Versus: LCD Soundsystem

Por | 25 Ene 07, 11:11

soundofsilver.jpgA favor: LCD Soundsystem son los reyes del trallazo. Cuentan con un sonido generacional propio que reconoceremos dentro de muchos años, a medio camino entre el punk-funk, el house y el electro, y lo mejor es que en ningún momento a su principal responsable, hombre clave en la fundación de DFA, James Murphy, se le ha ocurrido prescindir de las melodías, de las canciones en sí. ‘Sound of silver’, el segundo álbum del grupo, sirve para que los que no disfrutamos de sus primeros maxis por partes, y de repente nos encontramos con un CD debut doble, finalmente algo indigesto, nos recreemos en su lanzamiento. La espídica ‘Us vs them’ es la nueva ‘Yeah’; ‘Someone great’, la solución perfecta a las inquietudes de Murphy por los medios tiempos y futuro single sin lugar a dudas; ‘Get innocuous’, los 7 minutos más cortos que recuerdo; ‘All my friends’, un pequeño recuerdo a los New Order más ibicencos. Adictivo como pocos, ‘Sound of silver’ termina funcionando incluso en esas baladas que el grupo de vez en cuando gasta. ‘New York I love you’, he pasado de odiarla a ponérmela en “repeat”, no digo más. 9. Supervago.

No tan a favor: Tengo que reconocer que estaba completamente predispuesto a que me gustase encantase este disco. El anterior me parecía genial, y esperaba que este fuese un disco pefecto. Sin embargo, no termina de convencerme. Pese a tener grandes canciones (‘Us vs Them’, ‘North American Scum’, ‘Someone great’ e incluso la denostada ‘New York I love you’) a mí me siguen faltando los verdaderos trallazos que hicieron famoso a James Murphy: ‘Daft Punk is playing in my house’, ‘Tribulations’ o ‘Disco infiltrator’, que eran las típicas que me ponía a cualquier hora y quería bailar frenéticamente, incluso si estaba en el metro rodeado de gente. Sin embargo aquí, no encuentro nada parecido. ¿Qué le pasa entonces a ‘Sound of silver’? Que pese a ser un buen disco, terminaré escuchándolo por partes. Si bien ’45:33′ me fascinó sobremanera por su coherencia y pese a su longitud, el segundo álbum de LCD me resulta mucho más espeso. Será por el orden de las canciones o el conjunto que forman, pero termina aburriéndome un poco. Me reservo -eso sí- mi derecho a rectificar en un futuro, que es de sabios. 6. Farala.

Send this to a friend