Bilbao BBK Live 2012: jueves

-

- Publicidad -

Bilbao BBK Live 2012: jueves

Tras el éxito de la edición pasada, el BBK Live ha querido consolidarse dentro de los grandes festivales peninsulares plantando cara al mísmisimo FIB, haciendo que ambos eventos coincidan en el tiempo. Por primera vez, el cartel del BBK no ha echado mano de Fito y los Fitipaldis, Tequila y demás para ofrecer una propuesta más seria y uniforme y, aunque todavía es algo pronto para valorarlo, parece que los números de asistencia (37.000 esta primera jornada) avalan la apuesta.

A lo largo de la semana todos mirábamos al cielo y nos acordábamos de hace unos años cuando la actuación de R.E.M estuvo acompañada de un diluvio universal que hizo que Kobetamendi se convirtiera en un lodazal intransitable. Al final, el agua no llegó y el jueves pudimos disfrutar del sol y de una temperatura agradable ya desde el mediodía cuando el grupo tributo The Rollin’ Stoned ofreció un concierto en mitad de la gran vía bilbaina, que pilló por sorpresa a todos los transeúntes, que no duraron en sumarse a corear algunas de las míticas canciones de los Rolling.

- Publicidad -

Aunque para el plato fuerte del día faltasen más de 7 horas, las colas para subir a Kobetamendi empezaban alrededor de las 5 de la tarde. En esta edición, el festival cuenta con un tercer escenario además de la ya instaurada Carpa Vodafone dedicada, en principio, a los grupos nacionales.

El primer concierto del festival fue a cargo de los vizcaínos Belako, ganadores del premio para tocar en el festival de la radio vasca Gaztea. Con un repertorio aún no muy extenso, dejaron entrever que tienen un futuro prometedor, combinando de muy buena manera un rock oscuro con unas voces atrayentes. El reducido grupo de asistentes pudo sentir la fuerza de este joven cuarteto interpretando temas como ‘Beautiful World’ o ‘Eurie’, que pueden oírse en el canal de Youtube del grupo.

- Publicidad -

Poco después, a las 18.40, comenzó en el escenario 2 la actuación de Lori Meyers. Los granadinos desplegaron en 50 minutos éxitos “universales” como ‘Nuevos Tiempos’ o ‘Luces de Neón’ y terminaron con un medley entre “A-ha han vuelto” y ‘Mi realidad’ con el que demostraron al numeroso público, que se fue congregando según avanzaba la actuación, que la propuesta de su último disco, lejos de hacerles perder fans, ha conseguido todo lo contrario. Ojalá la organización les hubiera dado un poco más de tiempo y un horario un poco más acorde al estatus de la banda. Todos nos quedamos con ganas de más.

En esta edición el público el BBK Live ha tenido que sufrir, por primera vez en la historia del festival, el drama de que los grupos se solapen, y mientras Lori Meyers hacían bailar a todo el mundo, en el escenario Vodafone se citaban los getxotarras McEnroe presentando su disco a los pocos fieles que pudieron congregar. No estuvo mal su actuación pero quizás el lugar no era el adecuado. Aun así, tuvieron un momento precioso en su concierto cuando el público les hizo los coros en una de sus canciones.

Los Maccabees comenzaron su actuación con puntualidad británica. Jugaron un poco con el público y dosificaron sus mayores hits de una forma bastante sensata. Su actuación fue una de las mejores sorpresas del viernes. Basándose en su último trabajo, ‘Given to the Wild’, no se olvidaron de sus anteriores éxitos ‘No Kind Words’ o ‘Love You Better’ del anterior LP. El punto álgido del concierto fue ‘Pelican’ y el mini ‘Happy Birthday’ que entonaron los asistentes al baterista del grupo londinense.

Cuando los Maccabees llevaban media de concierto, La Habitación Roja reventó completamente una Carpa Vodafone en la que no cabía una sola persona más. Se puede entrar a debatir la calidad de los valencianos o esas letras tan “particulares” que tienen pero lo que es indiscutible es que en directo no fallan una y la gente les sigue allá donde van. Respect.

El comienzo la actuación de Snow Patrol sirvió para constatar que la gran mayoría de los allí presentes estaban cogiendo sitio para el plato fuerte de la jornada: la actuación de The Cure. Los escoceses estuvieron correctos e hicieron lo que pudieron pero, seamos francos, el público estaba a otra cosa.

Los casi 40 minutos de retraso en la actuación de la banda de Robert Smith sirvieron para dos cosas. La primera fue poder constatar el gran calado social del “Vamos, Robert, sal a bailar que tú lo haces fenomenal”. Fue la canción más coreada con diferencia. La segunda: Robert Smith demostró las tablas que tiene cuando salió él solo a intentar amenizar la larga espera interpretando en acústico algunos de sus grandes éxitos. Fueron solo tres canciones porque, como él mismo dijo: “voy a ir a buscar al resto de la banda. Va a ser lo mejor. Ya sabéis que esto es The Cure, no Robert Smith”.

Una vez solventados los problemas técnicos, la banda salió al escenario con un sonido sencillamente apabullante con el que sobrecogieron al público durante casi tres horas. Es probable que los no fanáticos de la banda pensasen que esa duración es excesiva – más cuando ya sabemos que hay un parte del público que estaba ahí por ‘Boys Don’t Cry’, ‘Why Can’t I Be You’ y ‘Friday, I’m In Love’, temas que interpretaron en la recta final del show – pero hay que reconocer que la carrera y el repertorio de Robert Smith le permiten hacer un setlist así e incluso más extenso. Ahora, también es cierto que en un festival, y a esas horas, el cansancio hace mella y quizás el grueso del público se habría ido a casa con mejor sabor de boca si el concierto hubiera durado menos. Allá ellos.

Debido al retraso de The Cure, la actuación de Bloc Party se solapó y prácticamente llegamos al final del concierto cuando interpretaban un medley de ‘Flux’ con el ‘We Found Love’ de Rihanna aderezado con unos juegos de luces francamente notables. Daños colaterales los llaman. Nicolás del Moral, Íñigo Díez.

Fotos: Musicsnapper & Tom Hagen

Lo más visto

No te pierdas