- Publicidad -

La Élite / Nuevo punk

Lo mejor: 'Bailando', 'Contento de ser feo', 'Todos me miran mal'
Te gustará si te gustan: Stereo Total, Parálisis Permanente, Kaka de Luxe, Sigue Sigue Sputnik
Escúchalo: Youtube

«Punk» es una de las palabras más cuestionadas de la historia de la música popular. No hay más que leer opiniones sobre la reciente muerte de Vivienne Westwood. El reggaetón puede tener sus defensores y detractores, pero todo el mundo sabe lo que es, nadie cuestiona lo que es «el verdadero reggaetón». En cambio, qué es lo «verdaderamente punk» ha hecho correr ríos de tinta en un debate inagotable. El dúo La Élite se atreve a apostar por el término «nuevo punk» en el título de este esperado disco de debut.

El proyecto de Nil Roig y David Burgués, dos amigos de toda la vida de un pueblo de Lleida, también autodefinidos como «chusma de instituto», ha ido creciéndose paradójicamente desde un poco antes de la pandemia, cuando sacaban sus primeros EP’s. La edición de temas como ‘En mis pies’, ‘A 180 con mi monopatín’ y más adelante el decisivo ‘Bailando’, su aparición en la prestigiosa ‘Cardo’ o sus comentados conciertos en espacios como el madrileño ciclo Relevo que se celebró en 2021 han ido generando cierto hype. Y este se sostiene en este conjunto de canciones.

- Publicidad -

Decía John Lydon que sus «palabras son sus balas» y cada una de estas canciones es una bala en sí misma, a veces recreándose en lo políticamente incorrecto, otras apostando más bien por el humor. ‘Transpotting’ (sic) debe de ser la única canción que ha pasado por Novedades Viernes España que incluye el sonido de una raya. ‘A 180 con mi monopatín’ va de atropellar a aquellos que tan sólo hacen fotos de sí mismos en Instagram -entre otras personas así-. ‘Mata a tu jefe’ no necesita más explicación. La primera canción de ‘Nuevo punk’ se llama ‘Nuit Folle’ y en ella, por alguna razón terminan «cagándose en el Louvre», «ahogándose en el Sena» y gritando «¡Carla Bruni, déjame vivir!».

En lo sonoro, La Élite entienden por ‘Nuevo punk’ una amalgama de guitarras y sintetizadores que no tiene tanto que ver con los Ramones o los Sex Pistols como con los grupos que han alternado rock y electrónica de la forma más rudimentaria. Sigue Sigue Sputnik, los Strokes más traviesos o grupos abiertamente lo-fi y bastante punk como Stereo Total pueden venir a la mente. De hecho, las colaboraciones del disco son tan variadas como The Parrots, Ben Jart y Kiliki y otra banda de moda, Mainline Magic Orchestra. El resultado es una cosa bastante transversal, realmente con un techo comercial desconocido si atendemos a lo que ha pasado con gente como Ladilla Rusa.

- Publicidad -

Descaradas y cada una con su razón de ser particular, las canciones se suceden ligeras con estribillos tan certeros como «Estoy contento de ser feo«, «Me doy asco en mi casa», «Me he bebido tu Sixpack» o «Voy a quemar tus discos, voy a quemar tus bragas» (ya hemos hablado de que no temen a lo políticamente incorrecto). Todas evidencian que La Élite tienen ya un concierto de lo más entretenido. Entre sus muchos aciertazos, ese ‘Todos me miran mal’ en el que se quejan de no poder escuchar a la vez a El Fary, Eskorbuto, La Zowi o Los Nastys sin que alguien les mire mal. Si creéis que este punto de diversidad está tan superado que ya es obvio, leed los comentarios de cualquier reseña de Bad Gyal.

Discos recomendados

Ryuichi Sakamoto / 12

La Élite / Nuevo punk