ceo / Wonderland

Por | 30 Ene 14, 17:26

ceowonderlandSi ya tenías la impresión de que todo en ceo era algo inasible, el proyecto de Eric Berglund de The Tough Alliance se ha mudado ahora de Gotemburgo a los bosques perdidos del sur de Suecia. No se ha visto su nombre en los carteles de los grandes festivales -tampoco de los pequeños-, ni se le espera, pero los años -y un poco ese carácter escurridizo- han hecho un gran favor a su disco anterior, ‘White Magic‘. Alrededor de 2010 fueron muchos los nombres que sonaron en torno al balearic, a los sonidos tropicales y al chillwave, pero en el caso de ceo había algo más. El disco se abría y se cerraba con ciertas pretensiones clásicas e incluso folclóricas (‘Den Blomsterid Nu Kommer’) y se nutría de cortes tan eufóricos como ‘Illuminata’, tan potentes como ‘White Magic’, tan sentidos como ‘Love and Do What You Will’… El paso de ‘No Mercy’ a ‘Come With Me’ sigue resultando tan apasionante como el primer día y todavía hoy, 500 modas después, es difícil pensar en una música más apropiada para bailar con lágrimas en los ojos.

¿Qué encontramos en esta tardía sucesión de aquel escueto disco de ocho cortes? De nuevo otros ocho cortes extendiéndose durante 33 minutos, en los que el secreto sigue siendo casi el mismo, sólo que ahora con desarrollos más ricos y largos: tantos colores como los que se reflejan (ahora sí) en la portada desplegados en una paleta en la que caben referencias a otros artistas policromáticos como Animal Collective o El Guincho, pero donde nunca se descuida el objetivo. Tanto el estribillo como los arreglos de ‘Mirage‘ remiten a la música tradicional a pesar del envoltorio dado por la producción próximo a Björk (varias etapas a la vez), y lo mismo ocurre con ‘OMG’: el ritmo podría ser el que Timbaland deja caer allá por donde va, bien sea un disco de Nelly Furtado o de Beyoncé, pero la intención de la canción es más profunda, más espiritual.

Atender al manifiesto que presenta el álbum, por el que pasan cosas tan improbables como «un amor perdido o la voz de Rihanna»; o a las a menudo caóticas entrevistas promocionales sigue siendo lo de menos, y apenas sirve para confirmar que estamos ante algo especial. Cuando le preguntan a ceo dónde situaría ese «país de las maravillas» al que alude el título del disco, contesta que le «preguntemos al viento, los lobos, al corazón de Nick Diaz o a las olas». Pero por mucha rabia que te dé la mitificación del personaje, es muy difícil que su música no te lleve a lugares naturales.

Creado con la pequeña ayuda de Kendal Johansson, que ya estuvo en ‘White Magic’, y de Dan Lissvik, al que considera «un hermano pequeño y mayor a la vez» hasta el punto de que la gente se ha pensado que son pareja («todas las chicas le aman y todos los chicos le temen», indica generoso), ‘Wonderland’ deja momentos tan excitantes como el galopante tema titular o el sobresaliente single ‘Whorehouse‘, de letra sucia pero voces inagotables y melodía purificadora. Porque la vinculación con proyectos de new-age a lo Enya (recordad que Panda Bear también es fan) es otra de las claves del álbum, como queda claro en cortes con menos protagonismo de los textos, como ‘In a Bubble on a Stream’ o ‘Juju’, que apenas consisten en sendos «aaah, aaah» y «mmm, mmm».

Pero no puede confundirse la ausencia de letras con holgazanería. Basta recordar lo que hicieron FuGees con ‘Boadicea‘. Aunque alguien considere esto un EP y eso pudiera ser malo (¿no, verdad?), ‘Harikiri’ es una canción muy relevante en el disco y lo mismo sucede con los diferentes pasajes de ‘Ultrakaos’, donde me gusta imaginar un velado homenaje a los Everly Brothers perdido entre samples y capas, donde estoy seguro de que otra gente interpretará otras cosas. Un viaje lleno de imaginación y destinos posibles para un disco que tendría su gracia que no saliera nunca de ese bosque de Suecia (aunque si lo hace, será bienvenido, claro).

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Whorehouse’, ‘Wonderland’, ‘Mirage’, ‘Ultrakaos’
Te gustará si te gusta: ‘Subiza’, Enya, The Sound of Arrows, el anterior
Escúchalo: NPR

Etiquetas:

La Tienda JNSP