‘Dolor y gloria’: el ajuste de cuentas definitivo de Pedro Almodóvar

Por | 20 Mar 19, 23:59

Nada más empezar ‘Dolor y gloria’, Salvador Mallo, el álter ego que Pedro Almodóvar ha construido a través de Antonio Banderas, reconoce que le ha costado 32 años reconciliarse con ‘Sabor’, uno de los filmes que rodó en los 80. Afirma que después de verlo por primera vez desde que se estrenara hace tres décadas, le parecía bueno. “La película sigue siendo la misma, Salvador”, le responde su secretaria. “Eres tú el que ha cambiado”.

Esto, que parece solo una anécdota, explica mucho sobre la última y bastante cuestionada etapa artística del manchego. Esa en la que muchos se han empeñado en repetir una y otra vez que aquella frescura de la que hacía gala hasta principios de los 90 había desaparecido para ser sustituida por la afectación y el artificio. Como si aquel director que retrató como nadie la España de entonces hubiera perdido el pulso encerrándose en una burbuja donde ya solo tienen cabida su círculo más cercano, referencias snob y, por qué no, también cierto clasismo.

Es bastante posible que después de ‘Dolor y gloria’ más de uno de esos descreídos que se han ido quedando por el camino todo este tiempo vean también con otros ojos el cine más reciente de Pedro. Aunque eso, en el fondo, es lo de menos. Porque no, esta película no va de Almodóvar cerrando cuentas pendientes con su público, sino consigo mismo. Otra cosa es que a la vez que aprende a perdonar sus errores del pasado también lo hagamos nosotros con los nuestros. Y claro, eso duele mucho. Casi tanto como la retahíla de enfermedades que el propio Mallo admite padecer. Claro que esas se alivian con receta. Lo otro, no se supera ni con toda la heroína del mundo.

De ahí que haya especialmente tres secuencias en esta película que resulta imposible visionar sin sentir que vas a colapsar y que, por cierto, tiran por tierra el mito de que Almodóvar solo es bueno dirigiendo a mujeres: el monólogo teatral de Asier Etxeandia, el reencuentro de Banderas con Leonardo Sbaraglia, y sobre todo, la conversación en la terraza de casa con Julieta Serrano. Tres escenas en las que, además, todos los intérpretes siguen a rajatabla algo que Almodóvar cuela en otro diálogo de la película: “Cuando hacéis drama a los actores os encanta llorar, pero los mejores son los que contienen el llanto”. Afortunadamente, eso no va por nosotros.

Pero que nadie se piense que ‘Dolor y gloria’ es un continuo sufrimiento. Al contrario, para aquellos que llevamos toda la vida creciendo con su cine, esta cinta es un verdadero regalo. Primero porque durante todo el metraje aparecen temas, personajes y frases que conectan con su filmografía sin que sientas que ya te lo han contado. Es verdad que en cierto modo se cierra una trilogía que comenzó con ‘La ley del deseo’ y que continuó con ‘La mala educación’. Pero aquí también están los fantasmas de ‘Volver’, las angustias creativas y vitales de ‘La flor de mi secreto’ y, sobre todo, la complejidad formal de ‘Hable con ella’.

De hecho, esta es junto a la película que le valió el Oscar al mejor guion la historia más complicada que jamás ha contado Pedro. Una donde conviven sin necesidad de sus clásicos carteles explicativos distintos espacios temporales y distintos planos de realidad y ficción. Que todos estos capítulos parezcan el mismo demuestra un dominio de la narración cinematográfica al alcance de muy pocos. Que lo consiga desde la sinceridad total, con Almodóvar atreviéndose incluso a mostrar la dirección real en la que vive actualmente en Madrid, ya es un verdadero milagro. 9.

  • ᗰᗋᗰᗋԌしᗋᗰԱГ

    Ganas! La semana que viene vuelvo a España sólo por verla, “Julieta” me dejó muy buen sabor de boca, pese a que la encontré algo “Light” y ésta espero que me de el Almodóvar que espero!

  • David Fernández Núñez

    Ganazas de verla. Parece que es el mejor Almodóvar desde la unanimidad de Volver o la controversia de La Piel que Habito.

  • Williamreid

    Ojalá sea verdad que la película se merece un 9 y no sea la critica de un fan adepto al cine del manchégo. Para ir a verla tendré que hacer un esfuerzo y comerme con patatas mis prejuicios hacia Banderas, Cruz y los últimos culebrónes Almodovarianos. Me cuesta mucho creer que a estas alturas nos sorprenda con algo fresco que no hallamos visto antes, pero si así fuera no tendré problema en reconocerlo. Veremos.

  • mardebering

    ¿controversia La Piel que Habito? a mi me parece una de sus mejores películas, partiendo de una historia inverosímil, que en otro director seria grotesco en él es un peliculón.

  • nachob

    Beatriz Martínez (para mí, una de las mejores en crítica de cine hoy en día) la ha puesto por las nubes en “Fotogramas” y casi todos los medios coinciden en lo buena que es. Imagino que el viernes llegará Boyero y se la cargará y esa será la crítica que quedará para sus detractores (esos que no ven su cine).

  • I read †he bes†

    Se veía venir el bombazo!!!! Por fin Pedro!!!!

  • Cuanto más críticas leo, más ganas me dan de verla. Con “Volver” ya me quedó la sensación de que el Gran Almodóvar seguía vivito y coleando, digan lo que digan Boyero y compañía. Y esta película tiene toda la pinta de que lo va a confirmar por todo lo alto. Voy a ver si consigo entrada para el viernes a primera hora que pueda.

  • Atleasttheskyisblue

    La expectación de la nueva peli de Almodovar es como el nuevo album de Madonna

  • Williamreid

    Si, sorprendentemente está teniendo buenas criticas, que pena porque a sus detractores nos encanta criticarlo.

  • Williamreid

    A mi me pareció un culebrón-dramón rebuscado y disparatado, rizó el rizo muy bien rizado.

  • Mons Martyrium

    La mayor virtud de Almodóvar es hacer de su narcisismo un espejo del costumbrismo patrio, sea en dramas o comedias siempre intenta ser cercano aunque sus historias sean un cúmulo de sus filias más mundanas que en principio no interesan más que a unos cuantos… y sin embargo es supuestamente nuestro director más importante.

    Sigo quedándome con sus primeras películas, aunque sean cutres aún no estaban comidas por su propio universo, que acabó saturándome un poco (incluso valoré esa meada fuera de tiesto que fue “Los amantes pasajeros” porque al menos quiso volver al absurdo a secas). Pese a todo, como dicen abajo, al final ya es tradicional no perderse ninguna de sus historias, habrá que verla.

  • happy

    Tuve la suerte de verla ayer y creo que leyendo tanta crítica entusiasta va ha haber gente decepcionada con la peli. Que nadie espere un volver ( y mucho menos una mala educación ) ya que aquí utiliza una estructura narrativa mucho menos barroca y sin una estructura traducciónal. La peli son los recuerdos de un director en crisis, recuerdos que no siguen hilo conductor de un modo muy claro . Eso si … actores soberbios , y algunas de las imágenes más bonitas y tiernas de su cine (atención a toda la parte de la infancia porque es hermosa ) . Buena peli … pero no sé si tan buena. Y yo amo a Pedro . Pero No siento que me conmueva ni me apasione del todo.

  • Meme

    El rizo ya estaba rizado en la novela la cuál adapta Pe e e e DROOOOOO

  • Robinsonn

    Pues le ha salido un peliculón. Me ha encantado!

  • FERNANDO COLINO

    Spoilers alert
    No veo la obra maestra por ninguna parte, solo un hype tremendo porque a alguien se le ocure hablar de sí mismo (como si fuera la primera vez)
    Aparte del egocentrismo absoluto, en el que todo lo que no pasa por él no tiene importancia, centrandome en la peli me parece pedestre, como poco: cosas cien veces explicadas y dichas, parece como si avanzara a trompicones; casualidades más peliculeras que el cine clásico, encuentros directamente imposibles y algunos diálogos sonrojantes.
    Y sobre todo…de verdad está siendo tan sincero o está dando lo que la gente espera de él? No es el final una muestra de que en el fondo todo es ficción y nos está vendiendo su verdad?
    Porque todo lo demás, esa infancia de imágenes idealizadas, pintor idealizado, decorados ideales, es tan buscado, tan adrede!
    Podríamos entrar en ejemplos pero ya solo la presencia gratuita de Rosalía lo dice todo

  • Fui a verla el sábado, y se confirmaron mis expectativas (que eran muy altas, como ya he comentado por aquí): es un peliculón, entre las mejores de Almodóvar: ¿Qué hecho yo para merecer esto?, Mujeres al borde de un ataque de nervios, Volver y Dolor y Gloria. No tengo claro en qué orden, pero tengo clarísimo que Almodóvar ha bordado Dolor y Gloria.

    El guión es impecable; los saltos en el tiempo están magníficamente ejecutados, y la historia es consistente y conmovedora en muchos momentos. Hay varias escenas modélicas, empezando por la de las lavanderas, la mudanza a la nueva casa, el despertar del deseo viendo al albañil, el monólogo… Hay mucho corazón, que no te restriegan por la cara, pero que consigue emocionarte.

    No sé quién habrá sido responsable del casting, pero hay que darle una matrícula de honor. Todos los actores y actrices lo clavan, empezando por un Banderas que verdaderamente habita la piel de Almodóvar, y siguiendo por Asier Flores, el niño que es un prodigio de naturalidad, Penélope que demuestra (por enésima vez) que su talento sobrepasa de lejos su belleza -que ya es decir-; Sbaraglia necesita muy pocos minutos para ponernos patas arriba con lo que deja entrever; y Etxeandia (al que desconocía totalmente), cuyo monólogo no es más que la punta de un iceberg de buen hacer interpretativo. Julieta Serrano es la guinda en este reparto impoluto, y no me extraña que Almodóvar le escribiera más minutos a última hora.

    La dirección de Almodóvar es exquisitamente contenida. No hay muchos directores que puedan conseguir transmitir tanta hodura con tan pocas alharacas, y teniendo en cuenta su trayectoria previa, esto es un halago grande.

    Magnífica, en resumen. Ojalá mantenga este nivel muchos años, y ojalá reciba el cariño que se le debe en su país, donde seguimos, como siempre, jugando a tirar tiritos a los que sobresalen. Porque en Francia ya tienen claro, hace muchos años, que es uno de los Grandes.

Send this to a friend