Cosmogony’. Graduale Nobili, moviéndose por el escenario como electrones, a veces en ordenada formación y otras en aparente anarquía, se hacen de inmediato imprescindibles, participando en todas las canciones del repertorio (excepto en ‘Náttúra’, donde se limitan a bailar, y en ‘One Day’), llegando a su punto álgido en canciones como ‘Isobel’ o ‘Jóga’ en las que sustituyen con sus voces los arreglos orquestales de manera tan magistral como emocionante.

Ya desde ‘Cosmogony’, pasada la emoción del arranque, se hizo patente que el público no estaba demasiado interesado en las nuevas canciones, si acaso en ‘Crystalline’, por ser la más conocida, y en el cierre con ‘Náttúra’ y ‘Mutual Core’ seguidas, por ser las más espectaculares. Pero en los combos ‘Thunderbolt’ (muy a pesar de la espectacularidad de ver en funcionamiento la bobina de Tesla) + ‘Moon’ y ‘Hollow’ + ‘Virus’ la gente aprovechaba para hablar de sus cosas, en el mejor de los casos, o, en el peor, gritarle “peluda” a la islandesa. Al parecer, pagar alrededor de 40 € de entrada da derecho a este tipo de actitud. A cambio, en una constante montaña rusa de interés y desinterés, cualquier repesca de los trabajos anteriores a ‘Medulla’ (del que sonó ‘Mouth’s cradle’, también con una acogida bastante fría), era celebrada con júbilo y coreada por gran parte de los asistentes. Recuperó, inexplicablemente, ‘One Day’, una de las canciones más prescindibles de ‘Debut’, ya en un bis que tardó en llegar el tiempo que dedicaron a bajar y apagar con extintores la estructura de pirotecnia que convirtió en un volcán el escenario durante ‘Náttúra’; de ‘Post’, únicamente, ‘Isobel’; de ‘Homogenic’, ‘Hunter’, ‘Unravel’ y ‘Jóga’; y de ‘Vespertine’, una preciosísima (una vez más, el coro) ‘Hidden Place’ y ‘Pagan Poetry’. Y cerró el concierto con “el momento karaoke” de ‘Declare Independence’, con la bobina de Tesla una vez más en acción, un tema que lleva camino de convertirse en broche final ideal de sus conciertos, pero que no por ello deja de ser peligrosamente plano, amén de no tener ningún vínculo temático con el resto de repertorio. Además, Björk, parca en palabras durante todo el show (apenas un “Hola”, un par de ‘“¿Qué pasa?” y un buen puñado de “Grrrrrrrasias” -que vaya shock descubrir lo que marca las erres la islandesa, incluso cantando-), remató con un anticlimático “Viva la España” que tuvo que doler a los que, quizá, intepretaron la ejecución de ‘Declare Independence’ en la Cidade da Cultura de manera simbólica. Ya sabéis que los gallegos somos muy nuestros…

Fría recepción del repertorio y fría acogida de los recursos visuales (en la mayoría de los casos, las canciones de ‘Biophilia’ se acompañaban simplemente de la imágenes de sus correspondientes aplicaciones para el Ipad) en una noche protagonizada por el frío perenne que hace en la cima del Gaiás y por una Björk que, aun cumpliendo las expectativas con un concierto notable, parece más preocupada en empatizar lo justo y avivar su fama de excéntrica huidiza que ya en la previa del concierto se había encargado de cultivar negándose a firmar autógrafos por las calles de Santiago de Compostela y, una vez dentro, impidiendo a prensa y público obtener ninguna imagen del mismo. 7,5.

Etiquetas:
  • NaoBerlin

    “cualquier repesca de los trabajos anteriores a ‘Medulla’ (del que sonó ‘Mouth’s cradle’, también con una acogida bastante fría), era celebrada con júbilo y coreada por gran parte de los asistentes”.

    Me da que te contradices un poco ahí no?? La verdad es que Bjork se ha encerrado demasiado en sí misma; espero que no le pase lo mismo a Radiohead (el último disco va por esos derroteros)

  • Sonotoneflajelado

    Es que es islandesa…

  • jenny boy

    Lo que más me gusta de Bíor es que ni me va ni me viene, nunca me llamó, nunca me empapó y nunca me dará por seguirla y, por ello, nunca me llevaré los chascazos a los que tiene tan acostumbrados a sus fans.

    Mira, me gasto yo 40 pavos y me encuentro ese percal, y no me canta Triumph of a heart y le lanzo bombetas a ver si le prenden el pelucón

    Es que las hay con suerte.. uff.

  • Keoki

    Buena crónica, muy detallada. Se echa de menos que se mencione el setlist en otras criticas, si no entero, casi entero. De otro modo es difícil hacerse a la idea de lo que se pudo ver.

  • yonosoyyo

    Pues yo, siendo fan de la islandesa desde los 15 años, me he quedado con esa sensación de “10 años para esto?”, y lo peor es que la sensación es bastante generalizada entre las escasas personas que conozco que fueron.

    Voy a enumerar algunos motivos, a lo repelente niño vicente, que hicieron de este concierto algo molesto para mi:

    1. Tiempo justito. Empezó a las 22:30h, en punto, y a las 0:10 ya había acabado. A todo esto le tienes que meter el descanso de los bises y de unos 5 minutos de parón porque un técnico tuvo que subir al escenario a apagar un fuego de la pirotecnia que quedó encendido y daba algo de mal rollete. O sea, que la tipa tocó 90 minutos de reloj! Pues vale, creo que Madonna, Springsteen, U2 y demás gigantes no bajan de las 2 horas. Y no hablemos ya de Robert Smith…

    2. El sonido. Los graves se comieron todo. Sobre todo al principio: no podías escuchar nada más que eso, ni siquiera a la mamarracha. Vale que mejoró (poquísimo) a lo largo del concierto pero, aún así, fue demencial. Varias personas que estaban a mi alrededor (conocidos y desconocidos) se piraron bastante cerca del final, a la zona con olor a panceta y fritanga de los bocatas, para escuchar algo un poco más decente. No sé quienes son los responsables de esto, si el equipo de la esquimal, o la gente de la ciudad de la incultura, pero creo que fue el concierto con peor acústica que he presenciado en mi vida. Hacía que hasta el playa sonase bien. Este concierto fue un timo, tal cual.

    3. Björk tenía la voz chunga. Todos sabemos que el concierto peligraba por sus problemas vocales, pero el show se mantuvo y, a mi juicio, no en óptimas condiciones. Se notó que Björk fue conservadora y apenas subió en agudos ni hizo muchos de sus caracteristicos gritos y gorgoritos. He visto muchos conciertos de Björk, tanto oficiales como grabados por aficionados: sé como canta en directo. No fue el caso de ayer. El final de Hidden Place, parte de Yoga, Isobel… eran tan evidente que se contenía por no forzar.

    4. La música. La propuesta fue minimalista a más no poder. Este rollo que tienen algunos artistas de irse por ahí de acústico para ahorrar pasta, porque somos unos piratas. Pues lo mismo. Pero, claro, aquí tendría que ver con el concepto de la gira o algo así, no? El caso es que las canciones sonaron ya no “desnudas” sino esqueléticas, completamente faltas de arropamiento. Una vez más, apunto que he visto como suenan las canciones de Björk en otros conciertos, y ni punto de comparación (y no hace falta recurrir al concierto del Liceo para justificar esto: escuchaos el bootleg del Benicassim del 97 y flipad).

    5. Las locas exaltadas. Esto no es culpa de Björk, pero, como dijo una amiga mía, “hay heteros aquí?”. Chicos, siempre chicos, mucho más escandalosos que en mis peores momentos de etilismo, que perdían los papeles y se ponían a gritar como cerdos en el matadero cada vez que Björk hacía algo: mover un dedo, dar un salto, mirar al infinito, tirarse un pedo… ¿Qué le pasa a la peña con el respeto y la educación? Tuve que escuchar a una subnormal hablando con otras personas que ella está tomando antibióticos y no podía mezclar alcohol y no se qué ostias. ¿Pero WTF???

    Vamos a un concierto a escuchar a una banda, no vuestros gritos y vuestros comentarios “segundo a segundo” de TODO lo que pasa en la canción.

    “Mira, mira, ahora vas a flipar, va a estallar la canción, va a ser la ostia, dios dios diosdiosdisoidos”

    Un calcetín en la boca para gente así, por el amor de björk.

    6. La incoherencia de la artista. Ella pide productos ecológicos, orgánicos, vegetarianos, reciclables y que generen muy pocos residuos (algo, a todas luces, cojonudo), pero no se preocupa de intervenir en la gestión del evento, como sí hace Morrisey o Paul McCartney, para asegurarse de que hay opciones vegetarianas en el recinto. Todos los putos bocatas eran de carne con algo. Todos a excepción de un bocata de tortilla que a las 20:45 ya estaba, supuestamente, agotado (abriendo las puertas a las 20:30h…). Eso sí, churros, palomitas y perritos calientes a tutiplén…

    7. La organización que no te dejaba entrar con comida y te la mandaba tirar fuera. Pero id a la mierda, peseteros!

    Un timo.

  • Yamile

    La pobre, 4 comentarios más éste. En lo que ha quedado… ya hace.

  • Jerichocr

    Sin duda Bjork esta llevando sus presentaciones en vivo multitudinarias a los límites, y es que solo basta darle una escucha a su último disco donde abundan los arrreglos simples para arpa ( o alguno de sus equivalentes sonoros) y donde las canciones en su mayoría distan de una estructura que potencie la espectacularidad.
    Me pregunto, después de ver a la islandesa hace unos meses en el Festival Imperial Costa Rica, si es hora de ceder y hacer conciertos llenos de hits, y es que es frecuente que Bjork no cante Hyperballad o Army of me.
    Biophilia es sin duda un espectáculo diseñado para espacios pequeños, ya las residencias de bjork en museos y salas de conciertos hacían preveer esto, y sin duda falla en el ajuste a espacios abiertos.

    Todos estamos conscientes que difícilmente ella esta dispuesta a regalar una lista de canciones exitosas de sus discos, incluso es notable sus esfuerzos de re invención en temas lejanos como One Day.

    Algunas artistas con el tiempo abandonan los directos, Kate Bush, y rompiendo el corazón de los fanáticos. No creo que sea el caso de Bjork, pero sus conciertos seguirán teniendo la misma tónica, hasta que sus discos no cambien. Demostrados los intereses de Bjork por los sonidos asiáticos y los arreglos cíclicos, pues no se que tanto pueda cambiar. Aunque si algo identifica a la islandesa es que sus cambios de rumbo nunca son predecibles.

  • Fan

    Creo (y espero) que cambiará para el próximo disco, y que su siguiente gira será más “animada”, porque ella también se aburrirá de sí misma e intentará hacer otra cosa.

    A mí me encantaría ir a un concierto “normal” suyo, y que se deje de tantas tonterías de apps, instrumentos pomposos y coros de groenlandesas que no hacen más que quitarle protagonismo!!

    En “Mèdulla” y “Volta” ya debió de quedarse a gusto de usar los coros, pero en “Biophilia” ya es un poco cansino…y bueno, qué decir de las melodías…

  • Fan

    y por cierto @Yamile, aunque tenga pocos comentarios la noticia, es la más vista de la web en lo que va de día. Te guste o no, Björk siempre genera bastante expectación, al fin y al cabo es la “Madonna indie”.

  • miñú k

    pues a mi me pareció precioso, corto sierto es, pero fue un directo impecable, su calidad artística no se puede negar… vino a cantar y a mostarr su nuevo trabajo biophillia, respeto su actitud un tanto reservada, no es una animadora de fiestas…

  • Ginch

    Para gustos los colores, está claro que alguien que no es fan y gusta de su musica no va a hacer un gran comentario a su concierto. Yo he visto varios conciertos de la artista y si es cierto que algunos fueron mejores que otros pero el concierto en Ciudad de la Cultura estuvo espectacular, sencillo… pero a Björk no le hace falta nada mas, con su voz llena todo, cante la canción que cante. Realmente es una artista, te puede gustar o no pero es innovadora, apuesta por nuevos sonidos asi como nuevos instrumentos inventados que para nada eclipsan su excelente voz. Un paso mas para la música que ya desde hace mucho es más de lo mismo. Pocos artistas arriesgan así. Para mí, simplemente es un genio.

  • Superfan

    No sé por qué la gente se sorprende del setlist si estaba cantadísimo lo que nos iba a tocar… La gira de Volta estaba llena de hits, esta no. ¿Y? Donde estén un buen Hollow, un Thunderbolt o sobre todo Moon que se quiten Army of Me, Hyperballad y los otros.
    Björk demostró que tiene la garganta curada (vaya si lo demostró..!) en todas las canciones, hizo sus bailecitos y en algunas ocasiones incluso sonrió (!). El concierto fue tremendo, aunque “empatizase lo justo” (algo que me la sopla bastante). Que le doy un 10, vamos.
    Y en Volta no había coros.

  • CarlosD

    cuantas ganas por todos los lados, de poner a parir este show de Björk, a pesar de la valoración final … Concierto estupendo! björk impresionante tras su recuperación, y una puesta en escena emocionante, pirotecnia y animaciones que complementaron todo a la perfección. Yo ya la he visto en directo en otras ocasiones, y muchos años atrás, y puedo asegurar que está a la altura… todo lo negativo que se escuche acerca de este tour, es una leyenda! y ganas de tocar los cojones!
    9,9.

  • Suerte

    Pues claro, no va a cantar lo mismo toda su vida en los conciertos. Su gira es para presentar su último trabajo, al que no le guste que no vaya. Björk es sublime, los mejores siempre son los mas criticados ^^ y ya si hablamos de la rareza que va innata en ella… pues los de mente cerrada no pueden entender

  • Morgan

    Creo que el concierto sólo le molo a este y a sus colegas…

    http://www.youtube.com/watch?v=w9XZYM46IJs

  • miñú k

    a ver, se dice que impidió obtener niguna imagen del concierto… no impidió, fue una petición que después muchos nos saltamos y nada sucedió… en youtube están los vídeos colgados. Y aún así, por qué no podemos respetar eso?
    Y bueno después está todo el tema de las críticas por no querer firmar autógrafos, es que hay que ser freak…
    extravagante es endiosar a los artistas.

    El que colgó el vídeo del Koruño… respete el gusto de los demás.

  • adOry

    A mi me decepcionó muchísimo. No me dejó buen sabor de boca ni le diría a nadie que merezca la pena verla en directo.

  • yukie

    No entiendo a qué tanta sorpresa del repertorio si lleva cantando los mismos temas toda la santa gira.
    No comento nada del concierto porque no la vi, pero habría matado por ello xD

  • Yo lo que no entiendo es a los que dicen que si se critica un mínimo el concierto de Björk, es que no eres Un Verdadero Fan. Un poco de nivel, nenas.

  • Warp

    Miñu K: Así que tú eres de esos que se pasan la mitad del concierto móvil en mano grabándolo con una calidad horrible y la mitad de la semana siguiente con una rotura fibrilar en el brazo, para colgar -ilegalmente- una actuación en Youtube que sólo ven tus amigos por piedad, ya que nadie en su sano juicio ve más de cinco segundos de imagen borrosa con ruido de fondo.

    Hay que tener cojones para pedir “respeto” cuando estás faltando a la educación más elemental, impidiendo ver el concierto a todos los que tengas detrás, es de catetos y de maleducados. Te lo digo en tu misma pantalla.

    ¿Tú a qué vas a un concierto? ¿A grabarlo para no tener que comprar el DVD? ¿Te gastas 40 euritos en la entrada para molestar a todos los que tienes detrás?

    Y no sucedió nada porque nadie te pidió que guardaras el móvil, supongo que, entre otras cosas, porque habría doscientos más en plan muralla.

    Espero que te borren la cuenta de Youtube por colgar vídeos piratas.

  • Warp

    @yonosoyyo: Hijo, cómo te entiendo. He sufrido conciertos así y se me rompe el alma al leerte. En serio :-(

  • picheleiro

    A mi me pareció un concierto alucinante, estuve en tercera fila y la acústica era impresionante, incluso donde estaban los últimos espectadores se escuchaba bastante bien.

    En cuanto al setlist, se comenta que faltaron “hits” de Volta y Vespertine. Pero vamos a ver señores, es una gira de presentación de Biophilia, es completamente lógico y coherente que el setlist sea en su mayoría canciones del nuevo álbum, y algún que otro hit que el público quiere escuchar.

    También discrepo con que “tenía la voz chunga”. Creo que no es verdad, y que sí se escucharon sus característicos gorgoritos y gritos, y en algunas de las canciones consiguió emocionar a gran parte del público.

    En fin, que hay gustos para todo. Pero parece que la gente tiene ganas de desprestigiar constantemente a los artistas, y en este caso se notó hizo todo lo que tuvo en su mano por ofrecer un buen show, y en mi opinión lo consiguió.

  • Picheleiro ¿por qué dices “desprestigiar”? ¿Quién ha desprestigiado a Björk aquí?

  • yonosoyyo

    @Warp: gracias por la comprensión! son ya muchos conciertos echados a perder por la pésima educación y nulo respeto de la gente. vale que te jodan un concierto de nacho vegas, vale que te lo jodan de la rosenvinge, vale que… pero es que me jodieron un concierto de björk y hace años uno de massive attack!

    @picheleiro: acústica alucinante en tercera fila? voz sin tener la voz tocada? háztelo mirar, eh? se cohibió muchísimo para no hacerse daño en la voz.

  • dew

    Recordaré este concierto por el frío que pasé. Creyendo que ya era verano en galicia, fuí en manga corta. Las voces del coro y la de ella, MARAVILLOSAS.

  • Sartorious

    Séptima vez que veía a Björk en directo y vale, los ha habido mejores (tuve la suerte de verla en la Royal Opera House), pero como siempre, verla sobre el escenario es algo único y mágico.

    Por supuesto que todo el mundo tiene derecho a tener una opinión, pero si algunas se basan en lo primero que se os pasa por la cabeza, sin ningín tipo de rigor ni afán por contrastar, vuestros comentarios quedan, como poco, devaluados.

    La versión de One Day no es ninguna reinvención, sino un remix que ya fue publicado como cara B en la era Post/Telegram (en uno de los singles de Possibly Maybe, si no me equivoco).

    Hyperballad la ha cantado en TODAS las giras desde Post, incluso en alguno de los primeros conciertos de ésta. No está mal que la deje descansar un poco.

    ¿Críticas a la puesta en escena? Posiblemente la gira de Björk con más articifio hasta el momento. Visuales, instrumentos llamativos e innovadores, pirotecnia (¡ella lanzando bengalas!), coro de chicas que son guapas y bailan (¡grandiosos movimientos de melena en Nattúra), “coreografías” para algunos temas (Crystalline y el final de Jóga, y no recuerdo en cuál hacían todas un corro alrededor de una Björk que se perdía en lo que parecía que iba a ser un cambio de vestuario).

    ¿Empatizó lo justo? ¿De verdad? ¿Cuándo se ha visto a Björk diciendo “I want you to sing along, this is the karaoke moment” o pidiendo al público silbar lo que en la versión del álbum es la sección de viento de One Day?

    Las críticas al setlist no las comento porque ya lo han hecho posts anteriores.

    El decir que qué poco maja por no querer firmar autógrafos… ¿De verdad no sabéis que estáis hablando de una artista que estuvo a punto de recibir un paquete bomba, enviado por un fan, destinado a matarla o, como mínimo a desfigurarla al rociarle la cara con ácido? ¿No habéis visto el “incidente Bangkok”? ¿No sabéis que se fue de Inglaterra harta de ser un personaje público?

    Lo de que no se implicó en la organización hasta el punto de que no había oferta vegetariana en los puestos de comida es de risa. Primero: ser ecologista y vegetariano NO es lo mismo. Segundo, cada uno (artistas y gente de a pie) hace lo que puede y hasta donde puede. Ella ya ha demostrado millones de veces su implicación en causas ecologistas (proyecto Nattúra), humanitarias (disco de remezclas y singles digitales benéficos) y políticas (participación en Free Tibet Concert y COJONES para jalear al micro ¡Tibet, Tibet! al final de Declare Independence en su concierto de Shanghai, lo cual le ha valido el veto en el país más poblado del mundo).

    Que la imagen de la crítica sea una captura de la petición de no hacer fotos o vídeos me parece de una pobreza increíble, a la par que incoherente. Vi a Björk dos días después de estar en quinta o sexta fila de Madonna y tener que hacer contorsionismos de cuello para intentar ver a La Senyora entre la jungla de brazos, cámaras, y smartphones. Me pareció genial la petición, y también que los de seguridad del foso se esforzaran en hacerla cumplir. Yo, por mi parte, he tomado la decisión de llevarme una pistolita de agua al próximo concierto y liarme a chorritos contra toda cámara que me estorbe. Os invito a uniros a la idea.

    Sí, soy fan de Björk y SÍ, acepto críticas tanto a sus discos (creo evidente su paulatino empeoramiento, aunque para mí ninguno baje del notable) y sus directos (sí, se contuvo en la voz, pero, ¿qué esperabais? ¿Que lo direa todo como si nada hubiera pasado?), pero me remito a lo dicho al principio: si estas críticas se basan en opiniones emitidas sin rigor, ni ton ni son, o directamente en cosas falsas… ûes, ¿qué queréis que os diga?

    (Y SÍ, qué a gusto me he quedado…)

  • Sartorious

    Dos cosas más y me callo ya:

    Que incluso pidiera permiso para dirigirse a nosotros en inglés me parece de un respetuoso fantástico.

    El muestrario de instrumentos al fondo del escenario no era tal muestrario, ya que todos, en mayor o menor medida, intervinieron en el concierto. Si no viste a nadie tocándolos es porque estaban controlados desde el iPad (sí, ése ante el que sí había una persona).

    (Me aburro hasta a mí mismo hablando de Bíor -cómo mola decir Bíor- pero más me aburren los comentarios gratuitos y que claman al cielo.)

  • Warp

    Respecto a lo de incluir hits o no o que si era la presentación de Biophilia, a la pregunta de “¿Qué debería tocar un artista?” seleccione una respuesta:

    A.-Un artista presenta el espectáculo que quiere, basándose en lo que quiera transmitir. Vamos, hace lo que le da la gana y si no te gusta, a joderse. Hay que ser amplio de miras.

    B.-Un artista debería combinar lo que se espera de él con su propio concepto de espectáculo. Presentas disco nuevo pero no te dejas temas que te han llevado hasta donde estás -incluyendo que estás ahora mismo sobre este escenario-.

    C.-Un artista está donde está gracias a su público, se debe a nosotros y debería tocar sólo hits y temazos. Y si me apuras, hacer una encuesta en Facebook para que podamos votar cuáles queremos oír.

    Yo marco la B. Es lo que hace el 99% de artistas que he visto. El ejemplo perfecto fue la presentación de Further, de Chemical Brothers. Primera parte en la que tocan (es un decir) íntegro el disco entero. Yo babeaba. Para no dejar sólo este sabor de boca, segunda parte con hits y temazos, se dejaron muchos en el tintero pero qué hem de fer? Era el Sónar, más no se podía pedir.

    Así que puedes presentar Biophilia o lo que sea y tocar hits, claro. Me da que este concierto se parece al que dieron Animal Collective en el Sónar hace un par de años, un aburrimiento monumental porque no hubo más que un solo hit. El resto es monocorde -como me pasa con Bjork- y bastante aburrido. Si a eso le sumas que tocan y cantan fatal y que las “proyecciones” no ayudaron nada, mal asunto.

    En cambio, va Roxy Music y te estampan toda su trayectoria sin más que un hit o dos -no de Avalon, claro- en toda la cara y te enseñan de qué pasta están hechos los artistas de verdad, los que pueden tocar según la respuesta A y hacerte creer que has marcado la respuesta C.

  • Warp, casate conmigo.

  • Warp

    @Risingson +1000.

  • yonosoyyo

    Para Sartorious:

    De acuerdo en todo lo que dices menos en esto:

    “Lo de que no se implicó en la organización hasta el punto de que no había oferta vegetariana en los puestos de comida es de risa. Primero: ser ecologista y vegetariano NO es lo mismo.”

    Nadie necesitaba esa aclaración, creo yo, pero vale.

    “Segundo, cada uno (artistas y gente de a pie) hace lo que puede y hasta donde puede. Ella ya ha demostrado millones de veces su implicación en causas ecologistas (proyecto Nattúra), humanitarias (disco de remezclas y singles digitales benéficos) y políticas (participación en Free Tibet Concert y COJONES para jalear al micro ¡Tibet, Tibet! al final de Declare Independence en su concierto de Shanghai, lo cual le ha valido el veto en el país más poblado del mundo).”

    Tampoco niego todo eso y no sé si alguien lo hará.Pero veo incoherente que una persona que tiene por bandera el ecologismo y que pide comida vegetariana en su estancia en Santiago, no se preocupe de que el resto de los mortales tengamos la misma opción en su concierto como sí hacen, Morrisey o McCartney. De todas formas, la mayor crítica va dirigida a la organización, que quitaron la comida a la entrada y no dieron opciones no carnívoras a la gente. Eso es un abuso.

    Y a ti, Sartorious, qué te pareció el sonido? Te pareció de una acústica cojonuda como dicen por aquí? Porque clamó al cielo.

  • Sartorious

    @yonosoyyo

    Viniendo del concierto de Madonna el día 20 (pésimo sonido), habiendo estado como en tercera fila (no sé si el sonido rebotaba o no en el muro de trás porque no me llegaba), acostumbrado a conciertos en La Riviera (no comment) y sufriendo una condición degenerativa en ambos oídos que me impide distinguir matices y comparar calidades, es algo en lo que, por coherencia, no he entrado. No puedo discutir si era bueno o malo (peor seguro que el que dio en La Granja de San Ildefonso, el sonido más nítido que he podido disfrutar en la vida), así que no me pronuncio.

    Totalmente de acuerdo en lo de la organización. Me encanta la carne, pero empatizo con los que no pudieran comer nada. Y vale que otros artistas sí se impliquen en esos aspectos pero primero, ni sabemos si lo intentó o no (¿qué iba a hacer si le decían que no, cancelar también?). Creo que reseñar eso en un concierto (ya sea de un artista del que soy fan o no) es lo mismo que comentar el frío que hizo (cierto y verdadero, pero WTF?), que había vallas acotando el recinto (¿nadie más que yo lo ve normal?) o que el complejo Cidade da Cultura es algo ideado por Fraga (que lo leí en la crítica de El País y no discuto, pero me parece algo secundario, irrelevante, y comentado con el único afán de aportar matices negativos al concierto).

    Por lo demás, me ha hecho mogollón de ilusión que alguien se haya leído mi retahíla, que estés de acuerdo en algo, y que te hayas molestado en contestar

  • yonosoyyo

    @sartorious: sí, claro, estoy de acuerdo en casi todo, ya te digo, pero para mí fue una experiencia sólo calificable de profunda decepción y timo. anyway, paz y amor.

  • Sartorious

    @yonosoyyo

    Súper paz y amor, de verdad. Aunque parezca talifán, no lo soy. No a todo el mundo tiene por qué gustarle, y los gustos no hace falta razonarlos. A mí no me gusta el café, cosa que suena marciana allá por donde voy, y no sé por qué no me gusta ni me esfuerzo por argumentarlo. Simplemente me echa para atrás.

    Comprendo que pueda pasar lo mismo con Björk o cualquier otro artista, y si te decepcionó, ningún razonamiento que yo aporte hará cambiar eso. Y si hubiera habido un supersurtido de comida vegetariana, también te habría terminado decepcionando el concierto. Por eso digo que lo de la comida es irrelevante, porque eso no hace un buen o mal concierto.

    A muchos no os gustó, vale. Algunos lo podrán argumentar (el sonido, la elección de temas) y otros no (la mera sensación de dinero y/o tiempo desperdiciados). Lo único que digo es que si se van a dar argumentos, que sean relevantes y además no falsos.

    ¿Algo que sí te gustara del concierto? (Aunque sea por elgrarme la comida…)

  • Xandre

    Tienes razón, Sartorious. Nunca debí comentar lo del frío que hacía, y a cambio debería haberle dado más importancia a la belleza de las chicas del coro, al movimiento de sus largas melenas y a un suceso ocurrido en 1996. Totalmente de acuerdo.

  • Sartorious

    Gracias Xandre, así da gusto.

  • xanti82

    Pues yo fui desde Bilbao a Santiago al concierto y disfrute mucho. Es cierto que se notaba el tema de la voz y que no quería forzarla demasiado, pero por lo demás, estoy encantado por el concierto. Eso si, hacia un frío que pelaba (Por lo visto, es una zona donde pega mucho el viento con frecuencia.
    Por las quejas que he leído de que cantaba temas desconocidos del ultimo disco, no lo entiendo. Se supone que es la gira presentación de Biophilia!! De hecho debería haber cantado todo el disco. Para escuchar “hits” del pasado, ya ha hecho giras (O sino podéis comprar los discos den directo que hay a la venta. Y si no conocéis los temas del ultimo album, os compráis “Biophilia”, digo yo.

  • xanti82

    Ahhhh! Y a mi me costo la entrada 35€, asi que veo que no sabéis tampoco comprar.

  • Ainhoa

    Posiblemente, la peor crónica del mundo.

  • Ainhoa

    Así da gusto, con tantas crónicas de comentaristas y opiniones dispares.

    Dudo de que para muchos, el concepto de Björk que tenemos y la admiración hacia una obra que se parece al terrible caso que sucede con los mineros, cambien por este concierto. Exploran, cavan, buscan, descubren… pero nosotros, no sabemos verlo, pues si no, seríamos fieles seguidores y les apoyaríamos incondicionalmente, pues creemos que su causa es justa.

    Björk, queridos amigos, no va a hacer lo que la inmensa masa, vaga y conformista, desea para saciar sus apetitos hedonistas. Si queréis escuchar a la björk del 97, o del 2003, o… pues os ponéis los bootlegs (como bien dijo “yonosoyyo”) o los numerosos dvds que tiene y están en youtube. Ella no prohibe o censura la difusión youtubiana de esos maravillosos shows.

    A un concierto de Björk, como a uno de Animal Collective, se viene llorado de casa.

    No digo que no podáis sentiros defraudados, sobretodo por la gran cagada de, siendo su único concierto por aquí, haberlo hecho en un lugar tan poco apto para apreciar una música y una actitud como la de tal artista.
    Yo también pensé eso en otro concierto cuando vino con Volta. Ahí, perdemos todos.

    Pero si váis a uno de sus conciertos a degustar golosinas, váis listos.

    pd: La mala educación la pagamos todos, y en los conciertos es desesperante. Con un poco de suerte, si Björk sigue disgustándoos tanto, al final seremos muy poquitos y no habrá comentaristas desconsiderados cerca.

Send this to a friend