Lisabö: «Siempre hemos buscado una sensación»

-

- Publicidad -

Lisabö: «Siempre hemos buscado una sensación»

Hace unas semanas, Lisabö actuaron en Moby Dick, ofreciendo uno de los mejores conciertos de lo que llevamos de año. Unas horas antes, pudimos reunirnos con Iban Zabalegi y Eneko Aranzasti, los dos baterías de la banda, para hablar no sólo de ‘Animalia Lotsatuen Putzua‘ como disco, sino además de todo lo que le rodea, entre ensayos, preparación y edición.

Me atrevería a decir que ‘Animalia Lotsatuen Putzua’, vuestro último disco, es el más crudo, el más directo que habéis sacado hasta la fecha y resulta curioso, porque sacar un disco así es algo más propio de los comienzos de un grupo, mientras que vosotros lleváis más de diez años de trayectoria. ¿Cómo lo veis desde dentro?
Eneko: “Es verdad, mucha gente dice que es el más crudo, el más visceral y creo que puede haber dos razones para ello: la principal son las letras de Martxel (nde: Mariskal, escritor y colaborador de la banda), muy viscerales y escritas desde dentro. Son un reflejo de los últimos años que ha vivido. La otra es que, por ejemplo, no hay cellos y quieras o no, los cellos dan a las canciones una melodía y sin ellos puede notarse una crudeza mayor.”
Iban: “Es nuestra manera de trabajar al final. Nosotros vamos al local, vamos trabajando y viendo qué vale y qué no vale. Al final del proceso ha salido esto, que puede ser más intenso, pero no ha sido nada buscado, nosotros trabajamos sobre la marcha. Igual la próxima vez que nos metamos en el estudio, nos sale algo más tranquilo.”
Eneko: “En este disco, más que en otros, las letras de Martxel le han dado sentido a la música. Hemos trabajado más estrechamente con él y cada letra tenía su música, no ha sido algo casual. Música y letra se han buscado mutuamente.”

- Publicidad -

¿En qué momento decidís que Martxel Mariskal se encargue de vuestras letras? ¿Cómo hacéis para que música y letra vayan de la mano?
Iban: “A raíz de su colaboración en el EP que sacamos con Acuarela (nde: ‘Egun Bat Nonahi’, de 2002), que nos gustó, para el siguiente seguimos contando con él. El modo de trabajo es muy sencillo: nosotros grabamos algunos bocetos y se los pasamos a él. En el caso de ‘Ezlekuak’ había un nexo común, los no-lugares y él ya tenía un punto de partida para escribir. Con este disco, no había un concepto concreto, entonces él iba escribiendo lo que la música le transmitía.”
Eneko: “Esta vez Martxel se encontraba mejor y podía venirse de vez en cuando a nuestro local, donde estábamos grabando guitarras, bajos, voces y demás, a escuchar las canciones, ver la métrica de las letras, grabar su voz en la segunda canción del disco… Todo eso creo que lo ha enriquecido todo. No sé cómo sería el disco sin sus letras, pero con ellas es la hostia.”

Volviendo a hablar sobre vuestra carrera, sorprende el hecho de que, pese a moveros en los mismos parámetros musicales disco tras disco, siempre tengáis algo fresco y con garra que ofrecer. ¿Lo veis así u os habéis sentido estancados alguna vez?
Eneko: “Nosotros vamos buscando sensaciones. Estuvimos unos meses tocando en el local, ensayando y el disco se ha hecho en los dos o tres últimos meses antes de que saliera.”
Iban: “Vamos dando vueltas a lo que tocamos y nos quedamos con lo que nos gusta. Siempre hemos trabajado de la misma manera, ir tocando y eligiendo lo que nos transmite algo. Y sobre todo que estemos todos de acuerdo, si hay una parte que no acaba de convencer a alguien, se revisa, y si no gusta, se descarta y buscamos otras cosas. Con los años y funcionando de este modo igual sí que hemos conseguido con los años tener un sonido personal que se diferencia
del de otras bandas, pero no ha sido hecho a conciencia. Ha salido porque estamos los que estamos y tocamos de la manera que tocamos. Siempre hemos buscado una sensación.”
Eneko: “En el local siempre decimos: «esto no me hace sentir nada» unas veces, mientras que otras decimos «esto sí'».”

- Publicidad -

¿Por qué espaciáis tanto la salida de vuestros discos? Suelen transcurrir unos cinco años entre uno y otro…
Eneko: “Para nosotros es un ritmo normal. Una vez que acaba la gira te tomas un descanso, y cuando descansas y te relajas, pasan seis meses sin darte cuenta. Como nosotros no tenemos la presión de sacar un disco por año como puede pasar con los contratos de las discográficas, pues entre que descansas, arrancas de nuevo y te pones a hacer canciones nuevas, pasa un tiempo. Esta vez también ha coincidido que Ionyu, el anterior bajista, dejó la banda y había que buscar a alguien, y tardamos bastante hasta encontrar a Xabi.”

Cuenta la hoja de promo de ‘Animalia’, escrita por Roberto Herreros, que éste es vuestro disco menos pensado. ¿Qué lo diferencia de ‘Ezlekuak’?
Eneko: “La primera cosa es el título y el concepto. ‘Ezkekuak’ era un concepto que estaba antes de empezar el disco y con ‘Animalia’ no teníamos ni título ni concepto. Luego también volvemos a lo que hablábamos al principio, con el tema de la crudeza e inmediatez de ‘Animalia’. Hay menos curvas, vamos campo a través. También buscábamos canciones más cómodas de tocar. No es que las anteriores sean incómodas, pero estas van más al grano, llevándose lo que haya por delante.”

Lo que sí hermanaría ‘Animalia’ con ‘Ezlekuak’ es la duración de ambos. Volvéis a la duración de un LP, alrededor de los cuarenta minutos. ¿Fue algo premeditado?
Eneko: “Eso se decidió en el último momento, porque estuvimos a punto de hacer un doble vinilo con cuatro caras, pensamos en hacer un doble con tres caras también y al final nos quedamos con uno. Teníamos otro tema grabado, pero lo descartamos, dejándolo en uno.”
Iban: “Al final, sacar en vinilo te condiciona a que sea uno o más. O cuarenta minutos u ochenta si es doble. Teníamos la duda de si meter o no más canciones, pero con un solo vinilo quedaba un disco más redondo limitándolo a los temas que elegimos.”
Eneko: “Con ‘Ezlekuak’ sí que fue algo más pensado. Esta vez la cosa estaba más en el aire y hasta el último momento no lo vimos claro.”

¿Verán la luz esos temas no editados?
Eneko: “En realidad más que tema, era un boceto al que decidimos darle forma a última hora.”
Iban: “Se contempló también hacer como en ‘Ezarian’ y meter canciones cortitas que relajen un poco el tono el disco. Siempre nos gusta jugar con eso y nos exigía trabajarlo más, con lo cual íbamos a retrasarlo todo por algo que tampoco acabábamos de ver muy claro. Vimos que como el disco nos gustaba cómo quedaba y tenía sentido, decidimos olvidarnos de lo demás. Por eso también es más directo.”

¿Qué recuerdos guardáis de ‘Izkiriaturik Aurkitu Ditudan Gurak’, aquel disco con multitud de colaboraciones? ¿Repetiríais experiencia?
Eneko: “Eso fue otra de nuestras locuras. Aquello formaba parte de las ‘Pil-Pil Sessions’ de Metak, que eran EP’s de cuatro canciones. Lo nuestro iba a ser en principio una colaboración con Mikel Laboa, pero él en aquel momento estaba ocupado haciendo su disco, así que decidimos tirar por otro lado. Empezamos a meternos en un embolado que pasó de cuatro canciones a un LP de casi una hora. Fue una gozada contar con tanta gente conocida. Muchas de las colaboraciones, como las de Manta Ray o Michel Cloup, fueron por correo. Con Anari y otros fue cara a cara, pero fueron las menos.”
Iban: “Por repetir, sí que repetiríamos, pero requiere bastante esfuerzo, logísticamente hablando, entre mandar las canciones, que te las devuelvan, etc.”

Uno de los temas más comentados en los últimos tiempos es la autoedición como vía para seguir editando material. ¿Qué os llevó a crear Bidehuts con otros artistas afines?
Eneko: “La idea principal que había en un principio era crear Bidehuts para editar un single con Inoren Ero Ni. Todavía estábamos con Metak, pero queríamos hacerlo todo nosotros. Desde que entré en la banda he aprendido que, independientemente de tener un apoyo detrás, como el que fue primero de Esan Ozenki y luego el de Metak, todo ha sido «yo me lo guiso, yo me lo como». El control de casi todo era de Lisabö, y Lisabö se encargaba de todo. No creo que Bidehuts fuese una consecuencia del cierre de Metak, pero fue un empujón para definitivamente hacerlo todo nosotros. Por un lado tienes que pagártelo tú todo, pero podemos hacer 100% lo que nos dé la gana, tanto si es sacar la música con licencia Creative Commons como editar en vinilo. Una parte mala de todo esto es que igual no llegas en términos de distribución a todos los sitios a los que querrias, o por ejemplo el retraso en la edición del vinilo que hemos tenido, por diversos problemas.”

¿Cómo pinta el futuro inmediato y a largo plazo?
Iban: “Por ahora tocar. No sé si es que no sabemos hacer dos cosas al mismo tiempo o qué, pero nuestro proceso es el mismo: grabar, tocar y descansar. Una vez terminada la gira descansaremos y volverá todo a empezar.”
Eneko: “Ahora al estar Xabi y Joseba en el grupo, en formación de doble trío, con dos baterías, dos bajos y dos guitarras, tenemos más trabajo en el local también, ya que hay cosas que no se conocen y hay que adaptarlo todo. Entre eso y que intentamos no repetir un concierto, procurando ofrecer siempre algo distinto, tenemos bastante.”

Lo más visto

No te pierdas

‘Cachitos’ se pone las botas con un especial «políticamente incorrecto»

Lolés León simulando una felación a Raphael, una fumada orgía con sangre de Los de Jaén...

La Prohibida recupera el tesoro ‘Determinista’ de Parade

Entre los daños colaterales que nos ha dejado la pandemia, el cierre de clubs nocturnos, Boite incluida. El público...