‘Entre dos aguas’: ¿puede ganar el Goya la película menos comercial?

Por | 02 Feb 19, 11:43

“¿Tú piensas que yo voy a vivir mucho tiempo?”, pregunta el hermano recién salido de la cárcel al hermano que trabaja en las Fuerzas Armadas en un momento de la película ‘Entre dos aguas’. La respuesta o el simple planteamiento de la cuestión lo dicen todo: no parece haber mucha esperanza en este mundo para Isra, el protagonista desarraigado de esta nueva cinta de Isaki Lacuesta que se hacía con la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián. Saltando desde un puente para pegarse un chapuzón, abriéndose un pie en canal mientras se busca la vida, subido en una escalera de 4 metros de altura para cambiar las flores a su padre muerto o reconociendo sus pensamientos suicidas en un momento de debilidad; su vida parece estar pendiendo de un hilo a todas horas del día.

‘Entre dos aguas’ -como el disco de Paco de Lucía– es la segunda parte de ‘La leyenda del tiempo’ -como el disco de Camarón-, una película documental que Lacuesta presentó en 2006, acercándonos al mundo de estos dos hermanos de San Fernando (Cádiz) y también al de una enfermera japonesa que visita el sur de España obsesionada con la música de Camarón y con hacerse cantaora. Lacuesta ha prescindido aquí de aquella suerte de Rosalía wannabe nipona (aunque la música de la nueva es de sus colegas Refree, Kiko Veneno y Niño de Elche), centrándose ahora en la vida cotidiana de los hermanos, mucho más relevante a nivel social, y añadiendo un punto de ficción más marcado que en la primera película. Aunque hay un par de escenas fundamentales que subrayan su hiperrealismo: la del parto y una escena de sexo entre Cheíto y su mujer.

Lo normal es menos impresionante, pero solo a primera vista: Isra y a Cheíto peinándose la barba, calentando agua o haciéndose un tatuaje, junto a planos llenos de simbología como ese pilotar de un helicóptero o ese triste arrastrar de la chatarra encima de una carretilla al salir de un almacén. El detalle en ellos provoca que días después de su visionado continúes pensando en los protagonistas o que ansíes esa tercera parte de una trilogía, ese deseado “final feliz” que alguna vez ha mencionado el director. Pero también ha provocado que la cinta sea la que menos ha recaudado y va a recaudar entre las 5 principales nominadas a los Goya. Puede que el público hubiera agradecido algo menos de metraje, puede que siempre venda más un retrato bien descarnado y dramatizado a lo ‘Rosetta’; pero puede también que la popularidad de proyectos similares en la ficción, como el Globo de Oro a Mejor Película de ‘Boyhood‘, le haya quitado algo de factor sorpresa. 7.

  • David Fernández Núñez

    Creo que no contestas a la pregunta que haces. Si en 2008 le dieron el Goya a la magnífica La Soledad, también pueden dárselo a Entre dos aguas. Pero será para El Reino.

  • Maximiliano Sebastián Díaz Gon

    Me encantó Entre dos aguas.

Playlist del mes

Send this to a friend