‘Rectify’, un asesinato sin tópicos

Por | 01 Jul 13, 19:09

rectify_Producida por el equipo de ‘Breaking Bad‘ y de la mano de Sundance Channel, se ha emitado esta primavera en Estados Unidos una historia inspirada en hechos reales. Un drama que da vueltas en torno a una injusticia pero sólo a lo largo de seis capítulos en esta primera temporada: un planteamiento corto, muy británico y acertado, que ha dado lugar a una segunda tanda ya confirmada.

La historia de Daniel Holde comienza por ser juzgado y condenado a la pena de muerte por violar y asesinar a su novia. Con apenas dieciocho años ingresa en prisión y tras veinte más encerrado, es puesto en libertad. Una prueba de ADN anula el juicio y su sentencia. Este es el punto de inicio que su creador Ray McKinnon ha elegido para arrancar ‘Rectify’. Esas primeras horas de adaptación de Daniel a su nueva existencia, las consecuencias que produce en su familia o la controversia que provoca en un pueblo pequeño del sur de los Estados Unidos son el conseguidísimo gancho de esta primera temporada. Ray McKinnon, más conocido por sus papeles como actor en ‘Hijos de la Anarquía’ o ‘Deadwood’ que como director o guionista ganador de un Oscar por su corto ‘The Accountant’, firma esta creación acompañado de actores que habían conseguido antes muy poca repercusión. Algo que no contamina al espectador al no preestablecer simpatías o conclusiones previas respecto a ellos.

Muchos han sido los estándares familiares que hemos visto en otras series. Tal vez sea muy pronto para predecir si estamos ante unos nuevos Fisher (‘A dos metros bajo tierra’) o unos Crawley (‘Downton Abbey’), pero no tanto para concluir que estamos ante una serie de personajes de interés creciente que no resultan habituales en televisión, y que tienen muy poco que ver con lo que quedó a las puertas de la cárcel, casi dos décadas antes.

Sin reflexiones sesudas, ni análisis profundos y por supuesto sin pirotecnias morbosas, ‘Rectify’ solo cuenta con algunas notas de misterio sobre una comunidad de vecinos que esconde secretos. Todo se basa en un ritmo tranquilo, recreándose en los detalles, discurriendo sobre pequeñas conversaciones y con algún acontecimiento aislado imprescindible para que no falten algunos sobresaltos. Es difícil asimilar con naturalidad las dudas sobre la culpabilidad o la inocencia de Daniel. Al ritmo de ese período de integración a una nueva vida y al igual que su protagonista, el espectador avanza sin pausa ni prisa. El tiempo no parece contar alimentando un encanto que no aparece tan a menudo en todas las series del género.

Calificación: 7,5/10
Destacamos: Por fin una historia que, aunque repita con el asesinato de un menor en una pequeña población norteamericana, presenta otro argumento.
Te gustará si te gusta: huir de las series que para resolver la trama tratan de liar y confundir más.
Predictor: No está destinada a cualquier público, pero ya tiene asegurada la segunda temporada.

Etiquetas:

Send this to a friend