The Child of Lov / The Child of Lov

-

- Publicidad -

The Child of Lov / The Child of Lov

The-Child-Of-Lov-FlyRecién salido del anonimato tras el revuelo causado en Internet por sus primeros singles, el holandés aunque criado en Bélgica Cole Williams publica su homónimo álbum debut respaldado por gente como Damon Albarn, Thundercat o Danger Mouse, cuyo mánager Trey Reames es también su mánager. Cuesta creer que un debutante haya conseguido tan estupendos contactos para su primer largo, pero lo cierto es que Williams lleva una década componiendo y de hecho ya tiene veinticinco años. Parece, pues, que ha llegado su momento.

Para que nos hagamos una idea del sonido de The Child of Lov, la publicación digital The 405 aconseja que nos imaginemos a “Kanye West siendo alimentado por una picadora de carne psicodélica y forzado a interpretar versiones de Outkast”, y aunque en realidad las principales influencias del álbum parezcan ser los únicos artistas a los que Williams confiesa escuchar obsesivamente, es decir, D’Angelo, The Sly & The Family Stone y Prince (el tema ‘Warrior’ sería en este caso uno de los cortes más representativos), lo cierto es que no es una definición del todo desacertada.

- Publicidad -

La de The Child of Lov es una propuesta de fondo clásico, de espíritu soul en las melodías y coros y funk en los ritmos, que se empapa a su vez de sonidos más “actuales” como el hip-hop (‘Owl’) el trip-hop (‘Call On Me’) o incluso el reggae (‘Give It To The People’), ejecutados no obstante de formas muy interesantes, o lo que es lo mismo, llevados a la práctica desde lo experimental. El resultado tiene personalidad pese a lo obvio de las influencias gracias a un collage sonoro extravagante y que en ocasiones trata de alcanzar lo épico; un mejunje, como la cubierta, tan atrayente como peculiar pero, sobre todo, lleno de color y matices.

Especialmente notable es el mimo de Williams por sus bases, en la mayoría de ocasiones muy marcadas estilo J Dilla (la de ‘Fly’ es asombrosa, mientras la de ‘Warrior’ emula con acierto al D’Angelo de ‘The Root’) y con bajos profundos (‘Give Me’), pero lo verdaderamente desconcertante se encuentra en la forma de cantar de Williams, que es un buen imitador de Cee-Lo Green (‘Heal’ es el mejor ejemplo, pero hay más), así como en detalles como el vocoder marciano de ‘Go With the Wind’, con uno de los mejores estribillos y un solo de guitarra eléctrica, sí, muy Prince; en los samples como de música clásica de ‘One Day’ junto al líder de Blur, o en lo exótico de los arreglos de ‘Owl’ –en la que colabora DOOM, uno de los raperos favoritos de Williams–.

- Publicidad -

En conjunto, si bien necesitado de un repertorio más potente, el debut de The Child of Lov augura un futuro interesante para su autor. Habrá que estar atento a sus próximos lanzamientos, que están al caer, pues Williams dice haber medio terminado su segundo álbum y que este es en verdad la primera parte de una trilogía llamada ‘Light, Oxygen, Voltage’ (lo de “Lov” no tiene nada que ver con el amor aunque lo parezca) que debería ver la luz más pronto que tarde. Desde luego una década componiendo parece haber dado de sí.

Calificación: 7,6/10
Lo mejor: ‘Call On Me’, ‘Heal’, ‘Fly’, ‘Warrior’
Te gustará si te gusta: Prince, Gnarls Barkley, D’Angelo, Gorillaz
Escúchalo: Deezer

Lo más visto

No te pierdas