Kwabs / Love + War

Por | 27 Sep 15, 22:39

kwabsEs el signo de los tiempos, los discos no venden, triunfan más los singles y hay que ir adaptándose a lo que reclama el público en cada momento. Si quiere dance, le damos dance, y si triunfan Adele y Sam Smith con baladas bigger tan life, pues todo el mundo a publicar baladas.

La mutación que ha ido sufriendo el sonido del británico Kwabs a lo largo de este año, no es algo que hable muy bien de su honestidad. Cuando lo conocimos hace un par de temporadas, llegaba de la mano del vienés SOHN, que producía uno de sus primeros temas, aquel ‘Last Stand’, tan deudor de James Blake como oportuno en un momento en el que otros artistas como Banks o el propio SOHN también se apuntaban al carro del sonido Blake. Podemos llamarlo oportunismo, podemos llamarlo búsqueda de un sonido propio, pero hoy por hoy el deambular entre géneros ha dejado a Kwabs en un limbo en el que no sabemos muy bien cómo tratarlo.

Su disco de debut, ‘Love + War’, es el fiel reflejo de ese devenir. El largo es capaz de ofrecernos lo mejor y lo peor. ‘Walk’ sigue manteniendo su frescura dentro del tracklist y conserva intacta su perfecta estructura pop. Justamente, es el tema que le ha dado su primer éxito a este vocalista (en Alemania ha sido top 1) y brilla en su redondez a años luz del resto de temas que conforman este álbum. A pesar de que no hay nada que esté a su altura, ahí quedan para destacar los sintetizadores de ‘Love + War’ y de ‘Wrong Or Right’ o el toque ochentero de ‘Fight For Love’ y ‘Make You Mine’, dos canciones que podría haber firmado MNEK. Este cuarteto da un poco de atractivo al conjunto y, como canciones independientes, funcionan. El problema es que dentro de la secuencia del disco, ciertamente quedan deslucidas.

Lo que no compro es el resto. ‘My Own’ empieza como ese famosa canción de la banda sonora de ‘La Sirenita’ y termina pareciendo un tema rechazado por *NSYNC, las baladas ‘Perfect Ruin’ y ‘Forgiven’ no sólo van seguidas, sino que la primera juega con el oportunismo del éxito, aún candente, de Sam Smith, mientras que la segunda, con esos aires épicos, no desentonaría en el Festival de Eurovisión. Para rematar la jugada, ‘Layback’, la canción que sigue a estas dos, es otra balada, esta vez con toques r&b.

El resto cumple su misión como relleno en un disco en el que Kwabs parece ir tocando todos los palos que puede para ver si alguno funciona. Ahora que el artista es uno de los invitados en el nuevo disco de Disclosure, ¿tenemos que asumir cuál será el siguiente género que intentará? En definitiva, este primer disco de Kwabs es bastante decepcionante. Con las indudables capacidades vocales que posee, merecía, como mínimo, un largo que no deambulase tanto y mantuviese un sentido de unidad en lugar de darnos todo lo contrario. Al menos con esta secuencia termina por causar simple desinterés.

Calificación: 5,5/10
Lo mejor: ‘Walk’, ‘Love + War’, ‘Fight For Love’, ‘Wrong Or Right’
Te gustará si te gusta: Lo mismo MNEK que las baladas eurovisivas.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:

La Tienda JNSP