‘Underwater Moonlight’, la obra maestra de The Soft Boys por la que pasa a la historia Matthew Seligman, fallecido por Covid-19

-

- Publicidad -

‘Underwater Moonlight’, la obra maestra de The Soft Boys por la que pasa a la historia Matthew Seligman, fallecido por Covid-19

Tras unos primeros pasos como Dennis and the Experts en pleno bullir del punk británico, Robyn Hitchcock, Rob Lamb (sustituido más tarde por Kimberley Rew), Morris Windsor y Andy Metcalfe decidían pasar a llamarse The Soft Boys. Desde Cambridge, el grupo se postuló con su debut de 1979, ‘A Can of Bees‘, como una suerte de respuesta británica a la no-wave neoyorquina, teniendo como ente paralelo a los Television de Tom Verlaine. Para entonces Metcalfe había dejado el grupo, y ya había sido sustituido por Matthew Seligman (a la derecha en la foto), un bajista del entorno de Thomas Dolby y Bruce Wooley, co-autor como miembro de The Buggles de la histórica ‘Video Killed the Radio Star’.

Seligman, que ya participara en algunas de las grabaciones del primer disco de The Soft Boys, sería su bajista de pleno derecho en ‘Underwater Moonlight‘ (1980), el segundo disco del grupo, por el que ambos músico y banda, pasan a la historia del rock. Un disco fundamental que, aunque no consiguió dilatar la vida del grupo más allá de algún EP-epitafio, sí resultó ser una influencia crucial para muchos grupos que nacieron inmediatamente después en la década de los 80, con especial influencia en la escena Paisley Underground de Los Ángeles (The Dream Syndicate, los Rain Parade de David Roback), pero también en bandas emergentes aquellos días como R.E.M., The Replacements o The Flaming Lips.

- Publicidad -

Con Hitchcock como front-man, The Soft Boys se mostraban en este álbum como una seductora amalgama de power rock, funk y psicodelia, con la melodía y la imaginación por delante. Una mezcla seductora que centelleaba (y aún lo hace, como el primer día) en canciones enérgicas y vibrantes como ‘I Wanna Destroy You’, ‘Positive Vibrations’, ‘Tonight’ o la propia ‘Underwater Moonlight’ que han ido sido descubiertas (y seguirán siéndolo, con suerte) como un preciado tesoro por melómanos de todas las épocas.

Aquel no fue exactamente el canto del cisne de The Soft Boys porque, pese a la fructífera carrera en solitario de Robyn y la de Rew como miembro de Katrina and the Waves, se reunirían para un par de giras (en 1994 y 2001) e incluso editarían un tercer álbum (‘Nextdoorland’, 2002). Pero sí marcó el fin del periplo de Seligman con ellos, puesto que Hitchcock se reconciliaría luego con Metcalfe, que formaría parte de su banda de apoyo más mítica, The Egyptians. Hace unas horas el mismo Robyn ha confirmado el desgraciado fallecimiento a la edad de 64 años de Seligman, a causa de la Covid-19. En un emotivo texto, Hitchcock, recuerda cómo conoció a Seligman, sus fantásticas aportaciones a ese disco de The Soft Boys en particular y al grupo en general («él creía de verdad en The Soft Boys», dice) como músico e ideólogo. «Matthew es, fue y siempre será uno de los grandes», recalca.

- Publicidad -

Curiosamente, Matthew Seligman no es solo conocido por su presencia en The Soft Boys y ese álbum, sino que después formaría parte del exitoso grupo nuevaolero Thompson Twins (los de ‘Hold Me Now‘ y ‘Doctor! Doctor!’) y trabajaría codo con codo con Thomas Dolby en varios proyectos. Entre ellos es especialmente notoria la participación de ambos en el equipo de David Bowie en discos como la banda sonora de ‘Dentro del laberinto‘ y ‘Absolute Beginners‘, siendo especialmente significativa su presencia en la actuación del Duque Blanco en el Live Aid de 1985. Durante el resto de su carrera se dedicaría sobre todo a trabajar como músico de sesión en discos de artistas del renombre de Morrissey, Tori Amos, Stereo MC’s, The Waterboys, Sinéad O’Connor, Transvision Vamp y Peter Murphy, entre otros.



Lo más visto

No te pierdas

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.

Adiós a Françoise Cactus y su manera irrepetible de entender el pop

Jaime Cristóbal escribe sobre la manera de entender el pop de Françoise Cactus, "caótica, brillante, inconsciente, sexy, humorística, romántica, desprejuiciada y multilingüe", a través de uno de sus 7".