Franz Ferdinand y Cupido, entre lo mejor del FIB en un año de crisis para varios macrofestivales

Por | 23 Jul 19, 11:35

El FIB cerraba esta edición el domingo sumando entre sus cuatro jornadas un total de 114.000 asistencias, siendo la más concurrida la del sábado con 37.000 espectadores y la que menos el jueves con 18.000, en la que solo se abrió uno de los escenarios para actuaciones en directo. Son datos inferiores a los del año pasado como recoge Europa Press, y en la línea de lo que ha sucedido con otros festivales, como ha sido el caso del Sónar, que se celebraba a la vez, por primera y única vez en julio, pasando de 126.000 a 105.000 asistencias; y tras la cancelación del Doctor Music Festival por la mala acogida de público al cambio de recinto, pese a contar con estrellas de primera fila en su cartel. Incluso Primavera Sound ha presentado cifras muy desiguales de asistencia por días (63.000 espectadores el sábado, 10.000 más que el jueves) y Bilbao BBK Live colgaba el “sold out” el viernes pero no el resto de jornadas, pasando de 120.000 espectadores a 112.800 en total, bajando en su caso tan solo un 6% la asistencia popular según elEconomista. Mad Cool ha pasado de reunir 80.000 espectadores al día a una media de 46.000. Fotos: Pau Bellido.

A la espera de lo que pueda suceder con las ediciones de 2020, artísticamente el domingo del Festival de Benicàssim aún encerraba algunas sorpresas en lo artístico, como fue el caso de la rapera Paigey Cakey o un concierto de Cupido que nos dejó completamente entusiasmados sobre su futuro. Paigey Cakey salió tarde y bastante ratito después de que su DJ hubiera saltado al escenario para pinchar, haciéndonos pensar en el modus operandi de Lauryn Hill. Por suerte la londinense no nos hizo esperar tanto, y pronto mostró su habilidad para comunicarse con el público, que podía ser escaso pero era muy entregado. Entre los momentos cumbre, el tema que dedicó a las “single ladies”, ‘(I Don’t Need a) Boyfriend’ o ‘Motorola’. En un momento preguntó cuánta gente había de Reino Unido entre el público y resultó que había más españoles contra todo pronóstico: las cifras oficiales sitúan en un elevado 60% la presencia de público de nuestro país, y no al revés. ¿Tendrá algo que ver el Brexit?

Inmediatamente antes, Cariño convencieron de que lo suyo va para largo, con un repertorio ya bastante consistente que incluye ‘Llorando en la limo’, ‘Canción de pop de amor’ o la nueva ‘:(‘. Apenas las bases de ‘Bisexual’ se negaron en principio a sonar con normalidad, pero por lo demás, muy entretenidas. E inmediatamente después de Paigey Cakey, Soleá Morente apareció acompañada de su gran banda, entre la cual volvió a deshacerse en elogios hacia Alonso de Napoleón Solo, en un concierto que, gracias a su inspiración melódica en el flamenco, puso un punto definitivo de variedad en el cartel.

Cupido es la banda que ha formado Pimp Flaco con el grupo Solo Astra y en principio uno podía pensar que estos, que presentaban un perfil de popularidad mucho más bajo, eran los que iban a salir verdaderamente beneficiados de esta curiosa unión. Pero después de verlos en directo, no queda tan claro. Evidentemente el carisma de Pimp Flaco, actuando sin camiseta, descalzo y portando únicamente unos pantaloncitos de boxeador, está fuera de toda duda; pero la noticia es que el concierto se diferencia de manera muy evidente de la propuesta en vivo de otros artistas de música urbana por el componente orgánico. La voz de Pimp Flaco no puede estar más pasada por el Autotune y los filtros, pero no hay más pregrabados. Todo lo demás es en vivo, a diferencia de lo que sucede incluso en los conciertos de Rosalía y C. Tangana, y no hay que ser un lince para comprender que eso repercute en la energía y las vibraciones que creas entre el público. Durante las interpretaciones de ‘Milhouse’ o ‘Telepatía’, el público va creciendo, también su entusiasmo; respondiendo bien a la llamada de Pimp Flaco a los tarareos “llamada y respuesta” “a lo Freddie Mercury” según su propia presentación, y la comunión es colectiva por supuesto durante los dos hitazos del grupo, ‘Autoestima’ y ‘No sabes mentir’. Ha aparecido el colega Kinder Malo para hacer ‘A veces’ en directo, pero incluso era innecesario: Cupido suenan en vivo incluso mejor que en disco.

Ezra Furman salió a por todas en el Escenario Carrefour con una banda de rock de sonido atronador, tan cañero como el vestidito estampado y la melena que mostraba. Tras arrancar con temas de enorme nervio como ‘Restless Year’, fue introduciendo otros nuevos más reposados, haciéndonos recordar a la estudiada calma que tenían los temas más tranquilos y evocadores de Lou Reed. Por desgracia, me perdí ‘Love You So Bad’, que parece que iba al final del set, porque nos esperaba el conciertazo de Franz Ferdinand en el escenario principal. Puede que los de Alex Kapranos no fueran el cabeza de cartel, pues ya no actúan en España ellos solos en recintos del tamaño de Madrid Arena, pero se siguen comportando como si lo fueran. Ellos se lo creen y el público se lo cree al verlos, porque el arsenal de hits que acumulan en sus discos sigue sonando tan bien como siempre, y la fuerza contenida en su repertorio desde el segundo cero empezando con ’No You Girls’, ‘The Dark of the Matinée’ o ‘Do You Want To’ no la consigue cualquiera. Funcionan ‘Walk Away’ coreadísima por el público y todavía el clásico cierre con ‘Take Me Out’ y los 10 minutazos de ‘This Fire’. También hay que romper una lanza a favor de sus últimos singles: se desconoce por qué ‘Always Ascending’ o ‘Love Illumination’ han calado menos porque desde luego no lo merecían.

Mientras cambiaban el escenario de Franz Ferdinand por el de Vetusta Morla, tenías ocasión de comprobar en la lejanía cómo el set de Octavian lucía más entretenido en vivo que en disco, especialmente cuando su repertorio consiente momentos tan pop y comprensibles por todos como ‘Feel It’. Finalmente, el concierto de Vetusta Morla en el FIB no tenía nada que ver con el visto recientemente en Mad Cool, pues pertenecía a su gira de celebración de los 10 años de su exitoso debut ‘Un día en el mundo’. Era el grupo de Tres Cantos el verdadero cabeza de cartel sobre el papel, muy merecidamente después de haber convocado a 38.000 personas en La Caja Mágica de Madrid ellos solos presentando su último álbum, si bien es cierto que tampoco convocaron especialmente a más gente que Franz Ferdinand, quizá porque el 40% de asistencia guiri queda casi excluido de un fenómeno de este tipo. Vetusta Morla por supuesto repasaron con un sonido impecable y mimo canciones como ‘La cuadratura del círculo’, ‘Copenhague’ o ‘Sálvese quien pueda’, con un delicadísimo tratamiento de las baterías y las percusiones extra. Hay algún guiño a su discografía posterior, supongo que a lo que encuentran más afín cronológica o estéticamente, como ‘Maldita dulzura’, pero apenas alguna canción de aquellos tiempos, como ‘Año nuevo’, me parece a la altura de las que han ido haciendo después. Para mí Vetusta Morla están ya muy por encima de esto y de las proyecciones a lo “lo lo lo lo”. Pucho recordó que vino hace 22 años al FIB como público por primera vez, lo cual le sitúa como todo un pionero, y rogó por la supervivencia del festival en medio de esta pequeña crisis. Ojalá se escuchen sus palabras, pues con mejor o peor cartel, con unos dueños o con otros (hay rumores de nueva compra por parte de Arenal Sound), el FIB ha continuado siendo uno de los festivales mejor organizados, más divertidos, con mejor selección gastronómica y menos espera en barras y baños de nuestro país.

  • Warp

    La burbuja de festivales se desinfla.

  • GinTONIC

    El problema respecto al tema de la asistencia es el que ya se lleva comentado desde hace tiempo. Cada vez hay más festivales y, además, coinciden en fechas (o están en fines de semana consecutivos).

    Por una parte, a nivel de usuario, creo que nos beneficia el hecho de que cada vez haya más porque reduce los desplazamientos y tal vez se evita la masificación del festival (el jueves y el sábado en el BBK se estaba de lujo).
    Otro asunto es que esta reducción de asistentes pueda afectar a la calidad de los mismos en cuanto a la variedad de cartel, organización, medios, etc… por causas económicas.

  • mardebering

    Es que llevar a Vetusta Morla a todos los festivales ya es una coña, cansinos, los festivales quieren pillar de todos lados ejemplo Sonar y claro la gente se cansa, la gente quiere exclusividad y ser “únicos” a donde van, ejemplo Resurrección Fest que cada año tiene más gente…. Es como todo, cuando mezclas mucho suele quedarse en mierda el resultado.

  • Atleasttheskyisblue

    un festi en cada pueblo

  • Eclectic

    Que son muy pesados con la puñetera moda de los festivales es algo que llevamos diciendo desde hace años. Un festival en cada lugar por cojones y como consecuencia mala organización y peor selección de artistas (A los que se les pueda llamar así) todo por un poco de postureo.

  • Àlex

    Ya era hora. Salen de bajo las piedras. Es algo espantoso. Y la verdad es que hasta los grandes dan pereza de cómo se están quedando… si la culpa al final la tendrá el Primavera con su viraje al trap y sus ansias de diversificar ahaha

  • Àlex

    ¿Pero y Franz Ferdinand aún tocan??! Esa es la notícia.

  • Carabiruri

    Sois unos románticos del FIB, pero ya a nadie le importa…

  • Carabiruri

    Cambio generacional, y la chavalada no tiene tanto dinero para ir a este tipo de cosas pagando tal cantidad de dinero. Y lo peor no es eso, lo peor es que por mucho que quieras hacer un festival urban y te vendan que es mayoritario y demás monsergas, no es así, todo está más compartimentado, y dentro de diez años si quieres hacer un festival que lo pete tendrá que ser muy ecléctico, y eso tampoco gusta a todo el mundo… O bajan los precios o pintan bastos. El Primavera ha hecho una campaña de marketing salvaje diciendo que lo han petado y no han vendido ni de lejos tantas entradas y abonos. Lo nuevo es que dicen que han mejorado los accesos sin ampliar metros (que me lo expliquen). Van a tener que estrujarse la cabeza los festivales en el futuro me da.

  • Carabiruri

    pues llevamos 25 años con la puñetera moda xDDD

  • nachob

    A mí sí, que vivo al lado y puedo ir andando.

  • Eclectic

    Bueno… Al principio la situación creo que no era como actualmente. Había varios festivales para un público concreto, la gente escuchaba indie porque le gustaba y pasaba de imposiciones.

    Ahora existe una saturación de festivales a nivel nacional por moda y es lo que ha provocado esta situación donde los carteles se repiten parcialmente o son pobres en artistas de renombre.

    Bajo mi punto de vista amigo. Creo que antes era diferente.

  • Antarctic Monkeys

    Es que no es ni medio normal que hasta el tato monte festivales

  • Antarctic Monkeys

    Sabias palabras gatunas.

  • Warp

    Me das endivia. El año que viene me planto en tu casa con la colchoneta de unicornio.

  • nachob

    Creo que el público inglés (el que impulsó en su día el FIB) en estas fechas también tiene un montón de festivales en Francia con carteles estupendos. Y ese público nunca ha tenido muchas ganas de escuchar a grupos españoles en el FIB. La ventaja era el tiempo: sol y playa; pero el año pasado cayó tal tromba de agua (no en horario de festival) que muchos se habrán replanteado si volver o no.
    Y luego creo que sobrevaloramos al público español. Si seguimos JNSP es obvio que nos gusta el pop, pero somos una pequeña minoría en este país, en el que el gusto por la música cada vez es menor. En mi entorno laboral, por ejemplo, casi nadie sabe quiénes son Arctic Monkeys o Beach House y de Kanye les suena que es un rapero casado con Kim Kardashian. Un festival como el FIB, si quiere llenar, necesita a alguien que conozca todo el mundo , alguien de esa liga muy pequeña en la que juegan Cure, Depeche Mode, Morrissey, PSB , Killers (de ahí el éxito del año pasado), Bjork, Nick Cave, Arcade Fire, Wilco o radiohead. Alguine de quien puedan contra “yo los he visto” a sus amigos, aunque solo conozcan 1 o 2 canciones suyas. Es decir, el “mundo real”.
    El FIB necesita gente del “mundo real” para ser tan rentable como hace unos años. y, desde luego, el cartel de este año no era como para tirar cohetes: yo he ido por proximidad y no todos los días, pero sin especial ilusión.

  • Carabiruri

    Entre 2002-2004 te tendría una envidia insana, hoy en día la verdad es que no xD

  • nachob

    Y los años anteriores a los que comentas también fueron geniales. Eso sí, lo del último día del 97 es difícil de superar.

  • nachob

    Te tomo la palabra.

Send this to a friend