Así se construyó ‘Mr Brightside’, el gran clásico del rock del siglo XXI

Por | 27 Ago 20, 17:59

¿Alguien pudo predecir en algún momento entre 2003 y 2004, cuando conocimos a The Killers, hasta qué punto sería un macrohit ‘Mr Brightside’? ¡Pero si algunos visionarios preferíamos el segundo single de su debut, ‘Somebody Told Me’, y su estribillo mitad androginia mitad provocación «that you had a boyfriend who looks like a girlfriend (I had in February of last year)»!

El tiempo ha situado el primer single de los Killers como un clásico atemporal, que ha sobrevivido a la moda del indie americano impuesta por Pitchfork, al «trap», a la revolución latina y a todo lo que se le ha puesto por delante. Su historia además es genuina, pues se trata de una de las primeras canciones que escribió la banda, formando parte de su repertorio desde el primer bolo. 2004 -momento de edición de aquel debut ‘Hot Fuss’- fue un año en el que guitarras y sintetizadores estaban dados de la mano gracias a proyectos entregados tanto al rock como al dance, como fue el caso de Franz Ferdinand, The Rapture, Radio 4 y LCD Soundsystem, y el primer disco de la banda de Las Vegas no era ajeno a ello, con sintetizadores apareciendo en mitad de una producción como esta que parece tan rockera. Como también sucedía en ‘Somebody Told Me’, con una línea de teclado tras el estribillo aún más marcada.

Hoy día The Killers se siguen manteniendo fieles a cajas de ritmos y sintetizadores en ‘Imploding the Mirage‘, nuestro «Disco de la Semana», lo mismo pidiendo alguna colaboración aún a Stuart Price, el hombre detrás de ‘Human’ (2008), que sampleando a Can y Neu!, pero su germen en aquellos tiempos era eminentemente rockero: en concreto el grupo se miró en el pelotazo dado por los Strokes con ‘Is This It?’ en 2001. Aquel que tanto nos marcó a todos.

El tema viene de un riff que tenía el guitarrista Dave Keuning desde antes, y Brandon escribió la letra. Narraba al NME en 2012: «la debimos de escribir hacia finales de 2001. Dave y yo estábamos escribiendo un montón de canciones en aquella época, intentando averiguar qué nos hacía clic. Recuerdo que fuimos a un Virgin Megastore para comprar ‘Is This It’ el día que salió, y cuando lo pusimos en el coche, el disco sonaba simplemente perfecto. Me deprimí tanto después de aquello que tiramos todo lo que teníamos y la única canción que pasó el corte y permaneció fue ‘Mr Brightside'».

Flowers ha bromeado numerosas veces sobre el hecho de que la canción no tenga segunda estrofa, pues simplemente se repite la primera, pero considera que eso le ha dado «velocidad». Lo cierto es que no es una estrofa cualquiera sino una en la que el autor se debate entre el sufrimiento y la paranoia, incapaz de averiguar qué está pasando en realidad y qué pertenece a su imaginación, por lo que parece estar repitiéndose a sí mismo todo para ver si se aclara. A su vez, el texto explícito puede sacar lo peor del público en su más bajo momento en cuanto a amor posesivo y tóxico. ¿Pero quién nunca ha estado ahí? «Me quedo dormido y ella llama a un taxi / él se fuma un cigarro y ella da una calada / se van a la cama y mi estómago enferma / Está todo en mi cabeza, pero ella le toca el pecho / él le quita el vestido / Déjame ir / porque me está matando». Una historia de celos que «Mr Brightside» (el «Señor Optimista» o algo parecido) quiere negarse a sí mismo pese a la evidencia y que no es que moleste escuchar repetida: el crescendo de la canción engorila tanto a nosotros, los inestables que también queremos de esa calada, que la canción pide por favor sonar en bucle una y otra vez.

Su autor lo asocia a su realismo, pero también habría que hablar de la sonoridad de algunas palabras y frases clave como «CELOS», así en mayúsculas, o «solo fue un beso, solo fue un beso». Contaba Brandon en 2009 a la revista Q: «Estaba durmiendo y sabía que algo iba mal. Tengo presentimientos. Fui al Crown & Anchor (pub en Las Vegas) y mi novia estaba con otro». Añadía en otra ocasión: «La letra es sobre una antigua novia mía. Todas las emociones en la canción son reales. Cuando escribía la letra, mis heridas estaban demasiado frescas. Yo soy Mr Brightside. Pero creo que esa es la razón por lo que la canción ha persistido, porque es real. La gente percibe esas cosas. Y se refleja muy bien en la producción, que grabamos en un par de horas, pero suena como tiene que sonar».

Visceral, energética y cruda, la canción tuvo dos vídeos, uno barato y otro más lustroso dirigido por la omnipresente Sophie Muller, una de las realizadoras más populares de todos los tiempos tras sus cientos de trabajos con Eurythmics, Sade, Gwen Stefani, Björk y mil más. En este caso la inspiración fue ‘Moulin Rouge’ sin perder de vista la historia de celos original, y con el protagonismo de Izabella Miko y Eric Roberts, sí, hermano de Julia. Aunque casi que mejor que el vídeo, el día en que la canción sonó de manera apoteósica en un funeral, como algunos recordaréis, convirtiéndose en un viral en una población británica, cuando un grupo de amigos fuera de sí -en especial uno- quisieron rendirle un tributo a un colega de mediana edad que acababa de fallecer. Esto sucedió antes de TikTok:

Sin embargo, ese camino fue solo una pequeña migaja en una larga historia de boca-oreja. Aunque ‘Mr Brightside’ jamás fue número 1 dada su condición de canción de rock -fue top 10 en Reino Unido y Estados Unidos gracias a una pronta reedición- ha terminado siendo una de las canciones más exitosas de la historia, así en general, camino a los 1.000 millones de reproducciones en Spotify pese a que la plataforma de streaming es posterior a la edición del tema y pese a ser, insisto, una canción de rock. ‘Mr Brightside’ no es ni más ni menos que la canción que más ha resistido en la historia del top 100 británico, como podéis comprobar en la documentada Wikipedia, pues ha estado en listas 239 semanas (!!), casi 5 años no consecutivos. Y sumando, porque esta semana está en el número 92, ganando dos puestos respecto a la anterior. En otras palabras, Dave Keuning puede no ser ya miembro de The Killers, pero no volverá a pasar hambre nunca jamás.

La OCC ya tituló que no había manera de echar ‘Mr Brightside’ de las listas el año pasado, pero lo bueno es que el tema sigue ahí sin que nadie termine de argumentar por qué sus números son tan masivos. Vice hizo un artículo planteando algunas teorías como la presencia de este tema en fiestas de jóvenes caseras y por supuesto podemos hablar de cómo ha pasado por playlists de Spotify tan exitosas como “canciones para cantar en el coche”, “canciones para cantar en la ducha” o “tenga usted un buen día”. También de su aceptación en eventos deportivos, con hinchas de equipos de fútbol entonándola, como sucedió con los del Manchester United, cómo incluso ha aparecido en alguna película o serie, cómo la ha versionado gente tan dispar como Jon Bon Jovi, Paul Anka y Amy Macdonald, cómo fue nombrada «canción de la década» por dos emisoras británicas, o cómo se creció durante su presentación en ‘X Factor’ en 2013 y en cientos y cientos de conciertos por todo el globo. Un cúmulo de cosas, en definitiva, cuyo último secreto es su universalidad.


Etiquetas:

La Tienda JNSP