‘Philomena’: paseando a Miss Dench

-

- Publicidad -

‘Philomena’: paseando a Miss Dench

PHILOMENADos fracasos seguidos, a su edad, son demasiados. Eso parece haber pensado Stephen Frears después de los fiascos de ‘Lay the Favorite’ (2012) y ‘El gran combate de Muhammad Ali’ (2013). En su nueva película el director inglés ha ido sobre seguro. ‘Philomena’ es lo que en el ámbito anglosajón se conoce como un crowd pleaser, una película diseñada al milímetro para agradar a todo tipo de público. A juzgar por su repercusión, parece haberlo logrado. El espectador medio ha aplaudido a rabiar (es el sleeper o el boca-oreja de la temporada) y el más exigente, que la vio en el festival de Venecia, la ha recibido con la típica mezcla de agrado y condescendencia.

‘Philomena’ es algo así como, salvando las distancias (ésta es mejor), el ‘Criadas y señoras’ de este año (o el ‘Paseando a Miss Daisy’). Por un lado, la película tiene menos capacidad de sorpresa que un regalo del día del padre. Pero por otro, la misma eficacia dramática que, por lo menos, seis de sus compañeras de nominación. Los ingredientes que maneja el director los conoce todo espectador que haya visto más de dos películas en su vida: una historia “profundamente humana” basada en hechos reales, unos actores de probada solvencia, un guión con las dosis justas de comedia y drama, un discurso medido para remover pero sin ofender y una puesta en escena funcional, siempre al servicio de la historia.

- Publicidad -

La receta es más vieja que unas lentejas con chorizo, sí, pero hay que saber cocinarla. Y Stephen Frears sabe. El director mide los tiempos con más precisión que un controlador aéreo. Cuando el drama parece inflarse y explotar en DRAMÓN, lo deshincha con algún gag verbal o una situación cómica. Cuando la diversión se vuelve ligera, la endurece por medio de un flashback melodramático. Y cuando la denuncia escuece (las prácticas poco éticas de la Iglesia Católica, la política reaganiana sobre el SIDA), esparce gotas de mercromina con ternura maternal.

Y luego está Judi Dench, claro. El Oscar se lo va a llevar Cate Blanchett, seguro, pero la octogenaria actriz está fabulosa. Divertida y conmovedora. Si Almodóvar es un gran “director de actrices”, Stephen Frears es una gran “director de señoras”: Glenn Close en las ‘Amistades peligrosas’ (1988), Helen Mirren en ‘La reina’ (2006) y la Dench en ‘Mrs. Henderson presenta’ (2005) y, ahora, ‘Philomena’. 7.

- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas

J Balvin sigue sin contarnos nada sobre sí mismo en ‘Otra noche sin ti’ con Khalid

Hubo un tiempo no muy lejano en que contamos con J Balvin para escuchar temas de reggaetón más interesantes...

‘Otra ronda’: Thomas Vinterberg ya puede ir brindando por el Oscar

Crítica del film en el que los personajes usan una coartada intelectual para, en vez de ir al psicólogo, ir pedo todo el día.