Deerhoof / Breakup Song

Por | 08 Sep 12, 16:10

Con la llegada de nuevos nombres a la escena del rock experimental (Micachu, por ejemplo), es fácil olvidar que Deerhoof, aunque siempre un poco desde la sombra, llevan más de diez años refrescando el género de manera muy estimulante gracias a su original sonido y a su inconfundible estilo, tremendamente personal entre distorsiones de guitarra, baterías polirrítmicas y la voz de la vocalista japonesa Satomi Matsuzaki. Más de una década después y convertidos ya en un grupo veterano, sería lógico esperar de Deerhoof discos menos excitantes que los anteriores, pero ‘Breakup Song’, su nuevo álbum de estudio y el decimoprimero en su dilatada carrera, que crece a razón de un disco por año, es otro motivo para alegrarse de formar parte de la pequeñísima legión de seguidores que tiene la banda de San Francisco.

Con ‘Breakup Song’, Deerhoof reafirman su postura hacia la elaboración de discos menos dados al lo-fi y a la improvisación, iniciada en el estupendo ‘Friend Opportunity’ (2007) aunque, por supuesto, no abandonan (qué decepción si lo hicieran) su gusto por las composiciones cortas pero completamente esquizofrénicas. Ahí está ‘Fly Or Not To Fly’ que, en menos de dos minutos, muestra de manera más que efectiva que incluso integrando en su música influencias del metal de los ochenta, Deerhoof no podrían seguir sonando más a ellos mismos, o el fantástico juego estereofónico de guitarras en ‘There’s That Grin’.

Lo que más llama la atención de ‘Breakup Song’, por encima incluso de lo sorprendentemente buenos que llegan a ser cuando hacen pop (‘Fête d’Adieu’, de melodía incontestable y curioso compás, es uno de los singles del año), cuando, como han hecho siempre, tantean otros géneros (‘The Troublee with Candyhands’ incorpora unos vientos estilo samba, el instrumento estrella de ‘Mothball the Fleet’ es el koto, proveniente de Japón, incluso en ‘Zero Seconds Please’ parecen coquetear con el synth-pop) o cuando, sencillamente, recuerdan a sus trabajos pasados (‘Flower’ es la tercera canción que tienen llamada así, ‘We Do Parties’ no desentonaría del todo en ‘Apple O’’), es que Deerhoof entregan con ‘Breakup Song’ el que es, probablemente, su trabajo dotado de más músculo y consistencia.

Y es que ya lo dice la pegatina de la copia física del álbum: ‘Breakup Song’ está compuesto por “ten jingles for parties!”. Desde luego, parece que Deerhoof se han cansado de permanecer en la sombra y han decidido componer su álbum más accesible y sólido hasta la fecha, como es de esperar, sin decepcionar a nadie, evolucionando en su propuesta y sonando siempre inimitables.

Calificación: 7,8/10
Lo mejor: ‘Ther’s That Grin’, ‘Mothball the Fleet’, ‘The Trouble with Candyhands’, ‘Fête d’Adieu’
Te gustará si te gusta: Ponytail, OOIOO, Sleigh Bells (por decir algo)
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

La Tienda JNSP