Estrenos de tapadillo: ‘Frío en julio’, ‘Camino de la cruz’, ‘71’, ‘The Skeleton Twins’ y ‘Tusk’

Por | 13 Feb 15, 11:55

Recuperamos cinco reseñables películas que, o bien siguen escondidas en las esquinas de la cartelera o han pasado por ella sin pena ni gloria.

frio-en-julio-‘Frío en julio’ (Jim Mickle): A este director hay que seguirle de cerca. Mucho. El interés de sus películas no para de aumentar: la simpática ‘Mulberry Street’ (2006), la vibrante ‘Stake Land’ (2010), la atmosférica ‘Somos lo que somos‘ (2013) y, ahora esta, uno de los mejores thrillers del año pasado. ‘Frío en julio’ es un chorreante burrito tex-mex cuyo ingrediente principal es el thriller ochentero frito en abundante aceite de western. Su estilizada puesta en escena y su machacona banda sonora remite al cine de John Carpenter, Walter Hill o a los primeros filmes de los Coen. Michael C. Hall, Sam Shepard y Don Jonson derrochan química y carisma en una película que avanza, levantando polvo en los giros del camino, desde una historia de acoso a una de venganza pasando por una trama de investigación policial. Cine de género que debería editarse en VHS. 8,5.

Kreuzweg-‘Camino de la cruz’ (Dietrich Brüggemann): Austera y rigurosa como un cura con sotana, esta película semiautobiográfica (el director perteneció en su adolescencia a la integrista Hermandad de San Pío X, los “kikos” alemanes) toma como referencia las diferentes etapas de la subida al calvario para narrar la historia de un sacrificio autodestructivo impregnado de fundamentalismo católico. Catorce etapas, catorce severos planos secuencia sin apenas movimientos de cámara. Catorce latigazos durante un vía crucis emocional donde vemos el progresivo adoctrinamiento y maltrato psicológico de una adolescente a cargo de la autoridad familiar (la madre) y espiritual (el cura catequista). Como si el ‘Camino’ de Fesser la hubiera dirigido Dreyer o Haneke. 8.

71-efm’71’ (Yann Demange): Siguiendo la estela de Paul Greengrass y su enérgica ‘Domingo Sangriento’ (2002), el debutante (aunque de destacada carrera en televisión: ‘Dead Set‘, ‘Presunto culpable’) Yann Demange da el salto al cine introduciéndose, bien remangado, en las cloacas del conflicto irlandés. Su objetivo está claro: hacer vivir al espectador los enfrentamientos entre los dos bandos por las caóticas calles de Belfast como si estuviera allí. Con un sentido del ritmo apabullante y una utilización de la cámara en mano que corta la respiración, el director construye un nervioso y electrizante thriller, más sensitivo que narrativo, sobre la lucha por la supervivencia y el absurdo de la guerra. Explosiva. 8.

SkeletonTwins‘The Skeleton Twins’ (Craig Johnson): Kristen Wiig es motivo suficiente para ver cualquier película (o serie o programa de televisión o lo que sea). Si encima le acompaña el roba-escenas Bill Hader (aquí en su primer papel protagonista dramático), escribe el filme Mark Heyman (guionista de ‘Cisne negro‘), la dirige el prometedor Craig Jonson (‘True Adolescents’) y la producen «los reyes del mumblecore» (los hermanos Duplass), ver ‘The Skeleton Twins’ se convierte en una gozosa obligación. La película es una comedia tristona y amarga (su tema principal es el suicidio), de convencional estética indie, pero de gran solidez narrativa y calado emocional, que se beneficia de unos diálogos brillantes y, en especial, de la enorme complicidad de la pareja protagonista (viejos compañeros del Saturday Night Live). El indie de siempre sigue funcionando. 7,5.

tusk‘Tusk’ (Kevin Smith): Vale, si hay una película que desentona en esta lista, es esta. Por eso la he puesto al final, para que quien no quiera no siga leyendo. La nueva película del creador de ‘Clerks’ (ya pueden pasar los años y las películas, que Smith nunca se quitará esa etiqueta) se podría calificar como fallida, decepcionante (si es que sigues esperando mucho «del creador de ‘Clerks'»). Una película construida sobre una sola idea, que da más vueltas sobre ella que un perro buscándose el rabo. Las escenas se dilatan sin justificación y el mejunje de ingredientes produce una molesta atonalidad. Pero… hay que verla. ¿Razones? Dos, y bien grandes: Michael Parks, un nuevo doctor Moreau que da más miedo que el lápiz de ojos de Uma Thurman, y su experimento, más WTF que el ‘The Human Centipede’. Hay que verla para creerla. 7.

La Tienda JNSP