Quantcast

Bunbury: «No tengo ninguna aspiración de artista de culto»

-

- Publicidad -

Bunbury: «No tengo ninguna aspiración de artista de culto»

bunbury_El próximo viernes 20 de octubre Bunbury publica ‘Expectativas‘, un nuevo disco de estudio que ahonda en ese sonido más contemporáneo que ya mostró en ‘Palosanto’ y que será presentado con una minigira otoñal en recintos de medio a gran tamaño de capitales como Santander, Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia y Zaragoza –toda la info, aquí–. Días antes tenemos la ocasión de charlar con él –vía mail, por una razón concreta que explica– sobre los recovecos de este nuevo álbum, su poso político-social, la herencia de Bowie o su admiración por Arcade Fire y LCD Soundsystem, además de su personal visión, producto de su dilatada experiencia –primero en Héroes del silencio, luego en solitario– y una postura inquieta, del panorama musical. Aunque, de momento, no traga con el reggaetón.

Mi primera pregunta es un poco como de Telediario, pero creo que es inevitable… El disco se titula ‘Expectativas’. ¿Cuáles son las tuyas sobre este lanzamiento? ¿Qué impresión te gustaría que sacara la gente de estas 11 canciones?
Intentamos siempre hacer el mejor disco posible, contando con las herramientas de las que dispones. Las canciones compuestas para la ocasión y tu talento para llevarlas al lugar que crees que les corresponde. Cuando editas un disco, el deseo siempre es el mismo, que esas canciones encuentren su destinatario, y que emocionen y las disfrute cuanta más gente, mejor. No tengo ninguna aspiración de artista de culto. Me gustaría gustar a mucha más gente. Pero no estoy dispuesto a realizar cambios que comprometan mi propuesta artística.

- Publicidad -

¿A qué te refieres? ¿Qué se te ha pasado alguna vez por la cabeza que hayas dicho «no, esto no puedo hacerlo»?
No me refiero a nada en concreto. Podría darle un determinado giro a una canción, a la producción de un álbum o a mi carrera entera, de manera que se acercara más a lo que funciona comercialmente en un momento determinado. Simplemente, no se me pasa por la cabeza hacer ese tipo de concesiones.

«Mis etapas más claras parece que se puedan dividir en trilogías»

- Publicidad -

Musicalmente es un disco muy rockero, continuando la línea de ‘Palosanto’, con numerosos sonidos sintetizados que hacen difícil ubicar la obra en un tiempo o un estilo concreto. ¿Llegaste a hastiarte del perfil más blues-rock fronterizo dylan-stoniano que mantenías en la pasada década?
Mi etapa inmediatamente anterior, miraba hacia las raíces del r&r: el country, el folk, el blues, hillbilly… Fueron tres discos que aunque tienen sus características individuales, pertenecen a esa búsqueda: ‘El Tiempo de las Cerezas’ (2006), ‘Hellville de Luxe’ (2008) y ‘Las Consecuencias’ (2010). Antes venía de una trilogía más centrada en el Mediterráneo, el cabaret y lo latino: ‘Pequeño’ (1999), ‘Flamingos’ (2002) y ‘El Viaje a Ninguna Parte’ (2004). Así que mis etapas más claras parece que se puedan dividir en trilogías. Ahora vengo de ‘Palosanto’ (2013), que es un disco que ya apuntaba a maneras más contemporáneas. Aunque creo que es en este ‘Expectativas’ en el que más claramente quedan apuntados mis intereses actuales. Los sintetizadores analógicos y digitales, secuenciadores y guitarras y baterías procesadas, junto al saxo más free y cercano al afrobeat.

Pregunto esto porque ‘La actitud correcta’ tiene un claro punto glam, ‘Lugares comunes, frases hechas’ y ‘Al filo del cuchillo’ unos bajos muy funkies… ¿Tenías una intención manifiesta de abrirte a nuevas texturas e influencias?
Creo que es un disco más contemporáneo, más alejado de ticks rockistas y con una producción más interesante y actual. Qué haya componentes más bailables me parece interesante, aunque no es la primera vez que lo hago. Pero sí que creo que esta vez, el disco tiene un carácter más homogéneo.

Vuelves a repetir como productor. ¿Te encuentras especialmente cómodo estando a los mandos? ¿Te han propuesto o te has planteado producir a otros artistas?
En mi carrera solista solo he contado con Phil Manzanera como productor en dos ocasiones. El resto de mi discografía la he producido yo. No estoy muy interesado en dejar mis discos en otras manos y que se transforme el concepto sonoro que deseo. Quizás si en algún momento dudo y no tengo claro cuál es el paso a seguir, sea entonces un buen momento para probar a trabajar con alguien.

«En mi caso, la producción es absolutamente innegociable. Me parece parte sustancial de lo que hago»

Ese «no estoy interesado en dejar mis discos en otras manos» es muy tajante. ¿Se debe a malas experiencias? ¿Cuándo decidiste que sería así?
No son malas experiencias. Son experiencias normales, que he podido disfrutar, pero… Cuando he trabajado en canciones sueltas con otros productores, en proyectos paralelos o lo que sea, veo cómo el proyecto se aleja, un poco o un mucho, de lo que tengo en la cabeza. Hay artistas de todo tipo. Algunos no se dedican a la producción, o no es algo que les importe tanto o no se sienten capacitados. En mi caso, la producción es absolutamente innegociable. Me parece parte sustancial de lo que hago.

Curiosamente, en un momento del cortometraje que avanzaba ‘Expectativas’ vemos que te encuentras incómodo con algo y te marchas de estudio. ¿Es más agotador trabajar así, llevando tú el peso de toda la dirección artística?
Bueno, es un momento en la grabación en la que no te sientes capaz de enfocarte lo suficiente. En una grabación hay momentos de todo tipo. De duda, confianza, alegría, emoción, descubrimiento, azar, magia, seriedad, sensatez o locura. Pero sí, como bien dices, participar como compositor, intérprete y productor te obliga a desdoblarte en múltiples ocasiones y no siempre estás en el lugar que te corresponde con el enfoque que necesitas. Pero es parte del trabajo y, creo, he aprendido a hacerlo y organizarme más o menos bien, la mayor parte del tiempo.

Una de las características de este disco, y de las cosas que encuentro más interesantes, es la profusión de vientos, sobre todo de saxos, que no puedo dejar de relacionar con David Bowie. ¿Qué supuso para ti su desaparición? ¿Has podido ver la exposición ‘Bowie Is’?
No, no la he visto todavía. Espero verla si coincide con mi próxima visita a la ciudad. Soy muy fan de Bowie. Es quizás mi influencia más importante. Aunque es difícil escapar de su influencia. Casi toda la música blanca que se hace en el mundo viene de influencia directa de Bowie o de Dylan. Son las dos influencias más potentes sobre la música popular.

«[En ‘Expectativas’] se buscan refugios en el Arte y en el Amor, principalmente, para aislarte y disfrutar de razones importantes por las que merece la pena levantarse cada día»

Ya la nota de prensa establece la relación de este disco con ‘Palosanto’, entre el contenido político-social de aquel y de este. Si entonces, en canciones como ‘Despierta’, se invitaba precisamente a eso, a levantarse y combatir con el empuje y la ilusión que supuso el 15M y otros movimientos para la ciudadanía, ‘Expectativas’ parece bajar los brazos, resignado al chocar una y otra vez con la realidad. ¿O queda esperanza?
Es cierto que es un disco más oscuro y con poco lugar a la esperanza. Aunque que creo que, en la segunda parte del álbum, se buscan refugios en el Arte y en el Amor, principalmente, para aislarte y disfrutar de razones importantes por las que merece la pena levantarse cada día.

‘Expectativas’ quiere retratar una distopía a lo ‘1984’, ‘Un mundo feliz’ o ‘Diamond Dogs’ que es tristemente muy parecida a nuestra realidad. ¿Qué es lo que te ha movido para escribir estas letras tan crudas y directas?
No hace falta mirar mucho a tu alrededor, ni leer demasiados periódicos, para llegar al descreimiento en nuestros gobernantes y su escaso interés por nuestro bienestar. Aunque este no es un disco político, solo intento reflejar un momento social concreto que es el que nos ha tocado vivir.

En algunas de ellas (diría que la más clara es ‘Parecemos tontos’) apuntas a la responsabilidad del ciudadano medio por encima de la de la clase política con la situación actual, y en ‘Supongo’ aludes a una evolución cíclica que nos impide salir del mismo punto. ¿Piensas que la situación es cada vez más irreversible?
Por supuesto que existe la posibilidad de revertir el curso de los acontecimientos. También es cierto que no se ve ni la voluntad ni el empuje ni la capacidad de lucha suficiente. Pero eso es a día de hoy. Puede que mañana cambien las cosas y pequeños detonantes o voluntades sinceras ayuden y nos veamos en un momento evolutivo distinto.

Imagino que el fondo tras ‘Cuna de Caín’ quizá es más genérico, pero cualquiera diría que está inspirada por la situación de estos días en Cataluña, ¿verdad?
Pues no está inspirada ni remotamente en el tema. Es una canción que escribí hace tiempo y está basada en una relación entre dos personas que no se soportan y necesitan poner tierra de por medio para na acabar el uno con el otro.

«Vetusta Morla y Love of Lesbian (…), León Benavente, Viva Suecia y Rufus T. Firefly. Todos ellos me parece que tienen un talento incuestionable»

‘La actitud correcta’ parece hablar de la estandarización del arte, e incluso aludes a un músico figurado que asegura que “su nuevo disco será la hostia” pero no tiene “ese no sé qué”. ¿Quién dirías que sí tiene ese pellizco/duende/lo-que-sea en nuestro país?
Hay muchos artistas que me parece que tienen algo único y especial en generaciones anteriores a la mía y que su larga trayectoria les avala. Y en la generación inmediatamente posterior a la mía veo grupos como Vetusta Morla y Love of Lesbian, con personalidad clarísima, en música y textos. Y otros que vienen y habrá que seguir, como León Benavente, Viva Suecia y Rufus T. Firefly. Todos ellos me parece que tienen un talento incuestionable.

¿Qué le dirías a quien te acuse de oportunista por mojarte ahora en cuestiones políticas y no haberlo hecho durante años?
El primer disco con canciones comprometidas fue posiblemente ‘Avalancha’ (1995) y ‘El Viaje a Ninguna Parte’ (2004) tenía también algunas canciones que mostraban posicionamientos claros. Y, claro, mis dos últimos discos de estudio: ‘Palosanto’ y ‘Expectativas’. De todas formas, no creo que haya que defenderse de ese tipo de acusaciones. No existe oportunismo menos productivo que pronunciarte en un país en el que el linchamiento está a la orden del día.

Se ha vuelto un arquetipo decir que el rock ya no es lo que era, que hay demasiado reggaetón y pop, que la música de guitarras es cosa del pasado… y, sin embargo, al margen de 4 o 5 artistas pop, en nuestro país la mayoría de los artistas jóvenes que venden discos –que al final es la vara de medir el éxito de nuestra generación, creo yo– siguen siendo bandas y artistas como Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Los Planetas, Lori Meyers o tú mismo. ¿No crees que hay cierto victimismo, en realidad?
Supongo que tienes toda la razón y que en alguna ocasión hayamos pecado de victimismo. En mi opinión, el momento de la música de nuestro país, y el de las escenas colombiana, mexicana, argentina y chilena, es excelente. Discos y autores de gran calidad, con quizás algo menos de exposición en radio y tv que en otras décadas. Pero, creo también tenemos la posibilidad, vía streaming, de escuchar más música que nunca, y puedes atender a lo que ocurre en otros géneros como la electrónica, el country, el pop comercial o el jazz. Del reggeatón, no sé nada apenas, porque apenas lo he escuchado y lo que he escuchado no me pareció ni interesante, ni digno de reseñar. Pero puedo estar equivocado y que haya un Bob Marley o un John Lennon o un Miles Davis que desconozca.

«[‘Reflektor’] es un disco fantástico. Soy muy fan de Arcade Fire y de LCD y creo que James Murphy mostró una cara fascinante del grupo»

Vuelvo a la nota de prensa, donde se cita ‘Reflektor’ de Arcade Fire como posible reminiscencia para ‘Lugares comunes, frases hechas’. ¿Ha sido un disco que te haya influido o gustado especialmente, hasta el punto de que se cite ahí?
Es un disco fantástico. Soy muy fan de Arcade Fire y de LCD [Nde: Soundsystem, obviamente] y creo que James Murphy mostró una cara fascinante del grupo. Me encanta que veas esa reminiscencia en ‘Lugares comunes…’, uno descubre detalles donde menos lo espera. Ha sido una influencia (obviamente no la única), sobre todo en el diseño de producción.

Sabemos, por esas interesantes playlists que haces con lo que más te gusta de cada año, que estás muy al día de lo que pasa en el pop y el rock mundial. Por curiosidad, ¿estás entre los que adoran o los que odian el nuevo disco de los canadienses?
A mí no me parece el mejor disco del grupo, pero no me parece en absoluto un mal disco. Creo que tiene canciones muy buenas por las que más de uno de los que los critican darían un brazo o una pierna. Y aunque sea solo por “Creature Comfort” ese disco ya merece la pena. Creo que no hace falta posicionarse radicalmente entre el amor y la falta de respeto. Entre medio, se encuentran más detalles válidos y sutiles.

«O eres de Bowie o eres de Dylan. O sea, o te interesa el presente o te interesan las raíces. A mí me interesan los dos»

¿Sientes que es una responsabilidad para un artista estar al día en lo que pasa en la música? Pienso que es algo que es muy poco común, especialmente en artistas de tu generación y anteriores, y que sería muy sano e inspirador.
Creo que hay dos corrientes principales. O eres de Bowie o eres de Dylan. O sea, o te interesa el presente o te interesan las raíces. A mí me interesan los dos, pero por lo general a los músicos, sobre todo llegados a determinada a edad, empiezan a interesarse por saber de dónde viene lo que hacen y cada vez tiran más atrás hasta, como le pasa al propio Dylan, hacer música anterior a su propio nacimiento.

Por ejemplo, ¿qué dirías que te ha aportado colaborar con León Benavente o DePedro, o Vetusta Morla?
He colaborado mucho con artistas de distintos géneros, latinos, hispanos e incluso algún anglosajón. Y siempre es bueno, aunque sea por un momento, ponerse en la piel de otro autor. Comprender, asimilar sus recovecos, sus trucos y sus giros. Es parte de un aprendizaje que no debemos abandonar.

Por último, quería preguntarte qué hay que hacer para eso que, de tu generación, apenas tú y tus propios paisanos Amaral habéis logrado y parece tan difícil en este país: mantener vuestra vigencia durante décadas, uniendo a varias generaciones de público.
Las fórmulas del éxito o de la conexión con el público son complicadas de transmitir. No sé si era Boy George quién decía que era un 75% trabajo, un 20% talento y un 5% suerte. Yo no creo en la suerte. Creo que lo que proyectas es con lo que te encuentras.

Llama la atención que alguien como Enrique Bunbury escoja responder sus entrevistas vía mail, no personalmente, cuando precisamente suele preferirse lo contrario. ¿Por qué te resulta más cómodo?
No me resulta más cómodo. Todo lo contrario. Invierto mucho más tiempo y esfuerzo. Pero creo que merece la pena. Pienso mejor lo que quiero decir. Cuando son cara a cara, respondes lo primero que se te ocurre. Y, además, así me aseguro un poco más, el que aparezcan las respuestas escritas correctamente. Creo que de esta manera todos salimos ganando.

Lo más visto

No te pierdas