Sondre Lerche: «No siento que el mundo me deba nada, estoy feliz de que la gente aún descubra mi trabajo»

Por | 09 Jul 20, 12:50


No se puede decir que ‘Patience‘ haya sido una sorpresa, pues ‘Please‘ y ‘Pleasure’, sus dos discos previos, ya eran unos trabajos musicales de mucha enjundia. Pero sí que con este nuevo álbum Sondre Lerche ha alcanzado un nivel de madurez en su propuesta que, a decir verdad, no esperábamos. Es una colección de canciones fascinantes, que despliega un misterioso embrujo en el oyente, que atrapa y que se instala en nosotros de una manera muy especial. Por eso es nuestro Disco de la Semana, y por eso teníamos muchísimas ganas de poder hablar con el noruego sobre este disco y sobre el momento que atraviesa su carrera. Sucedía un par de semanas atrás, cuando España ponía fin al estado de alarma por la Covid-19, por lo que la pandemia seguía siendo un tema candente. Máxime cuando él mismo, pese a residir en Estados Unidos desde hace muchos años, decidió escapar a su Noruega natal poco antes de estallar allí la crisis sanitaria, obligándole a replantearse la vida de nuevo. Especialmente ahora, dada la deriva política que está alcanzando aquel país. Foto: Jen Steele.

Hola, Sondre, es un placer. ¿Estás en Noruega, verdad?
Sí, en estos momentos estoy en Bergen, en mi ciudad natal.

Leí que estabas ahí. ¿Por qué te fuiste? ¿Te sientes más seguro allí?
Sí. Vivo en Los Ángeles y cuando toda la pandemia se empezó a mover pensé que estaría más seguro en Noruega y que la situación sería manejada mejor aquí que en América. Y tenía razón. ¿Cómo estáis vosotros? Leí que la situación fue muy dura en marzo y abril, ¿verdad?

Sí, fue horrible. Afortunadamente ahora la cosa ha mejorado mucho y el país está comenzando a reabrirse poco a poco.
Bien. Me alegro de oír eso.

En Noruega ha estado muy controlado la mayor parte del tiempo, ¿no?
Sí, Noruega cerró muy al principio. Somos un país pequeño, de cinco millones de personas, y el gobierno creo que tomó decisiones muy radicales pero inteligentes. Impidió los viajes antes de que llegara a estar fuera de control. Y luego se ha ido abriendo gradualmente en los últimos dos meses, pero incluso ahora… Voy a hacer un pequeño tour en solitario, y los recintos solo podrán tener un máximo de 200 personas de aforo en algunos locales. Hay que seguir unas reglas, pero aún así podré hacer conciertos, y eso me hace feliz, y sería imposible en América ahora mismo.

«Donald Trump va a crear un caos con las elecciones de noviembre, las gane o las pierda. Es lo que suele hacer»

¿Y qué vas a hacer después? ¿Piensas volver en un tiempo a Los Ángeles?
No estoy seguro. He vivido en América durante 15 años, así que es mi hogar. Tengo un bungalow en Los Ángeles, que me lo están cuidando unos vecinos, regándome las plantas y tal. Espero volver, por supuesto. Pero hay una situación muy turbulenta allí, las elecciones son en noviembre y… Espero regresar en otoño, pero la verdad es que estoy re-evaluando todo, creo. Ha sido muy agradable volver a Noruega, reconectar con la gente, el álbum está funcionando muy bien… Está siendo alentador. Así que creo que voy a ir decidiendo qué hacer de mes en mes. De momento voy a estar yendo y viniendo entre Bergen y Oslo, mantener la paciencia y seguir trabajando, porque aquí puedo hacer muchas cosas que no podría hacer en ningún otro tiempo. Es un momento emocionante en medio de todo lo que está pasando.

Supongo que, aparte de la pandemia, el dolor de los afroamericanos y latinos por las situaciones racistas te estará afectando también. Debe ser duro, ya que al fin y al cabo has estado formando parte de esa comunidad desde hace tantos años…
Es terrible, y a la vez esperanzador, que quizá, solo quizá, podamos ver un cambio real en el sistema americano. Es trágico que tengan que ocurrir cosas tan horribles para que pueda haber un cambio, pero es que (Estados Unidos) es un país muy problemático en muchos sentidos, y obviamente más con su actual presidente. Me temo que la segunda parte de este año va a ser incluso peor, con las elecciones de noviembre, porque, las gane o las pierda, (Donald Trump) va a crear un caos, es lo que suele hacer. Está intentando suprimir votantes, muchas cosas para hacer a la gente dudar de si sus voces deben siquiera ser escuchadas. Son tiempos duros en Estados Unidos y, como noruego viviendo allí, me siento afortunado de poder escapar aquí. Me siento mal porque mis amigos afroamericanos en Nueva York y Los Ángeles no tengan una vía de escape como yo, y es duro verlo desde lejos. Sientes que en realidad deberías estar allí y ayudar con lo que está pasando… Son tiempos extraños.

Bueno, mejor hablemos de ‘Patience’, tu nuevo disco. Es un disco precioso, y cuando tuve que escribir sobre él me resultó difícil expresar la cantidad de emociones que transmite.
Oh, pues muchas gracias.

«De alguna manera, este tiempo tan incierto ha sido el momento adecuado para publicar ‘Patience'»

¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso de este disco?
Es una buena pregunta. Me llevó mucho tiempo terminarlo, y viví una especie de transición cuando, en mitad del proceso, no tenía ni idea de cómo se conectaría todo aquello, cómo funcionaría. Y luego, hacia el final, empecé a ver la fotografía completa, y empecé a sentir que es mi mejor disco, el más gratificante. En parte es porque es un disco en el que quería ser muy explícito y directo emocionalmente. Es algo que describo como «sinceridad radical», quería que las canciones tuvieran una sinceridad casi agresiva, combinada por supuesto con el tipo de arreglos musicales y el tono que yo empleo. Nunca sabes cómo va a responder la gente ante eso, y creo que de lo que estoy más orgulloso es cómo está conectando con el público. Está mostrando una respuesta muy emocional al disco. Intenté que cada canción contuviera una emoción lo más pura posible, y es muy agradable ver que eso se abre paso. Es de lo que estoy más orgulloso, de que es mi disco más completo y meticuloso sobre lo que siento, hago y me encanta en la música y la vida. Ha sido un disco muy especial de compartir, especialmente en estos momentos. De alguna manera, este tiempo tan incierto ha sido el momento adecuado para hacerlo.

En cuanto a las letras, tal y como has comentado… Hay gente que puede entender esa «sinceridad radical» como algo demasiado inocente o naif. No sé si dar ese paso, ser más explícito, ha sido muy difícil para ti.
Obviamente siempre ha habido un cierto nivel de sinceridad en mi trabajo, hay muy pocos momentos en que no lo haya sido. Pero esto es un nivel diferente. Por supuesto, es fácil decir que es muy naif, pero si miras el álbum habla de amor profundo, de dudas profundas, de muerte… Habla incluso de política, que es algo que típicamente no había afrontado. Y no creo que sean sujetos muy inocentes. Creo que he intentado enfocar las cosas desde perspectivas distintas, y que en cada canción del disco, hacia el final, intento separarme del tema principal y darle otra dimensión. Que no fuera simplemente MI duda, MI corazón roto o MI amor. Quería con todas mis fuerzas que el horizonte fuera lo más grande posible, es algo sobre lo que he pensado mucho. Y no lo veo en absoluto naif, decidir ver las cosas desde otras perspectiva, o incluso observarte a ti mismo desde fuera o reírte de ti mismo, de tus propios problemas. Vivimos en un mundo en el que ya no puedes ser ignorante, sabemos lo que sucede en cada parte del mundo y por supuesto en nuestra comunidad. En el pasado esa información parecía lejana, pero ahora los sabemos. Yo sé que soy un hombre con privilegios en muchos sentidos, y he tratado de tomar eso en consideración en el disco. Creo que es algo con lo que la gente se puede identificar, quería que el disco fuera un espacio seguro para sentimientos muy agradables y otros muy incómodos.

«Cada título de canción es una declaración emocional. Eso es precisamente lo que me parece radical en estos tiempos»

Coincido en eso. Lo que quería decir es que puede que para algunos oyentes pueda ser demasiado honesto, porque las cosas que son muy auténticas pueden dar algo de miedo, especialmente en estos tiempos de apariencias. No sé si lo ves así también.
Estoy totalmente de acuerdo y, en ese sentido, cada título de canción es una declaración emocional en sí misma, o un cuestionamiento. Y eso es precisamente lo que me parece radical en estos tiempos, llamar a una canción «te quiero porque es verdad» o «¿por qué te dejaría marchar?» Son como titulares, en cierto modo, y que en este contexto que vivimos me parece que tienen un sentimiento amablemente radical.

Hay un palpable gran esfuerzo en cuanto a los arreglos. ¿Buscabas dar un paso adelante en esa parcela también?
Sí, quería… Es difícil de explicar, porque quería hacer algo que sonara muy grande pero que a la vez fuera minimalista. Constantemente busqué un equilibrio para que tuvieran un impacto emocional y, a la vez, que contuviera la pureza que encuentro en mucha música minimalista y ambient: (en ellas) el horizonte es muy grande. Estaba muy interesado en dar con un sentido espacial de la música, no llenarla de ideas, sino que fueran pocas, muy claras, y que siguiera siendo… poderosa, en cierto sentido.

«Pasaba mucho tiempo corriendo a la vez que escuchaba música ambient (…). Fue liberador escuchar música que no estaba basada en el típico estrofa-estribillo-estrofa»

A pesar de las diferencias palpables entre todos ellos, ‘Patience’ es consecuencia en muchos sentidos de tus dos anteriores álbumes, ‘Please’ y ‘Pleasure’. ¿Cuándo comenzaste a darte cuenta de que tenías entre manos una trilogía?
Creo que fue cuando estaba grabando las últimas canciones de ‘Pleasure’, en 2016. Me quedaban dos canciones por grabar de ese disco y al mismo tiempo escribí ‘Why Would I Let You Go?’ Fue una experiencia muy intensa, quizá la más intensa de mi vida en términos de composición. Fue muy urgente y muy especial, pero claramente no era para ese disco, ni siquiera consideré incluirla en ‘Pleasure’ porque no me sentía preparado para grabarla. Y ahí empecé a pensar que las cosas apuntaban hacia un tercer disco y que además (esa canción) encajaría con otras canciones que ya había grabado entre las sesiones de ‘Please’ y ‘Pleasure’. Surgió además en un nuevo contexto para mí, en el que yo pasaba mucho tiempo corriendo a la vez que escuchaba música ambient, explorando música más abstracta que no se basa en canciones. Fue liberador escuchar música que no estaba basada en el típico estrofa-estribillo-estrofa. Lo encontré muy calmante y empecé a llamarlo «música paciente», de ahí salió el título del disco.

En términos creativos, ¿cuál ha sido el desafío más grande al que te has enfrentado con este disco?
Bueno, al haberme llevado tanto tiempo hacerlo, me he centrado en cada canción de forma individual. No consideraba el contexto, porque en realidad cuando estás grabando no piensas en el concepto del álbum, simplemente sigues tu instinto. Así que si vas canción a canción durante siete años, dedicando mucho tiempo a cada una de ellas, el auténtico desafío fue unirlas, mezclarlo y secuenciarlo, creo que pasé tres o cuatro meses intentando encontrar el orden adecuado de las canciones. Y por un momento creí que me volvería loco. Normalmente tengo buen instinto para saber cuándo dejarlo, cuándo está acabado, y esta ha sido la primera vez en la que he tenido muchas dudas. Incluso ahora mismo no sabría decirte si el disco está terminado o no. (Risas) Le di muchas vueltas a la cabeza. Me preocupaba cómo fluirían las transiciones entre las canciones, e incluso en un momento planteé que fuera un disco doble, con un interludio instrumental tras cada canción, llegué a hacerlos. Pero no funcionaba, parecía desenfocado, y empecé a recortarlo hasta 15, luego 14, luego 13… y al final las 12 que han quedado. Fue muy intenso ensamblar esa partes, incluso hubo algunas canciones que estaban siendo mezcladas a la vez que otras masterizadas, y a la vez decidiendo la secuencia… así que hubo un momento en que tuve que decir «¡vale, basta ya! ¡Déjalo así!» (Risas) Estaba perdiendo la cabeza y tuve que dar un paso atrás y dejarlo, porque estaba terminado.

«Pasé tres o cuatro meses intentando encontrar el orden adecuado de las canciones. Y por un momento creí que me volvería loco»

De hecho, la secuencia es algo extraña, pero lo cierto es que, mágicamente, funciona.
¡Sí, así es!

Como decía antes, el disco tiene algo extraño, un magnetismo extraño para el oyente. No sé si tú mismo sentiste eso, quizá en esa parte de la mezcla, que era un disco muy especial.
Sí, sentí algo así, sentí que todo en torno a él era muy intenso respecto a otros discos. Siempre soy muy apasionado con lo que hago, y soy la única persona que está implicada en el proceso creativo de cada uno de mis discos desde el principio hasta el final, así que nadie puede sentirse más próximo a ellos que yo. Pero todo se veía amplificado de una manera diferente con este disco, y me preguntaba «¿seré el único que lo perciba?» Siempre hay una posibilidad de que, aunque tú lo sientas así y sea especial para ti, no sea igual para los demás. A cada disco te preguntas si estarás fuera de sintonía con el mundo, con las necesidades de la gente, si un tema estará por delante o por detrás de su tiempo… Son preguntas que nunca jamás me hago cuando estoy haciendo el disco, ahí solo pienso en mis propias necesidades, pero cuando lo terminas, empiezas a pensar en esas cosas, cosas que no puedes controlar y que no puedes hacer nada respecto a ellas. Cuando escribía canciones como ‘Why Would I Let You Go?’ o ‘I Love You Because It’s True’ el sentimiento era tan intenso que me preguntaba «¿cómo puedo transmitir la intensidad de este sentimiento al público cuando lo escuchen? ¿Cómo puedo proteger ese sentimiento y compartirlo? ¿Es siquiera posible?» Por supuesto es imposible, pero estoy encantado de ver cómo mucha gente está invirtiendo en el disco y que sienten algunos de esos mismos sentimientos que yo llevaba conmigo cuando hacía el disco.

«No siento que el mundo me deba nada, estoy feliz de que la gente aún descubra mi trabajo»

En mi opinión, diría que con estos tres discos has alcanzado un nuevo nivel de calidad en tu carrera. Por desgracia, o esa es la impresión que yo tengo desde España, eso no se corresponde con que tengas un lugar destacado en la prensa musical, ocupar portadas o que haya un mínimo de hype en torno a ti. ¿Es frustrante que eso ocurra?
Mmmm… La verdad es que no. Yo siempre quiero hacer mejor mi trabajo, y también que mi trabajo funcione mejor. Quiero que todo el mundo escuche este disco, y especialmente con estos tres discos siento que es claramente lo mejor que haya hecho nunca. Y sí, creo que estoy en un nivel diferente en lo artístico. Se convierte en algo automáticamente peripatético cuando empiezas a pensar «¿y si estuviera en un sello más grande? ¿Y si tuviera más recursos para promoción? ¿Y si fuera un artista debutante?» (Risas) Por supuesto, todo sería diferente, pero quizá eso haría que el disco no fuera como es. Y no podría haber hecho estos discos en otro punto de mi carrera. Yo creo en esto como un camino de largo recorrido, creo que el trabajo se va revelando a sí mismo con el tiempo y que lo que estoy haciendo es muy significativo para mí. Ojalá lo fuera también para mucha gente en todo el mundo, que tocara en escenarios más grandes, y claro, que ganara más dinero… (Risas) Ojalá. Pero llevo haciendo esto desde hace 20 años y me siento muy privilegiado y feliz de poder hacerlo. Si tuviera que hacerlo de otra manera… A lo mejor llegaría a más gente, a lo mejor estaría en las portadas, pero el trabajo sería diferente. Ni idea, es difícil juzgar estas cosas. Pero creo que el tiempo aclarará todo, soy un optimista. (Ríe) No siento que el mundo me deba nada, estoy feliz de que la gente aún descubra mi trabajo, y por supuesto más aún de que me hayan seguido durante toda mi carrera y crezca conmigo. Es muy excitante para mí que la gente me escuche por primera vez y crean que ‘Patience’ es mi primer disco. Me gustaría saber qué sienten. No puedo quejarme, la verdad, porque es un enorme placer poder publicar estos discos. Estaría encantado de aparecer en portadas, o en listas de éxitos, pero no hago esto por eso. Por encima de todo estoy feliz de poder hacerlo.

Quizá esa deriva comercial tenga que ver con el riesgo que tomaste al abandonar tu éxito en Europa y empezar prácticamente de 0 en Estados Unidos. Pero, en todo caso, ¿qué ha aportado vivir en Estados Unidos al desarrollo de tu carrera?
No lo sé, es una buena pregunta. Siempre es difícil decir cómo estas decisiones vitales influyen en tu trabajo. Nunca me planteé vivir mucho tiempo en América, simplemente pasó. Me lo pasaba muy bien en las giras, tenía proyectos divertidos allí, hacer música para películas al margen de mis próximos discos, cosas así. Me gusta la aventura. Soy de una ciudad pequeña en Noruega, así que mudarme a Nueva York a los veintipocos años parecía aventura divertida. Y al final acabas quedándote, luego me mudé a Los Ángeles, que fue otra aventura fantástica, hice muchos amigos… Ojalá pudiera estar en muchos sitios al mismo tiempo, pasar tiempo en España, o Francia, o Japón… Por supuesto en algún momento volveré a hacer giras y sucederá, pero es un poco duro hacerlo como me gustaría en según qué sitios, porque siempre tendrás la duda de si irá la gente a verte o no, si llevas banda, con lo que eso supone económicamente. Es un desafío. Y al final he acabado haciendo más giras en América que en Europa, e incluso que en Noruega. Por eso ha sido tan bonito reconectar con Noruega, donde aún soy un poco mainstream e incluso a veces soy ese chico de portada que decías. (Risas) Disfruto teniendo un diferente perfil profesional en distintas partes del mundo: soy el mismo y es la misma música, pero lo vives de formas muy diferentes, es como si tuviera distintas vidas, de algún modo.

«Disfruto teniendo un diferente perfil profesional en distintas partes del mundo: (…) es como si tuviera distintas vidas»

Has mencionado que harás un tour en solitario en Noruega, pero trasladar al directo un sonido como el de este disco debe ser difícil, ¿no? Sé que es un momento difícil para proyectar nada, pero ¿has pensado cómo podrías presentarlo en directo?
Inicialmente íbamos a tocar en algunos festivales, que obviamente ya no van a ser este año, pero pudimos filmar una especie de «‘Patience’ en directo» hace un par de semanas, en una especie de castillo del siglo XIV cerca de aquí. Hicimos un concierto completo con muchas canciones del disco y algunas antiguas. Es algo más desnudo que en el álbum, con vibráfono, piano, saxofón, un coro… Pero creo que pudimos capturar el sentimiento del álbum a unos nuevos arreglos y ha sido divertido compartirlo para que lo pueda ver gente de todo el mundo que sabe que no podrá vernos interpretarlo durante un tiempo. Y es bastante parecido a cómo imaginábamos que sería el directo. No hubo cuerdas y para la batería usamos pregrabados del baterista habitual, que está en América. Tuvimos que improvisar algunas soluciones, pero surgió muy… Estoy muy contento de cómo ha quedado y hemos conseguido un gran sonido, precioso y muy relacionado con el disco. Os animo a darle un vistazo.

¿Y ahora qué? Ahora que has estado varios meses en Bergen, imagino que has tenido tiempo para pensar. ¿Cuáles serán tus próximos pasos?
Creo que como tanta actividad se ha trasladado al año que viene, voy a intentar mantener vivo ‘Patience’ hasta 2021, hasta que podamos hacer más conciertos. No quiero que desaparezca sin más, estamos preparando unos cuantos vídeos y un par de cosas más que estoy planeando. He grabado un montón de música para un potencial próximo disco, pero no sé qué va a ser, quizá incluso dos discos distintos. No he podido terminar muchas canciones, pero sí tengo un montón de miniaturas, canciones pequeñas. (Ríe) Estoy intentando asegurarme de saber qué quiero hacer. También hay otros proyectos: publiqué una colección de ensayos el pasado enero en Noruega (‘Alle sanger handler om deg‘, traducido al inglés como ‘Every Song Is About You’, «Cada canción es sobre ti») que espero que sea traducido y publicado muy pronto, al menos en inglés, además de un par de proyectos de música para películas en los que he estado trabajando. Intento mantenerme ocupado, mientras vemos si podremos hacer conciertos para este disco. Y puede que el año que viene haya sorpresas, incluso que podamos hacer algunos shows en España. Sería muy excitante para mí.

Etiquetas:

La Tienda JNSP