Quantcast
- Publicidad -

Róisín Murphy / Crooked Machine

Róisín Murphy es una de esas artistas comprometidas con el arte de las remezclas: solo hay que verla en directo para comprobar lo irreconocibles que deja alguna de sus canciones. Vas a verla con la intención de darlo todo con ‘You Know Me Better’ y te encuentras con una deconstrucción que ni Picasso. Todos sus singles de un tiempo a esta parte han contado con decenas de remezclas, algunas tan recomendables como la versión «Cosmodelica» de ‘Murphy’s Law‘ o la versión «rhumba» de ‘Jealousy’. ‘Crooked Machine’, el disco de remezclas de ‘Róisín Machine‘, es un poco más convencional en ese sentido: las canciones se sumergen en lo más profundo de la noche, todo el mundo está ya en otra dimensión pero la fiesta está lejos de terminar y las bases son más duras y viscerales, pero a la vez suena todo un poco trillado.

Como ‘Róisín Machine’, su disco hermano ha sido construido desde la perspectiva de ofrecer una experiencia envolvente de principio a fin. La secuencia está alterada para renovar la experiencia de escucha y también los títulos originales de las canciones, que ahora se llaman cosas como ‘Name Changer’ o ‘Crooked Madame’. ‘Crooked Machine’ representa «el otro lado de ‘Róisín Machine’, el otro lado de la noche», y ofrece suficiente variedad como para que funcione igual que el disco previo pero a su manera.

- Publicidad -

Así, por ejemplo, la tensión que quedó sin resolver en la original ‘Kingdom of Ends’ explota finalmente en la canción de apertura, ‘Kingdom of Machines’, que entre los subidones del trance y del house nos lleva a las discotecas más duras de Ibiza; y ‘Narcissus’ queda radicalmente transformada en una especie de electro-rumba llamada ‘Echo Returns’ de cariz más atmosférico. Como ‘Róisín Machine’, ‘Crooked Machine’ considera que llegada la pista 2 el público ya necesita darse un respiro. Róisín, ¡lo que queremos es que nos DESTRUYAS!

Y eso es exactamente lo que hacen otros cortes de ‘Crooked Machine’. La nueva versión de ‘Incapable’, ‘Capable Rhythm’, está hecha para aniquilar la pista de baile con una base de techno sísmica que le sienta como un guante a la melodía original y ‘Crooked Madame’ extrae la emoción de la grabación en la que se basa para convertirse en una experiencia más cerebral: un poco lo mismo que hizo el año pasado The Blessed Madonna con ‘Levitating’ de Dua Lipa.

- Publicidad -

A su vez, ‘Simulation’ se transforma en ‘Assimilation’ para traernos toda la elegancia del deep house sin que de hecho parezca un remix en absoluto; y ‘We Are the Law’ fusiona ‘We Got Together’ y ‘Murphy’s Law’ para convertirse en una fantasía de house de lo más glamurosa. La sorpresa del disco la da ‘Hardcore Jealousy’, que reivindica el big beat de los años 90, un estilo totalmente olvidado; y menos estimulante son las nuevas versiones de ‘Game Changer’ y ‘Something More’: funcionales, pero poco más. En definitiva, ¿cuánto decís que abren las discotecas?

Discos recomendados