Two Door Cinema Club / Gameshow

Por | 26 Oct 16, 23:36

two-door-cinema-clubConocimos a Two Door Cinema Club cuando los fichaba Kitsuné, entre lanzamientos de Hot Chip, Simian Mobile Disco o Digitalism, cuando los recopilatorios del sello eran una mina para descubrir a artistas como Lo-Fi-FNK o Pnau. Ellos eran uno de los grupos menos electrónicos de aquel séptimo recopilatorio de 2009 que se abría con ‘Something Good Can Work’, y que incluía remezclas de Delphic, La Roux, Crystal Fighters o Phoenix, pero a nadie le parecía especialmente estridente porque los primeros singles de Two Door Cinema Club estaban hechos para la pista de baile por muy guitarreros que fuesen.

Los irlandeses han sido uno de los grandes hallazgos de Kitsuné, llegando a ser top 2 en las listas británicas e incluso top 20 en las americanas con el disco anterior, pero para su tercer álbum han decidido reinventarse, virando precisamente hacia la electrónica y en concreto hacia el sonido de los mencionados Phoenix, a los que suenan y mucho en el single ‘Are We Ready (Wreck)’ y en otras canciones como ‘Lavender’, que parece incluso próxima a Hurts.

Como han ido indicando en las entrevistas de promo, ‘Gameshow’ es una crítica a la dictadura de las redes sociales, la obsesión con la tecnología, el gadget o la app de moda, todo ello lanzado casualmente al mercado a la vez que el estreno de la tercera temporada de ‘Black Mirror’. La competitividad y la necesidad de aprobación por parte de los demás ocupan la letra del corte titular («I’m a girl, I’m a ghost, I’m a gameshow / Nobody wants me / Fried over-easy») mientras otras lidian desesperadamente con la alienación y el sufrimiento, como ‘Good Morning’, un deseo de reencontrarse con uno mismo para estar bien («I’m a sinner, I’m the victim / I’m an alien when I’m myself») a pesar de lo que pueda conllevar («I’m a healer, I’m a fixer / I’m a present danger to my health»).

Es lógico que sus reflexiones sobre la sociedad de nuestros días lleguen con este revestimiento electrónico, aproximándose a los territorios de Duran Duran precisamente en un tema llamado ‘Ordinary’, o a David Byrne en otro titulado ‘Surgery’. A la música electrónica de los 70 y principios de los 80 (Kraftwerk, Human League) le encantaba imaginar el siglo XXI, así que nada mejor que recuperar los sonidos de aquellas décadas para explicar en qué nos hemos convertido, parece haber pensado el grupo.

El álbum, no obstante, también se acerca a otros terrenos, como el rock electrónico de Muse en el estribillo de ‘Gameshow’, a la balada minimal tipo ‘Not In Love’ que es ‘Invincible’ o al disco, con un tema directamente llamado ‘Fever’ y un par de falsetes a medida que avanza el largo que se les han ido bastante de las manos. Es ahí cuando te das cuenta de que sus letras suenan demasiado graves y tocan temas demasiado espinosos como para que Two Door Cinema Club resulten tan festivos como unos Scissor Sisters, y a su vez su música demasiado hedonista como para llevarnos a reflexión alguna.

Calificación: 6/10
Lo mejor: ‘Are We Ready (Wreck)’, ‘Bad Decisions’, ‘Gameshow’
Te gustará si te gustan: Duran Duran, Scissor Sisters, Phoenix
Escúchalo: Spotify
Cómpralo: en Amazon.

La Tienda JNSP