Pablo und Destruktion canta a ‘Gijón’ y a Rambal, “mucho más que un marica, un héroe nacional”

Por | 22 Nov 19, 8:50

Pablo und Destruktion no publica disco desde ‘Predación‘ (2017), pero para este viernes 22 de noviembre había anunciado el lanzamiento de una canción llamada ‘Gijón’ que no ha decepcionado en absoluto. El artista asturiano, que ya había hecho de ‘Limonov, desde Asturias al infierno’ uno de sus mayores éxitos, canta en este tema in crescendo a su ciudad cuando “era pequeño”, recordando a algunos de sus protagonistas y lugares más emblemáticos. Spoiler: el Gijón de hoy ya no le gusta tanto. “No me convenceréis, yo lo vi de pequeño / Eso era libertad, esto aburrimiento”.

El artista canta a viejos “marinos”, “pescaderas”, “putas en los burdeles” y “macarras” en contraposición a los “turistas” que hacen fotos en la ciudad hoy. Pablo ironiza sobre lo que ahora se entiende por progreso (“Que se muera el civismo y viva Cimadevilla”), concluyendo que hoy en día: “solo importa el dinero, ¿dónde quedó el orgullo? / era lo que querían, malditos europeos / volvernos puritanos, blandos, gordos y muermos”. Pero ‘Gijón’, a quien da un verdadero protagonismo es a Rambal, transformista asesinado en la ciudad en 1976.

Pablo cuenta en la letra del tema que “en el puerto de Gijón ahí andaba Rambal / por las noches de hembra, por el día chaval / Bromas, sexo y delito, verdadera bondad / Mucho más que un marica, un héroe nacional”. De verdadero nombre Alberto Alonso Blanco, Rambal ha sido objeto de un libro recientemente. Su autor, Miguel Barrero, le considera el “primer asistente social” y “en cierto modo precursor de drag queens y travestis”. Sobre su asesinato, Pablo se atreve a cantar: “mejor 10 puñaladas, que 1 minuto de miedo”.

Pero lo mejor de todo esto es que aunque no comulgues con algunas de sus sentencias, Pablo und Destruktion sabe manipularnos a través de lo musical para llevarnos donde quiere. A través de una de sus conocidas interpretaciones vehementes, histriónicas, el artista nos conduce junto a una serie de medidos arreglos y coros, hasta una emocionada catarsis. Hay caída final, pero la canción acaba a los 3 minutos, pidiendo ser escuchada en bucle. El vídeo, marca de la casa, ha sido rodado donde estáis pensando. Eso sí, curiosamente ‘Gijón’ será esta noche presentada en otro lugar, en concreto en el Café La Palma como parte del ciclo Escenarios Mahou de Madrid. Las entradas están a punto de agotarse.

Lo Mejor del Mes

  • Neil Tennant

    Os mando un saludo desde Gijón.

    La canción habla de Rambal, un travestido muy conocido en Gijón hace ya muchos años, al cual asesinaron. Nunca se supo quienes había sido sus asesinos, creo.

    Él solía vivir en Cimadevilla, el barrio más clásico de Gijón. Peculiar por estar al lado de la costa y ser, en su origen, practicamente una isla. Como dice la canción, era un barrio de pescadores pero también de perdición, de borrachos y putas. Y lo siguió siendo por muchos años, a pesar de tener al Ayuntamiento de Gijón, Playa de San Lorenzo y Playa de Poniente, practicamente al lado. Siendo una zona turísiticamente muy visitada y bonita.

    La canción hace un canto a ese viejo espríitu gijonés, tan políticamente incorrecto pero, a la vez, con un toque muy auténtico. Enclavada en una zona mágica.

  • david

    Que se muera el civismo y viva Cimadevilla. Amén. No tengo más que añadir.
    Grande Pablo.

  • Flamígero.

    Su último disco “Predación” me decepcionó un poco.
    Espero que vuelva por sus fueros.
    Esta canción me encanta.

  • Jaan Petrov

    Buena versión del Amsterdam. Grande Pablo.

  • JoeCarioca

    “Marinos, pescaderas, putas en los burdeles”… Se lo comprará quien quiera, pero es todo impostadísimo. Por edad, el Gijón que vivió Pablo, incluyendo Cimavilla, es el Gijón de los Planes Especiales de Reforma Interior que le dieron el toque “premium” y genérico a la costa de la ciudad a golpe de paseos marítimos, puerto deportivo y mamotreto de Chillida. El Gijón que ha vivido Pablo, por edad, es el del gafapastismo del Festival de Cine y el indie intensito noventero. Está muy bien que quiera vendernos su nostalgia por un pasado que no vivió, a fin de cuentas entra en su rollito de maldito heterodoxo, pero vamos, Gijón hacia 1990 no era el escenario de Querelle ni de las “murder ballads” de Nick Cave, sino una ciudad muy castigada por el cierre de astilleros e industrias mientras florecían los centros comerciales. Dicho esto, me alegro de que la figura de Rambal salga a la luz: un personaje muy interesante con una muerte trágica.

  • Jaime

    Resulta curioso que en el artículo no se haga referencia al original

  • Raúl Mella

    Rambal es Dodó, al que Nacho invita a una copa en la sed mortal

Send this to a friend