Rhye / Woman

Por | 04 Mar 13, 0:43

La voz en Rhye hace el amor más que cuenta historias. El arranque de ‘The Fall’ con ese “Make love to me / one more time / before you go away / Why can’t you stay” es uno de los más sensuales que he oído últimamente, logrando convertirte en agua con estas cuatro frases mal contadas y tan sobadas en la historia del pop. Por eso tiene gracia que más de la mitad del mundo haya errado en su género. El grupo optó en un principio por mantener el misterio sobre su identidad, porque “quería que prevaleciera su música sobre su imagen”, sorprendiéndose después al darse cuenta de que era constantemente comparado con Sade y que todo el mundo se pensaba que el líder era una mujer. Y negra.

Pero Rhye es en realidad el dúo formado por el canadiense (y residente en Berlín) Mike Milosh, que ya había editado varios discos simplemente con su apellido, y Robin Hannibal, danés detrás de Quadron. Este quiso que Milosh remezclara una de sus canciones, la remezcla se convirtió en un tema, decidieron encontrarse en Copenhague, quedaron en una estación de metro, el tema se convirtió en EP, este en un álbum, y hasta hoy. A la suerte de que se hayan conocido hay que sumar la de que ambos se enamoraran poco después de este encuentro. En especial el cantante Mike Milosh, pues la destinataria de este álbum es la que ha terminado resultando su mujer. A ella le ha dedicado en la intimidad la preciosa ‘Open’ que les dio a conocer, ha dado la vuelta al mundo y terminó en listas de las mejores canciones del año como la nuestra; y en su delicada relación carnal se inspira prácticamente todo este álbum que, de manera significativa, termina con una repetición constante de la palabra “woman” (el tratamiento de la mujer como ser idolatrado es muy Hurts).

Coetáneos de Jessie Ware, Rhye no creen parecerse particularmente a Sade. Sí tienen en común su admiración por Marvin Gaye y, en su defensa, hay que decir que tienen un considerable buen gusto para arreglar sus temas R&B, incluso a pesar de algunos momentos edulcorados que podrían remitir al lado más comercialote del soul (Des’ree, esa persona que sigue sonando a día de hoy en M80, aunque nadie lo hubiera adivinado nunca, podría asomarse por aquí). Tomemos como ejemplo de su savoir-faire la estupenda ‘Last Dance’. El dúo no sólo rompe la monotonía con un toque funky (que después aparece también en la ya conocida ‘Hunger’), sino que el momento en el que los teclados se detienen para destacar la frase “Tell me lies and lullabies / But don’t tell me to change”, antes de que se sume una guitarra y después un saxo, es un absoluto clímax.

A pesar de su brevedad, ‘Woman’ tiene tiempo de presentar alguna medianía como ‘Major Minor Love’. De acuerdo, sus mejores canciones ya las conocíamos, pero los ligeros toques tropicales de ‘Verse’ o la calidez de ese susurro en ‘One of Those Summer Days’ dan cuerpo a un disco muy disfrutable que nos hace desear que Mike no conozca nunca el desamor.

Calificación: 7,6/10

Lo mejor: ‘Open’, ‘The Fall’, ‘Last Dance’

Te gustará si te gusta: Jessie Ware, Sade, Hurts, Marvin Gaye
Escúchalo: Pitchfork, cuatro de los temas en Deezer.

Etiquetas:
  • Flounder

    Milosh es de Toronto.

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR