MadCool no ha sido MadPool pero sí un poco MadCold

Por | 17 Jun 16, 4:14

hercules

Una vez desechada la posibilidad de que fuéramos a morir ahogados en el estanque bajo MadCool (la broma #MadPool recorría las redes sociales), un documento publicado por El Mundo revelaba que el Ayuntamiento de Madrid ha hecho una rebaja del 95% al festival en el alquiler de La Caja Mágica para su celebración. No le veo mayor interés a la noticia porque sospecho que todos esos logos de ayuntamientos y comunidades que aparecen en los carteles de muchísimos festivales del país tienen algo que ver con acuerdos así. Pero sí me parece interesante la justificación del documento firmado por la responsable de cultura Celia Mayer: “MadCool realizará su primera edición en la ciudad de Madrid buscando situarse en la élite de los festivales nacionales, compitiendo, en cuanto a programación y oferta de ocio, con el Primavera Sound, el Festival Internacional de Benicàssim o el Bilbao BBK Live”.

Tras la celebración de su primera jornada podemos concluir que el festival madrileño todavía tiene que tomar mucho Cola-Cao para equipararse a cualquiera de estos festivales. Nada que objetar a su cartel ecléctico, que sumando, sólo el primer día, público viejuno (The Who), gay (Hercules & Love Affair, Monarchy, Garbage) e indie actual (Lori Meyers, Vetusta Morla) ha reunido a 34.278 personas. MadCool ha logrado ser, saliendo de la nada, todo un acontecimiento para casi todo el público madrileño interesado por la música pop. Sin embargo, la organización tiene mucho, mucho trabajo por delante que mejorar.

La disposición en dos escenarios exteriores nunca coincidentes a lo Dcode, con otros tres en interior en pequeños pabellones, es un acierto, pues te permite ver conciertos a cubierto si llueve o estar al aire libre si te apetece. Pero no sería mala idea que los 5 escenarios estuvieran señalizados o siquiera nombrados de alguna forma para ser identificados y distinguidos entre sí. Los carteles con una flecha “to everything” que había por todas partes tenían que ser una broma. A su vez, la ausencia de cuartos de baño dentro de los pabellones se traduce en que, si sales un momento, puede que no puedas volver a entrar al concierto que estabas viendo o que tengas que subir a gradas porque el aforo está completo.

Nada de beber cerveza entonces, pero en ocasiones tampoco es que se pueda: debido a la escasez de barras y a los errores de lectura de las pulseras inteligentes para pagar, hay colas de un cuarto de hora para pedir una bebida en todas las barras excepto la del Escenario 5, que está tan escondido que juraría que el 90% del público asistente ni lo ha encontrado ni sabrá jamás que existió. Tampoco parecen muy preparadas las barras: a eso de las 22.00 horas ya no hay vino (para kalimotxo, no os hagáis ilusiones) en algunas, ni disponen de hojas de reclamaciones.

Frío ha hecho, pero han sido todos estos inconvenientes, sumados al peor bocata de festival (pollo) que recuerdo desde el Summercase o la hora larga de espera para pillar un taxi, los que han hecho del festival una experiencia algo fría, muy poco emocionante. Tampoco ha acompañado el sonido en absoluto en la mayoría de los conciertos. A eso de las 19.00 desconocía que el de Tom Odell iba a ser uno de los mejores shows desde el punto de vista técnico que iba a presenciar en toda la noche. El británico se presentaba tontamente con un “I come from London, England” (si entiendes esta frase probablemente sepas donde está esta ciudad) y ofrecía un set preparado sobre todo para su lucimiento como vocalista (más que el de sus coristas, desde luego). Aunque abusando de las mismas estructuras canción tras canción, esto es, inicio minimalista al piano, desarrollo in crescendo… las técnicas de Muse encantan al respetable y en su escenario cada vez había más público. Con la llegada de ‘Another Love’, ya sabéis, récord de móviles al alza.

manel-madcool

Era fácil adivinar que la cumbre del concierto de Manel iba a ser algo así: un cierre con ‘Teresa Rampell’ y ‘Sabotatge’. El problema es que el cuarteto catalán no termina de funcionar como un grupo de pop-rock al uso. En ‘Benvolgut’ se echan de menos los vientos, en ‘Boomerang’ y sobre todo ‘Ai, Dolors’ el intimismo; y cuando el concierto trata de despegar hacia lo llenaestadios, como con la divertida ‘La Serotonina’ o las dos últimas canciones, la cosa no termina de entusiasmar. La voz de Guillem Gisbert suena demasiado por encima en los momentos más tranquilos, y el sonido conjunto es demasiado batiburrillo en los más bailables. Lo mejor, como siempre, la coreografía del grupo, esta vez durante ‘Sabotatge’.

A Låpsley, acompañada de tres músicos pese a lo minimalista de su propuesta, le tocó en el Escenario 5, por el que casi nadie se pasó, y además salió con un grave problema técnico que le impidió cantar parte de la primera canción. Tras manipular unas cuantas veces la petaca de su micro y pelearse con el técnico durante ‘Falling Short’, mejoró tímidamente con ‘Cliff’, ‘Dancing’ y ‘Painter’. Pero entonces aparecieron ellas: dos Erasmus borrachas (o drogadas) hablando incluso en las primeras filas más alto de lo que todo el grupo de Låpsley conseguía sonar. Toda razón para perderse a The Who, que tocaban casi a la misma hora, se disipó. Por cierto, las Erasmus continuaban metidas en ese pabellón un par de horas después incluso aunque no actuaba nadie, quizá porque era la única barra en la que se podía pedir, quizá porque no llegaron a descubrir que fuera había otro festival.

Dudo mucho que el concierto de The Who lograra ser un conciertazo para las decenas de miles de personas que acudían a MadCool. A lo sumo lo sería para las personas que estaban de la torre de sonido para adelante. Detrás de esta no había pantalla -sí en los puestos de comida, pero sin sonido- y lo que llegaba a la explanada abarrotada era demasiado vago. Con todo, el grupo ofreció un concierto energético que empezó fuerte con ‘I Can’t Explain’, ‘Substitute’, ‘Who Are You’ y ‘The Kids Are Alright’ (con proyecciones de ‘Quadrophenia’), enseguida se desprendió de ‘My Generation’ y ofreció sonidos variadísimos entre solos de guitarra y la electrónica ‘Baba O’Riley’, con proyecciones robóticas y casi un lyric video para el karaoke. Apuesto a que The Who escogieron su horario. Empezar de día e ir terminando (ya sólo quedaba ‘Won’t Get Fooled Again’) con ese espectáculo ya de noche no se paga con dinero.

TheWho

Quizá por la dificultad de acceder a la pista de La Caja Mágica (así de deficiente es el tema de la señalización) pocos llegaron a escuchar los primeros acordes de unos Monarchy que se lanzaban -prácticamente en solitario- a tocar ‘Dancing In The Corner’, una canción que aprovecharon para hacer un emotivo homenaje a las víctimas de Orlando. A partir de ahí, el directo de Andrew Armstrong y Ra Black solo hizo que crecer. Sonaron sus mejores temas: ‘Disintegration’, ‘Black Widow’, ‘The Beautiful Ones’… y desataron un locurón con sus dos versiones: un mash-up entre ‘Video Games’ de Lana del Rey y su tema ‘Phoenix Alive’ y una versión completa de ‘Lithium’ de Nirvana. Todo coronado con dos apoteósicas ‘Dance Like Hell’ (celebradísima por el respetable, y eso que se publicó hace un mes escaso) y una emotivísima ‘Living Without You’. Con un sonido impecable y derrochando elegancia británica sobre el escenario, se convirtieron en uno de los conciertos obligatorios de la noche. Lolo Rodríguez.

Garbage han sacado disco esta semana, según Shirley Manson “hace cuatro días”. Aunque no se haya enterado de que ahora los álbumes salen los viernes en todo el mundo, la noticia es que el grupo decidió pasar casi totalmente de ‘Strange Little Birds’ pese a las buenas críticas que está cosechando. Aparte de ‘Empty’, alguna cara B favorita de los fans como ‘#1 Crush’ -en este caso dedicada a sus admiradísimos The Who, que acababan de tocar- y ‘Automatic Systematic Habit’, que funciona estupendamente para abrir, el show estuvo lleno de “grandes éxitos”. Faltó ‘When I Grow Up’ pero no ‘Stupid Girl’ y ‘Special’ hacia el principio, despuntó ‘Why Do You Love Me’ con una Shirley tirada en el suelo, emocionó la dedicatoria a la comunidad LGTB de ‘Sex Is Not The Enemy’ (“siempre tendréis un amigo en nosotros”) y triunfaron ‘Only Happy When It Rains’ y la final ‘Cherry Lips’ y muy especialmente ‘I Think I’m Paranoid’ y ‘Push It’ seguidas. De nuevo, el sonido no era nada nítido, con la voz de Manson a menudo ahogada por los instrumentos, pero esta no ha perdido nada de su carisma, bajándose a jalear al público, etcétera. Alguien dirá que el pelo rosa no le beneficia en nada, ni el abuso de primeros planos del montaje, pero ya sabéis lo que suele cantar: “I am not as pretty as those girls in magazines”. Por cierto, Butch Vig, ¿todo bien?

Hercules & Love Affair empezaron su concierto dedicándolo a las víctimas de la matanza de Orlando. En otro momento del set, un desinhibido Andy Butler, que no tardó demasiado en quedarse sin camiseta (aunque no se quitó gorra y tirantes), dio las gracias por poder tener un trabajo en el que podía ser él mismo. Acompañado de un par de vocalistas que no son ANOHNI pero entretienen a cualquiera que guste de la tradición queer, y de un chico a los sintes más, Butler fue desgranando una colección de hits de ritmos house y sonidillos acid, que incluye ‘I Try to Talk To You’, ‘Do You Feel the Same’ y, en penúltimo lugar, la celebrada ‘Blind’. Un hito de canción de los que no se escuchan todos los días en vivo.

El Guincho tuvo que sufrir la coincidencia con Vetusta Morla, programados nada menos que cuando el metro ya estaba cerrado, a las 2 de la mañana de un jueves, con Digitalism, y encima la frialdad del Escenario 5, casi secreto. En cualquier caso era la primera vez que podíamos escuchar en vivo las canciones de ‘Hiperasia’ -hay muy pocos guiños a sus hits pasados en su set- y el formato cuarteto con todos los músicos en primera plana es atractivo. ‘Cómix’ no necesita a La Mala Rodríguez para funcionar (hace su parte el percusionista) y ‘Rotu seco’ es ya un “highlight” de su repertorio, pero bien es verdad que aún no a la altura de ‘Novias’ -la primera canción que levanta de verdad al público-, o por supuesto ‘Bombay’. Después de esta, pulla a Vetusta Morla al agradecer que prefiriéramos su concierto: “gracias por no ir a Vetusta. ¿Son la polla, no?”. Está claro que no se lo parecen.

El set, frente a unos pocos cientos de personas, se cierra irónicamente con ‘Mis hits’. Casi una metáfora del coitus interruptus que ha supuesto la primera cita con este festival, tan necesario en la ciudad como largo el camino que le queda por recorrer.

Fotos Oficiales MadCool.

  • train’s chakachá

    A ver, creo que no pasa nada porque digáis las cosas como son, de hecho lo estáis haciendo pero parece que queréis ser buenos…A este festival le queda muuuucho si quiere, ya no posicionarse sino simplemente permanecer. La organización de un festival en el que se prevé una asistencia tan masiva tiene que estar mucho mejor planificada. De coña lo de las pocas barras que hay, lo de que al “birra-man” haya que pagar en efectivo cuando en todo momento han dicho que el pago es con la pulsera, insuficiente el espacio de restauración para unas 30.000 personas, el laberinto para llegar a los escenarios (to everything…really??), muchas pulseras no funcionan (el supuesto único medio de pago), cooooolas y cooooolas para todo, si estás en pista no puedes ir al baño (había gente meando dentro de las pistas, en un rinconcito oscuro)… y así mil cosas. Además del sonido, en general bastante regulero, de los escenarios en los que estuve (3 y 4, además de los principales).
    Creo que a la organización le ha venido muy grande este festival, desconozco si es falta de experiencia, de medios o de ganas….o será que vengo del Primavera y claro…

  • Santiago Reyero

    Parking: El parking habilitado estaba a
    30 minutos andando. Vale, esto lo pasamos por alto ya que había
    habilitado un autobús con alta frecuencia de paso por lo que ningún
    momento hubo que hacer espera. Lo divertido era que la reserva online
    valía 7 pavazos al día y que cuando llegas al parking nadie te pide la
    reserva. ¿Qué sucede entonces?. Parking petadísimo de gente que ha
    pagado como yo (losers) y gente que no ha pagado. Y mucha gente
    intentando acceder al parking y sin poder aparcar justos cuando me
    dirigía al festival (entiendo que al final tras mucho discutir pudieran
    aparcar en zonas no habitlitadas a ello dentro del parking.

    – Sistema cashless: No entiendo como aún nadie se ha dado cuenta que NO
    funciona en festivales grandes. En el Tomavistas fue un lujo, pero
    habría una décima parte de la gente del MadCool. La mitad de las
    tarjetas no debían funcionar. En mi caso, recargué via app y cuando fui a
    pagar no funcionaba. Ale, vete a hacer cola a una caseta para que te la
    activen.

    – Colas: En el Primavera Sound no tuve que hacer ni una sola cola para
    pedir bebida ni para pedir comida. Para pedir bebida muy pocas barras y
    todas llenas siempre de gente. Para pedir comida, enormes colas.

    – Baños: Causa –> ¿Quién ha tenido la maravillosa idea de montar
    unos baños en alto a los que tienes que acceder a través de una estrecha
    escalera?. Efecto –> Apelotonamientos de gente intentando acceder a
    los escasos baños que había. ¿Hola avalancha?

    – Sonido: Pésimo el sonido del Stage2. Dos grupos (Lori Meryers y
    Garbage) y en ningún momento ninguno de los dos sonó bien

    – Resto de escenarios: ¿Alguien pudo entrar?. No estaba avisado que el
    3-4-5-6 eran aforo limitado (lo cual yo ni me había enterado), por lo
    que cuando intentas llegar, si eres capaz porque dentro de la caja
    mágica no había ni una sola señalización. Ah bueno, miento, había miles
    de carteles que ponían “To Everything”. Y la gente que estaba allí pues
    poca idea tenía para ayudar

    – “Sostenibilidad”: Muy bonito el mensaje de sostenibilidad. Pero cuando
    los vasos de caña los tienes que pagar (2 pavazos) y los vasos de mini
    son de plástico de usar y tirar, algo falla. O todo o nada. No me vengas
    con la milonga de ser un festval sostenible cuando el 70% de las
    consumiciones son minis de cerveza y los vasos acaban en el suelo. Tiene
    toda la impresión de que los vasos que pagas al final lo único que
    quieres hacer es sacar un extra de dinero,
    – Aforo: Menos mal que redujeron el aforo a 40000 personas y no a 54000
    como es el máximo permitido en el recinto. 14000 personas más ya hubiera
    sido el caos

  • Francisco Javier Indignado Hin

    A la organización le cedo el beneficio de la novatada por ser su primer año, pero deberían tomar nota si quieren existir el año que viene.
    El sonido era enclenque en el escenario principal desde la mitad para afuera, no se entiende cuando los 2 escenarios externos no se solapaban.
    La indicación de ‘las cajas’ (los escenarios internos) brillaba por su ausencia (el escenario 5, 2 y 3 todavía son un misterio para mí).
    Lo del cashless y sus continuos fallos ha sido un poco vergonzoso. Y lo de poder pagar con cash a los birraman nos ha pillado a muchos con el pie cambiado
    Por lo demás, bien (aprobao)

  • Warp

    Es imposible que haya un bocata peor que el del Summercase. Ingerir aquel horror fue épico.

    Sólo se me ocurre un ingrediente peor y no voy a mencionarlo aquí pero ya os lo podéis imaginar.

  • Dale_Cooper

    No es solo que no hubiese indicaciones para los escenarios pequeños, es que encima los carteles de las entradas al escenario Avalon y Green estaban intercambiados (no diré nada ya de poner nombre a los escenarios, y cambiar alguno, a un par de días del festival).

  • Exactamente eso me pasó a mí: por ser legal y no querer mear dentro de la pista, fui a salir… y cuando me quise dar cuenta no me dejaban volver a entrar.

    Un mini recién comprado (y que mis amigos se beberían diciendo algo así como “¡por Lolo!”), el concierto recién empezado y yo, que he salido volando de Garbage para ver esto, y me quedo en la puta calle por ir de legal. Encima los guardias de seguridad tipo chuletas, e incapaces de ayudar. ¿Por qué nadie te dice que subas a las gradas y se limitan a repetir “aforo completo”?

    En serio, un escenario sin baño, y con una sola barra. WTF?

    Total, me agarré un taxi y me piré a casa con un cabreo considerable.

  • Ana

    Yo vengo del Primavera y, por supuesto, no se puede comparar una primera edición con las 16 del otro (que también recordemos sus problemas con pagos, y ya con unos añitos de experiencia). Leyendo las críticas, veo que ayer tuve mucha suerte porque, quitando la experiencia dentro de la caja mágica dónde intenté acceder a pista a ver The Kills y me encontré sin indicaciones, la entrada a pista cortada y tener que verlo en la grada (el único sitio por el que conseguí entrar), el resto de mi noche la pasé en los escenarios principales y la experiencia, para ser una primera edición, me resultó mejorable pero muy agradable para lo que esperaba. En los baños, cola pero rapidita (esto ya tocando Garbage); tanto en The Who, como Garbage y Editors, conseguí posicionarme bastante cerca sin esfuerzo (y sin la sensación de agobio de gente) y para mí, sonaba bien. Sí tardé en descargarme la aplicación, pero no me falló la pulsera ni una vez y no tardé más de cinco minutos en conseguir bebida en las barras de los escenarios de fuera. Por mi parte, a parte de señalización y accesos, se tienen que esforzar muy mucho en el tema comida. Todas las food trucks tan guays, con dos o tres personas cocinando para colas de 50 personas mínimo, en el mismo espacio… insuficiente. Haciendo alusión al primavera de nuevo, con sus puestos también muy guays de comida, siempre tienen el típico trailer de feria con sus salchipapas, sus lomo-queso y sus churros y eso es lo que más eché de menos ayer, sinceramente… Contando sólo con el primer día (ya veremos hoy y mañana), si arreglan estos errores, creo que esto promete.

  • lorelei

    Lo de las barras para servir bebida, los camareros sin orden y desbordados, LOS CARTELES con palabras como ACESSO y WHIT y los baños en los recintos interiores totalmente de acuerdo. Pero vamos que es la primera edición, un poquito de paciencia, que las redes dan voz a muchísima gente que ya tira espuma por la boca, pero que debe ser hipercomplicado montar un festival y no tener fallos, vuestros adorado PS tb tiene y bastantes, lo importante es que aprendan a solventarlo. Yo no comí nada mal. Una cosa que nadie comenta la CM ha hecho un seguimiento del Festival nulo….qué menos que foto/video de cada artista que actuara, o al menos de 4 xDDDDD

  • train’s chakachá

    Pues nada, que hoy te inviten tus colegas en compensación al mini que perdiste, y a pasarlo bien!!

  • muy mal

    Un par de humildes comentarios:

    gran reseña para Digitalism….. se confirma o que los tenéis ninguneadísimos o que no hay nadie en la crew que tenga el más mínimo interés por ellos…. por cierto, han sacado disco.

    Y la otra, es que sigo esta web desde hace mucho, y siempre había leído comentarios de los madrileños quejándose de la poca música en directo que les llegaba en comparación con Barcelona. Me da a mi que la tendencia ha cambiado des de hace meses, y se ha multiplicado con la llegada del nuevo gobierno municipal (no me atrevo a decir si es coincidencia), y se programan muchas más cosas interesantes, pero es que ahora todo son quejas y críticas (antes y después de celebrarse). UN poco de paciencia que seguro que falta experiencia! :)

  • train’s chakachá

    Hombre, yo personalmente me quejo simplemente como consumidor, porque espero recibir un servicio en consonancia a lo que pago. A mi me da igual que sea su primera, quinta u octava edición. La cuestión es que hay cosas que no son de recibo, como no poder ir al baño si estás en pista porque, directamente, no hay baño. O las colas que se montan para pillar algo para comer, teniendo en cuenta que no te permiten meter comida. Claro que debe ser hipercomplicado montar un festival, no lo dudo, pero hemos pagado unos 100€ por cabeza para poder disfrutar del evento con unos mínimos servicios. Es como si vas al corte inglés, te compras un traje por una pasta y cuando ves que se le descosen las costuras te responden “es que es el primer traje que hace este sastre, es hipercomplicado hacerlo, el siguiente seguro que le sale mejor”.

  • Santiago Reyero

    Hay muchas cosas que son de sentido común (los baños, las barras, las señañizaciones, la comida…) que no se pueden permitir por “falta de experiencia”. Otras son puro azar (el sistema cashless) que mala suerte si te sucede (que se lo digan al PS que estuvo muchas horas sin nadie poder consumir ese año hasta que aceptaron efectivo). Y luego otras que son de timadores, como el parking o los vasos “sostenibles”

  • minipimer

    Lo del descuento del 95% me parece la hostia. A favor de que sea haga el descuento necesario para que el festival sea viable mientras no suponga un coste, pero un descuento del 95% para un festival que agota el aforo o que por lo menos mete decenas de personas, evidencia el verdadero precio de mercado de este estadio (cualquier evento que ocupe este estadio va a ser un evento de ocio muy importante) y el burbujón inmobiliario y despiporre con el que se planificó, y que supongo hemos pagado todos.

  • àlex

    Es reseñable los fallos de la organización (¿sólo 15 minutos para pillar una birra? Sebas, dime dónde, yo tardé hasta 30), pero….

    ¿Sólo fue un redactor a cubrir 6 escenarios? ¡No 5! Estaba mal indicado, pero los horarios lo ponía bien clarito.

    ¿Ni el más mero interés en llegar pronto a ver a Alondra Bentley o Lucía Scansetti?

    ¿Morgan (escenario 6)?

    Anyway…

    ¿The Kills, hola, dónde?

    ¿No sentisteis “Jo, Competeixo” como uno cumbre como lo sentimos en el público? Éxtasis.

    ¿No fuisteis al MEGAfiestón de Django Django (por primera vez en España, creo) donde se vio a los seguratas echar a la gente a empujones por aforo completo? Me tuve que ir a bailar a las gradas.

    (Vaya rompepiernas hacer seguido Monarchy, Django y Hercules.)

    Es obvio que no se puede cubrir sólo con un cronista, que es lo que parece, ante la falta de contenido y cobertura del festival. Pero oye, centraros en echar mierda al festival y en cubriros de gloria con ese MEGAtitular del artículo…. Seguimos con la mala baba, sólo con mala baba, en vuestras opiniones. Aquí os he dejado la mía.

  • Sandra Riba

    Yo lo siento mucho, pero no pienso volver a ese Festival en mi vida. Todas las explicaciones de que es un Festival nuevo etc etc se pueden entender. Pero aún así hay elementos muy básicos, como los que se han comentado (y muchos otros) que deben considerarse un must en cualquier evento pretendidamente masivo.
    Y la desorganización, desgana y caos con el que se ha llevado este Festival me lleva a pensar que posiblemente otros elementos como la seguridad tampoco hayan estado bien cuidados. Y eso si no pasa nada no se nota, pero en el momento que haya problemas, puede ser muy pero que muy peligroso.

    Sonar, PS y tantos otros son Festivales que han empezado con mucha mayor humildad, en recintos pequeños y creciendo progresivamente, madurando también como eventos y resolviendo los defectos año a año. Pretender entrar en el calendario de grandes eventos como elefante en cacharrería ya es sospechoso a priori, pero después de ver el desastre y, sobretodo, la pasividad del primer día, de sospechoso pasa a peligroso.

    Es evidente que nace de un intento desesperado del nuevo gobierno de Madrid por poner la ciudad en el mapa de eventos multitudinarios (lo del hastag #madridescool es de vergüenza ajena, es como pretender ahora que Paul McCartney es cool, ni con calzador), pero, como todas las situaciones forzadas, chirría por todos lados.

  • Keoki

    ¿Crónica de la segunda jornada habrá?

  • sabild

    “Aunque no se haya enterado de que ahora los álbumes salen los viernes en todo el mundo..”

    Probablemente porque su trabajo no consista preocuparse de esas frikadas..

  • Carrabouxo

    No he ido al festival y no voy a opinar sobre algo que no he visto (el intento por montar algo en Madrid me parece loable, pero también es cierto que los madrileños deberían ser conscientes de que non son el puto ombligo del mundo, y que en “provincias”, como dicen algunos, muchas veces se hacen mejor las cosas), pero el título de esta noticia da vergüenza ajena… por favor, que sea una web desenfadada no significa que pongáis titulares tan estúpidos.

Send this to a friend