‘En el camino’: las curvas de la vida

Por | 17 sep 12, 11:21

Antes de los hippies, los beats. Antes del rock psicodélico, el bebop. Antes de la revolución sexual, la desinhibición sexual. Antes del LSD, la marihuana. Antes de Ken Kesey, Bob Dylan o Jim Morrison, Jack Kerouac. Antes de ‘Easy Rider’ (1969), ‘En el camino’ (1957).

Pocas veces una novela ha sido tan profética y un autor tan lúcido como para que su voz se amplificara formando el eco del movimiento que estaba por llegar: la contracultura estadounidense. La road movie de espíritu libertario, la música como frenesí liberador, el autostop como medio de trasporte, las drogas como experiencia mística, el amor libre o la búsqueda de modos de vida alternativos estaban ya presentes, casi 10 años antes, en la novela autobiográfica de Kerouac. Un libro que desde los años 50 ha inyectado gasolina en el motor de generaciones de lectores deseosos de convertirse en “gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, que arde, arde, arde…”.

Ahora que está a punto de estrenarse su adaptación al cine (19 de octubre); ahora que la desorientación existencial se apodera de muchos; ahora que el derrumbe del sistema nos ha dado de lleno en toda la boca; ahora, es un buen momento para volver -o conocer por primera vez- a ‘En el camino’ (Anagrama). Un buen momento para hacer autostop con Sal Paradise (Jack Kerouac), viajar de copiloto con Dean Moriarty (Neal Cassady), recorrer las calles con Carlo Marx (Allen Ginsberg) o escuchar en su cátedra a Old Bull Lee (William S. Burroughs). Un buen momento para dejarse atrapar por la prosa frenética y “espontánea” de Kerouac, y dejarse inspirar por la crónica de sus viajes por Norteamérica, desde el Este de su juventud hacia el Oeste de su futuro.

La mejor manera de hacerlo es conseguir su última edición, retitulada ‘En la carretera’ (Anagrama). Una nueva traducción de la versión íntegra, sin censurar, sacada del rollo mecanografiado original (Kerouac la escribió de un tirón en un rollo de papel de teletipo sin márgenes ni párrafos diferenciados).

¿Mejora en algo esta nueva edición a la antigua? Sí. Lo primero que llama la atención es la utilización de los nombres reales de los protagonistas. La eliminación de los pseudónimos provoca un cambio de sentido: de ficción “basada en hechos reales” a autobiografía o libro de memorias. Un cuaderno de viaje a lo largo y ancho de los Estados Unidos y parte de México.

Otro cambio substancial es la recuperación de algunos pasajes censurados por su contenido sexual. Esta inclusión aporta autenticidad, añade capas de significado a la caracterización de los personajes y contribuye a re-situar la novela en su contexto histórico y editorial.

Por último, la publicación del texto “en crudo”, sin las intervenciones y correcciones gramaticales del editor, acelera el ritmo de la novela hasta tal punto que parece “conducida” por Neal Cassady. Un nuevo impulso que la rejuvenece, la limpia del polvo de la leyenda, y nos ayuda a entender mucho mejor el legendario método de escritura que Kerouac bautizó como kickwriting.

Además, como complemento a esta nueva edición, nada mejor que la recientemente publicada correspondencia entre Kerouac y el poeta Allen Ginsberg (cuya vida se llevó hace poco al cine en un notable biopic). La lectura de ‘Cartas’ (Anagrama) permite conocer la gestación de la literatura beat, el proceso creativo de sus más notables obras, a la vez que descubrimos la relación de profunda amistad, emocional y espiritual, entre los dos iconos del movimiento cultural y artístico que definió a toda una generación.

¿Y la película? El camino ha sido largo. Los rumores sobre la adaptación de ‘On the Road’ han sido una constante desde que en 1957 Kerouac le escribiera una carta a Marlon Brando sugiriéndole que interpretara a Dean Moriarty. Más tarde, desde que en 1979 Francis Ford Coppola comprara los derechos, se han hecho varios intentos, incluido uno con Ethan Hawke y Brad Pitt de protagonistas. Pero no fructificaron.

Cuando en 2005 Coppola vio ‘Diarios de motocicleta’, la adaptación de los diarios de viaje de Che Guevara realizada por Walter Salles, volvió a retomar el proyecto. El brasileño, famoso por su ‘Estación central de Brasil’ (1998), era el director ideal. Y Sam Riley (Sal Paradise), Garrett Hedlund (Dean Moriarty) y Kristen Stewart (Marylou) el atractivo trío protagonista (junto a Viggo Mortensen y Amy Adams como Old Bull Lee y Jane).

Presentada en Cannes, el recibimiento no ha sido muy entusiasta. En general, se ha criticado la falta de profundidad de la adaptación y su fallido intento de capturar el espíritu de la novela. Sin embargo, han destacado la belleza de su estilo visual y a sus dos protagonistas masculinos.

A la espera de verla, recordar cómo se imaginaba el propio Kerouac la adaptación: “con la cámara colocada en el asiento delantero del coche mostrando la carretera (día y noche)”. ¿Se imaginó Kerouac el prólogo de ‘Gerry’ (2002)? ¿No hubiera sido Gus Van Sant el director ideal para esta adaptación?

Etiquetas: ,

5 Comentarios

  1. Y 17 septiembre, 2012 | Enlace

    De verdad, no es necesario ser tan pedante

  2. killallhipsters 17 septiembre, 2012 | Enlace

    Zzz. Más tópicos reunidos que kilómetros recorridos en la novela.

  3. Olga 17 septiembre, 2012 | Enlace

    ¿Kristen Stwart no es Pavisosa, la protagonisat de Crepúsculo? Qué horror…

  4. Pablo 17 septiembre, 2012 | Enlace

    Tres apuntes:
    - El kickwriting lleva llamándose en castellano toda la vida “prosa instantánea” y es un término bastante utilizado. No es necesario recurrir al término inglés.
    - La versión del editor es mejor que la del autor el 99% de las veces. Dudo mucho que aquí sea al contrario.
    - Aunque esta novela de Jack Kerouac es la que tiene la fama, a mí me gusta mucho más “Los Vagabundos del Dharma” (The Dharma Bums).

  5. si us plau 17 septiembre, 2012 | Enlace

    Uno de los libros de mi vida, me da miedo ver la película, tiene toda la pinta de ser decepcionante.

    Se me ocurre que Gonzalez Iñárritu hubiera sido un buen director para la película, por el estilo acelerado propio del libro.

    El artículo, muy bueno. Joric es de lo poco que a mí y a mis numerosos clones nos gusta leer en esta página. Al menos en sus artículos aún no han salido nunca las palabras “Madonna” y “Gaga”, como hacen todos sus otros compañeros.

Discos recomendados »

EMA / The Future’s Void

Deslumbrante correspondencia entre lo que nos cuenta EMA en su segundo disco y con qué sonidos nos lo cuenta.

Eagulls / Eagulls

Una masa de post-punk abrasivo y ganchos irresistibles en el gran debut de la banda de Leeds, de gira estos días.

Cosmen Adelaida / La foto fantasma

Los madrileños imprimen en su segundo álbum la fuerza de un debut.

Síguenos en Facebook

Destacamos

vetustamorla-entre

Vetusta Morla: “La radiofórmula ha perdido el contacto con la realidad”

Hablamos con Pucho, Juanma y Guillermo en la semana de edición de ‘La deriva’.

nachovegas-

Nacho Vegas: “No soy un abstencionista convencido”

Hoy se publica ‘Resituación’. Hablamos con Nacho Vegas sobre su disco más político.

PHOENIX

Lollapalooza Chile 2014

Lorde, gran triunfadora. Julian Casablancas, la mayor decepción. Crónicas de Arcade Fire, New Order, Phoenix, Vampire Weekend, Café Tacvba…

BobbieGentry-full

Clásicos Que Nunca Lo Fueron: ‘Touch ‘Em With Love’ de Bobbie Gentry

Este disco de country con un inusitado carácter funk no es la obra menor de una de las mejores voces de todos los tiempos.

MELENDI

El norte es más de Melendi, el sur menos de Of Monsters and Men

¿Qué ciudades son menos fans de Daft Punk? ¿Se escucha más a Avicii en el norte o en el sur? ¿Dónde se oye más ‘Blurred Lines’? ¿Qué comunidad autónoma pasa de Will.i.am?

losrolling

Las entradas de Rolling Stones no se han agotado en 5 minutos

Imposible hacerse con una entrada para su único concierto en España.

how-i-met-your-mother-season-6-poster

‘Cómo conocí a vuestra madre’: ¿nueve años perdiendo el tiempo?

Tras nueve temporadas, Ted Mosby y sus acólitos dicen adiós (por fin) a la pequeña pantalla.

PELOPONY

‘Supervivientes’ relanza a la Pelopony

“Prepárate a sentir la magia de mi ilusión”.