Beach House / Depression Cherry

Por | 28 Ago 15, 13:02

depression-cherryDedicar una tarde a escuchar la discografía de Beach House cronológicamente, atendiendo al modo en que Victoria Legrand y Alex Scally han ido evolucionando y desarrollando su sonido ha sido un ejercicio fascinante durante los últimos años. Fueron muchos los que creyeron en primera instancia que ‘Bloom‘ (2012) palidecía en comparación con ‘Teen Dream‘ (2010), aquel tercer álbum que los confirmaba gracias a la magia de canciones como ‘Zebra’, ‘Norway’, ‘Take Care’ o ‘Silver Soul’. Pero ‘Bloom’ era un álbum de largo recorrido y, sin descuidar las composiciones (de ‘Myth’ a ‘Wishes’ pasando por ‘Lazuli’, ‘Other People’, ‘On The Sea’, ‘Irene’…), el perfeccionamiento de su fórmula. Casi sin agentes externos, solo con la ayuda puntual de Chris Coady como co-productor, Beach House profesionalizaban y daban más empaque a su sonido sin renunciar a su personalidad, como si para llegar a la cumbre del dream pop sólo se necesitasen a sí mismos en lugar de empollarse la discografía de Cocteau Twins, This Mortal Coil y Angelo Badalamenti y su colección de guitarras, pedales y sintetizadores favoritos.

‘Depression Cherry’, que por primera vez ha tardado 3 años en llegar, interrumpiendo su costumbre de editar disco en año par, que permanecía inalterable desde 2006, decepciona en ese sentido. La fórmula de lo que identificamos como “sonido Beach House”, tanto en cuanto a instrumentación como en cuanto a la búsqueda de estructuras alternativas que construyen “canciones viaje” (más que “canciones río”), ya no puede sorprender ni alcanzar cotas más altas. Escuchando ‘Space Song’ o ‘PPP’ es difícil no pensar en los trucos e instrumentación de sus últimas obras maestras, ‘Myth’ y ‘Wishes’, que tanto hemos quemado desde su edición.

Sin embargo, como si ellos mismos planearan la filtración de sus discos dos meses antes de tiempo (aunque me consta que no es así), sólo para que al llegar el día de salida la experiencia esté mucho mejor asimilada, ‘Depression Cherry’ sí ha resultado ser otro álbum al que merece la pena dedicar tiempo y paciencia, esa cosa de la que en 2015 el público parece carecer. Los discos de Beach House no prescinden de las bases del pop ni en cuanto a duración ni en cuanto a experimentación, pero las escuchas van revelando ganchos justo donde creías que no los había. No hablo de dar una cuarta o quinta escucha: casi todas las canciones editadas por todo artista mejoran en ese punto. Hablo de que las de Beach House te asaltan semanas después, cuando, donde y de la manera que menos esperabas. Con el tiempo, ‘Beyond Love’ pasa de sonar como una canción reiterativa con respecto a su discografía, casi holgazana y aburrida, a confirmarse como otra auténtica maravilla en la que sumergirse, adictiva en su poética repetición del título y de los “We really wanna know / We really do agree” o en la revelación cristalina de su temática en el bonito final: “All I know’s what I see / and I can’t live without this / could you ever believe beyond love / I really wanna know”.

Lo mismo pasa con la irrupción de la guitarra en ’10:37′ que da un giro a la canción. O con ‘PPP’: ya no es una imitación de tiempos pasados como nos pareció en junio, sino una de sus composiciones más trabajadas y novedosas. Sí, el estribillo está donde dicen, pero también una inusual estructura con parte hablada, muy teatral, en la que va emergiendo uno de sus ya clásicos celestiales punteos, que te eleva más alto imposible en los dos minutos finales, que ojalá fueran diez. Aunque para riff el de ‘Space Song’, acercando a Beach House al pop tanto como la luminosidad de ‘Wildflower’, que como ‘Sparks‘ quizá es una búsqueda de uno mismo a través de un paseo nocturno por la ciudad (ambas contienen ese verbo, “drive”, aunque ellos por supuesto llegaron antes).

Continuando con la teoría de la “canción viaje”, ‘Sparks’, entre guitarras y teclados muy My Bloody Valentine, que hacen sonar a Beach House también más kraut-pop que nunca, nos “conduce” hacia un final subyugante (“Make it / Wave it / Alive”) ante el que sólo se puede asentir. ¿Nos ofrece en el fondo este disco de título agridulce (“depresión cereza”) un punto de esperanza? No especialmente cuando los frustrantes “simplemente así / se ha ido” de la última canción y el universo que se aleja llevándose al ser querido (interesante imagen la de los “ride on” y “ride off”) podrían arrastrarte a las lágrimas. Pero como ellos mismos explican, el disco termina dejando pasar el dolor tras aceptarlo… dando lugar a pocos errores. No encontramos en ‘Depression Cherry’ un salto como el dado entre ‘Beach House’ y ‘Devotion’, entre ‘Devotion’ y ‘Teen Dream’, entre ‘Teen Dream’ y ‘Bloom’, pero sí les mantiene como uno de los grupos esenciales de nuestra década.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘PPP’, ‘Space Song’, ‘Beyond Love’, ‘Sparks’, ‘Days of Candy’
Te gustará si te gusta: My Bloody Valentine, Julee Cruise meets Angelo Badalamenti, y su propio sonido
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Fernando

    Pues para mi gusto se empiezan a repetir bastante, y el disco es un poco rollete. La parte intermedia es insufrible. Lástima que no hayan seguido con la grandeza de “Bloom”

  • uncool

    No es tan bueno como los dos anteriores pero oye, no podemos pedirles que hagan siempre el mejor disco del año… Aún así es muy bonito

  • Faith

    En mi opinión, es un disco sublime, de principio a fin. Emocionante como pocos (‘Carrie & Lowell’, de Sufjan, obviamente). Lo de ‘Bloom’ fue algo inmenso, enorme, pero es que ese disco ya lo hicieron, ELLOS, y si hubieran elegido el camino fácil de seguir esa línea triunfal caerían en lo repetitivo y la autocomplacencia. Para bien o para mal, según se mire, han elegido evolucionar y explorar nuevos terrenos sonoros.

  • Frikotheque

    A mi me ha parecido magnífico, no conocí a Beach House hasta Bloom, album que me enamoró, pero este… son muy diferentes pero la calidad es igual de buena, me alegra escuchar cosas así, ojalá el álbum trascienda en un futuro a la cultura popular.

    Eso si, la base de PPP me recuerda bastante a Clocks de Coldplay, eso no la hace sonar peor, al contrario, es para sonar despierto.

  • Opalo

    Una nueva joya. Podrá ser continuista, poco innovador, y lo que quieras, pero es que la formula les sale ya perfecta. Lo de Victoria Legrand por cierto ya es de escandalo, es evidente que ha habido un proceso de maduración en su voz y su poder es cada vez más incontestable, sobretodo en temas como PPP o Bluebird, esta última por cierto me parece una maravilla. Lo bueno de todo es que los nueve temas parecen dar cada vez más de si escucha tras escucha, y realmente las que quedan…

  • asa ✝

    Es uno de esos discos que se van enraizando dentro de uno con el paso del tiempo, sublime.

  • Esteban Martínez

    Me encantó Bloom, de los discos de aquel año.
    En este no he podido pasar del tercer tema. El segundo es terrible.

  • Carrabouxo

    Hoy en día la verdad es que creo que incluso el concepto de dream pop casi se les queda corto. Suenan simplemente a Beach House, han conseguido su propio sonido, y son jodidamente buenos. Con sus discos siempre me paso lo mismo, los escucho, me encantan tres canciones y después sin pretenderlo vuelvo al disco y me van gustando más temas. Así que comparto la opinión. Esta vez creo que es la primera que escucho un disco suyo y no veo un tema que me parezca insulso, son todos aprovechables (de todas formas necesito escuchar más el disco, como las otras veces). Creo que Days of Candy es de lo mejor que han hecho jamás, menuda preciosidad de tema. Para mí, el mejor grupo de lo que va de década.

  • JP

    Muy aburrido. Están cayendo en picado.

  • Andrés Monzón Simón

    Un disco maravilloso (uno más). La primera escucha te deja diciendo que es un buen disco, poco más, pero a la segunda,… ¡dioses!

  • antonio

    No puedo parar de escucharlo. Me gustan todas y ya lo pongo al nivel de Team Dream que es mi favorito de ellos. Deseando comprarlo YA. ¿Es verdad que la caratula está forrada de terciopelo?

  • Alfredo

    El mejor comentario, no podría definirse mejor; Beach House es Beach House.

  • Doglas Caur

    Estos tipos son buenos, son unos maestors en verdad, y siendo una de mis bandas favoritas, siempre tuve la duda de si decir tal cosa era sólo una opinión personal. Pero con Depression Cherry puedo decirlo y no dudarlo mas. Aunque hayan repetido ciertos trucos de sus discos anteriores, claramente estos trucos se han perfeccionado. Como dicen mas abajo, la fórmula es perfecta, y es que, es muy muy raro que en un disco no haya alguna canción que te quieras saltar, no porque sea mala, si no porque simplemente no se te engancha tanto. Con Depression Cherry no pasa, cada canción es tan buena como la anterior, o simplemente no son comparables la una con la otra, porque cada una tiene su propio mundo. Y por qué lo pienso así? Es simplemente porque a mi parecer, Bluebird, no sonaría de la manera tan magnifica que lo hace, si no vinieran todas las canciones anteriores a cuestas en tu cabeza, y así pasa con las otras, aunque sí, una de las que se eleva un poco más que las otras es Space Song, pero probablemente no sería tan buena si fuera esta la que abre el disco, asi como Levitation tampoco sería tan atrapante si fuera a mitad del álbum. En fin, el disco está tan bien hilado que para mi, es totalmente superior a Bloom, y por ende, el mejor disco del 2015 hasta la fecha.

  • Tituta

    Me pasa que con este disco no consigo distinguir cuando termina una cancion y empieza otra …

  • Martina

    Tenia esta review guardada en favoritos y recien hoy me dedique a leerla,la verdad concuerdo con todo lo que decis. Este album fue el mejor del 2015 para mi,lo disfrute mucho y llore recordando cosas que pasaron y esas letras me hacian recordar. Definitivamente para mi fue un 10/10