Coque Malla considera los Premios Odeón un “desastroso error”; incluso RTVE pide explicaciones

Por | 21 Ene 20, 19:37

Anoche se celebró la primera edición de los Premios Odeón, creados para galardonar lo más vendido y escuchado de la industria. La gala fue televisada por RTVE, pero debido a los problemas de organización, el propio ente público pedirá explicaciones a la organización por no cumplir los estándares de calidad mínimos en estos casos. Este es el texto oficial que podéis encontrar en su web desde esta tarde a las 14.00: “El deseo de la dirección de RTVE de promocionar y de apoyar a la música motivó la apuesta por la emisión de la gala de los Premios ODEÓN (antes Premios Amigo), el lunes 20 de enero por La 1, en directo y en la franja horaria de máxima audiencia. Desgraciadamente el resultado de dicha gala, realizada y producida por AGEDI, estuvo muy alejado de los estándares de calidad que exige RTVE en sus programas. La Dirección de RTVE lamenta los inconvenientes que esos problemas técnicos y desajustes produjeron en la audiencia y ha pedido explicaciones a los organizadores del evento”. El programa lograba un 9,3% de share, un punto por debajo de la media de la cadena este mes, alcanzando 1,3 millones de espectadores.

RTVE no entra a valorar lógicamente la línea editorial de los premios, pero de eso ya se ha encargado Coque Malla, en un tremendo post en Facebook en el que se pregunta cómo nombres como León Benavente, Bunbury, Luz, Anni B Sweet, Miren Iza o Zahara pueden ser excluidos de estos premios. Su texto comienza siendo irónico, dando la “enhorabuena a la organización de los premios Odeón 2020”, pero después advierte que los premios “jamás van a conseguir un mínimo de credibilidad” hasta que “no cuenten con todos” los artistas por igual. Considera los premios un “desastroso error”, recordando que muchas películas pequeñas han levantado su vuelo comercial tras pasar por los Goya, y que eso jamás podría pasar con este formato, y puntualizando finalmente que admira y tiene cariño a muchos de los galardonados.

Esta es la parte más relevante de su texto: “Estoy firmemente convencido de que unos premios de la música, en los que en el escenario no haya ni el menor rastro, ni el más mínimo guiño, pequeño homenaje o vídeo, un premio especial, mención, agradecimiento, y mucho menos presencia física en forma de actuación, nominación, entrega de premio -y muchísimo menos aún en forma de premiado-, de gente de la talla de, ni más ni menos que: Kiko Veneno, Santiago Auserón, Iván Ferreiro, Love of Lesbian, Loquillo, 091, Xoel López, Fito y Fitipaldis, Josele Santiago, Zahara, Anni B. Sweet, Luz Casal, Miren Iza, Amparanoia, Robe Iniesta, Depedro, Dorian, León Benavente, Jaime Urrutia, Kase. O, Vetusta Morla, Sidonie, El Drogas, Viva Suecia, La habitación Roja, Los Zigarros, Miss Cafeína, El Kanka, Sidecars, Enrique Bunbury… Y así podría seguir y seguir y seguir…

Unos premios, decía, donde toda esta gente, y muchísima más, esté terrorífica e inexplicablemente ausente y borrada del mapa como si no existiesen, como si no llenasen todos los fines de semana salas, teatros, auditorios, pabellones y festivales multitudinarios, como si no vendiesen miles de discos y acumulasen entre todos -o en muchos casos individualmente- millones de escuchas y reproducciones, como si no fuesen la sangre, el cemento y la base de este negocio… Unos premios que no tienen en cuenta a toda esa nómina de músicos increíbles, he de decir que jamás, repito: JAMÁS van a conseguir un mínimo de credibilidad. Y sin credibilidad, no hay fiesta de la música española que valga.

Se puede argumentar que no hay tiempo para todo y que en futuras ediciones se irán introduciendo estos y otros nombres, pero dudo mucho que el tiempo fuese el factor que se tuviese en cuenta para elegir a los actores principales de la gala. Quedó clarísima cual era la filosofía y la línea a seguir, y de corazón creo que es un tremebundo y desastroso error.

¿Por qué (entre otras cosas) los Goya perduran en el tiempo, son creíbles y generan emoción y expectación? PORQUE CUENTAN CON TODOS. Porque son una representación bastante fidedigna de todo el espectro de la industria cinematográfica de este país, y eso es precisamente lo que le da emoción, prestigio e incluso un punto de heroicidad a sus galas. ¡¿Cuantas películas pequeñas e independientes han arrasado contra todo pronóstico en los premios y gracias a eso han levantado la taquilla en las semanas posteriores?! ¡Cientos de ellas! ¡El factor sorpresa es fundamental! ¿David, venciendo a Goliat! ¡Eso es hacer industria! Y ese es, en mi humilde opinión, el verdadero sentido de este tipo de ceremonias: hacer industria, no vender discos o presumir de cifras; son cosas diferentes.

Si eso no cambia en las siguientes ediciones, no van a poder contar con músicos como nosotros ni con nuestro apoyo, y estos premios -y todos los que vengan- basados en la filosofía de las cifras multimillonarias, de la música de concurso, de la música más descaradamente comercial, de la ausencia total del pop o el rock n´roll y del predominio absoluto de la música urbana (¡en toda la noche apareció en el escenario UNA guitarra eléctrica, y no sonó porque algo falló!)… si eso no cambia, decía, estos premios se derrumbarán como castillos en el aire.

Y para que quede claro mi punto de vista: mi enhorabuena a todos los premiados, mucho de ellos gente a la que respeto, admiro e incluso tengo mucho cariño; el problema no era lo presente, sino lo ausente. Ojalá me equivoque y los Odeón se afiancen incluso sin músicos del tipo que yo reivindico y con los que me siento identificado. Pero algo me dice que no, y que sin ellos, que forman parte absolutamente fundamental de la base, el pegamento y los cimientos de un evento de este tipo, se desmoronaran como se han desmoronado todos sus antecesores. Insisto: ojalá me equivoque. Un saludo para todos”.

  • bart_os

    Amén.

  • Rodorolfo

    Bueno, RTVE lleva ¿desde Misión Eurovisión en 2007? Que no emite gala musical en directo que no tenga un problema de sonido mayor o menor, es que no ha habido año desde entonces en el que se haya salvado. Así que para pedir explicaciones tampoco están mucho.

  • Rodorolfo

    En cuanto a lo que dice Coque a tope con todo. Pero es que hay que tener en cuenta que son premios de las discográficas, a diferencia de los Goya, que son premios de la Academia de Cine. Es como si los Goya los organizaran las productoras… Así que parten ya de una base equivocada para poder convertirse en unos premios de referencia, siempre serán los premios que las discográficas se reparten a sí mismas según su interés.

  • caribdis

    Yo también quiero ser como Malla y proponer a MIS ídolos en los premios odeón. Ni todo ot, ni todo indies o rockerillos, un poco de todo por favor!.

  • mardebering
  • xabier

    Dice lo que opina (con bastante criterio si ninguno de los nombrados ni se mencionó); una puta mierda.
    Qué fue, todo triunfitos llorones? Menuda payasada, con perdón para los payasos.

  • Carlitos.RB

    Qué vuelva José Luis Moreno!!! Él sí que sabía organizar programas con actuaciones musicales, con humoristas, desfiles de lencería y todo presentado por Misses!!!
    Fantasía pura

  • trianon

    Ya se intento dos veces con los “premios de la música” y “los premios Amigo”…en España no hay cultura musical y la cosa va a peor, hubo un tiempo en el que parecía que si, pero la piratería, descargas de internet y demás han demostrado que la gente prefiere pagar 8 euros por un cubata que por un disco

  • Warp

    El recitado de los candidatos ya era para nota. Mejor artista masculino y salen como una docena de nombres. Lo gana Beret, que sale a cantar con no sé quién y uno se pregunta por qué han premiado a un tipo que no canta.

    Creía extinguidos los premios Amigo y resulta que no. El ejercicio de ombliguismo de la “industria de la música” era tan hipócrita que solo es superada por los partidos políticos.

    Y la mierda de gala, inenarrable.

  • Celtrón machaca!!

    Pollavieja en busca de ayuntamientos para relaciones esporádicas de una noche.

  • Celtrón machaca!!

    No es mal título para un libro sobre el pop español de este siglo.

Send this to a friend