Wild Beasts / Present Tense

Por | 25 Feb 14, 13:34

Wild_Beasts-presentPuede que la lejana similitud entre las portadas del último álbum de Wild Beasts y ‘ARTPOP‘ de Lady Gaga no sea casual, pues ‘Present Tense’, cuarto álbum del cuarteto británico liderado por Hayden Thorpe y Tom Fleming, arranca y de hecho viene presentado por una declaración de intenciones, como ellos la llaman, en protesta sobre el actual estado del arte como producto comercial. El tema en cuestión, ‘Wanderlust’, urde teclados tan inquietantes como reconfortantes y coros fantasmagóricos para crear una cierta sensación de desasosiego que incomoda más si atendemos a la efectiva ironía de su letra, con frases como “somos decadentes por encima de nuestras posibilidades” (!), “ellos son solemnes en su riqueza / nosotros superiores en nuestra pobreza” o -la mejor- “no me tomes por alguien al que le importa una mierda”.

‘Wanderlust’ también aprovecha para meterse con ciertos individuos británicos que utilizan acentos americanos para expresarse, avergonzando así al grupo. “En tu idioma, ¿cómo se dice “dar asco”?, canta Thorpe en su habitual registro ahogado. Se ha dicho, de hecho, que la frase es una pulla a sus compañeros de sello Arctic Monkeys, si bien el grupo ha insistido en que no es así. “[Wanderlust] va sobre todo sobre la proyección de la sinceridad en el arte. ‘Factor X’ está repleto de historias lacrimógenas cuya sinceridad es falsa. Si intentas que me sienta identificado emocionalmente, no me voy a creer ni una palabra”. Es increíblemente fácil no obstante emocionarse escuchando esta gran canción que, en la belleza de sus teclados y melodía, constituye por méritos propios uno de los grandes himnos de la carrera de Wild Beasts.

Y es que ‘Present Tense’, producido en esta ocasión no por el habitual Richard Formby sino por Leo Abrahams, músico que ha trabajado con multitud de artistas entre los que se encuentran Brian Eno, Paul Simon, David Byrne o Imogen Heap; y Alex “Lexxx” Dromgoole, es todo un despliegue de belleza enfocada, de manera más decidida que nunca, hacia la electrónica, y eso que a pesar de que algunas de las temáticas que abordan sus letras son realmente turbias. ‘A Dog’s Life’, por ejemplo, describe los últimos segundos de la vida de un perro. No se sabe si tiene algo que ver con la película de Charles Chaplin del mismo nombre pero sus evocadoras ambientaciones, junto a sus gentiles punteos de guitarra en reverb y lúgubres a la par que oníricos teclados, crean paisajes tan hermosos que parecen hablar directamente al alma. Cuando Thorpe lanza la pelotita del perro a la basura, porque ya no la va a usar más, la banda reproduce el sonido de esa misma acción y el silencio grita tanto como lo haría en el duelo. Por su parte, ‘Daughters’ es fría en el carácter industrial de sus teclados y frío, helado incluso, es exactamente como le deja a uno su historia sobre niñas que desenvainan espadas en venganza contra los adultos por lo miserable que han dejado estos el mundo en el que hoy vivimos.

Son canciones preocupadas por el mundo exterior que acuden a los sintetizadores de manera más contundente que nunca en ciertos cortes, a diferencia de lo que ocurría en ‘Limbo, Panto’ y ‘Smother‘, que no se llamaba ‘Smoother’ porque al grupo no le dio la gana. Los de Kendal, que recibieron una nominación al Mercury Prize en 2010 por su formidable segundo álbum, ‘Two Dancers’, han llegado a su cuarta referencia casi rascando los treinta y creen que su misión ahora es hacer música más madura si bien, apuntan, prefieren evitar que les salga “un disco de contemporánea adulta”. Las ventas nunca les han acompañado especialmente, pero canciones como ‘A Simple Beautiful Truth’, que despliega en su melodía y arreglos toda la belleza escondida en su título (¡y en dos minutos y medio!), la citada ‘Wanderlust’ o la sensual ‘Mecca’, deberían servir para poner a Wild Beasts de manera más definitiva en el mapa de mejores bandas británicas del momento, y de paso llevarles al número uno, que ya toca.

Por supuesto una de las cosas que mejor hacen Wild Beasts es cantarle al deseo romántico y ‘Sweet Spot’ se trata sin duda de la mejor canción que han escrito hasta la fecha en ese sentido. Lejos de lo perturbador de la depechemodesca ‘Nature Boy’, sobre el (sin)sentido de la masculinidad en el siglo XXI, ‘Sweet Spot’ es delicada, amable, pulcra y poética. Se trata, además, de un sencillo potencial todavía más evidente que las canciones previamente mencionadas. ‘Palace’, dedicatoria romántica donde las haya, cierra ‘Present Tense’ con una de las melodías más bonitas del año (“de cerca eres más hermosa que de lejos”, le canta Thorpe a su amada, y el oyente no puede sino derretirse) y ‘Pregnant Pause’ captura con sofisticación la esencia del amor con frases como “hay un idioma con el que nos comunicamos / que nadie más entiende” envuelta en un colchón de sintetizadores tan agradable que apetece cubrirse bajo sus cálidas mantas una y otra vez.

No es que sorprenda demasiado lo infravalorada que está una banda que cita entre sus influencias a Henry Miller o Hèléne Cixous. Es un grupo, Wild Beasts, que propone un synth-pop de preocupaciones intelectuales, con discurso propio y reflexiones que hasta valdría la pena debatir en clases de literatura. ‘Present Tense’ –una de las mejores y más conmovedoras pistas del álbum, por cierto, se titula ‘Past Perfect’– no es un disco político como bien aclara la banda en su última entrevista para The Fly, pero sí apunta, con ácida ironía pero sobre todo mucho sentido de la realidad, hacia diferentes direcciones del mundo que rodea a sus autores. ‘Wanderlust’ también sirve como queja a un gobierno, el británico, que cobra 9.000 libras a sus jóvenes para que se formen en la universidad. ¿Cómo no va a ser “don’t confuse me with someone who gives a fuck” la mejor frase del disco? Es el reflejo de una sociedad exhausta y abatida por los grandes poderes. A Wild Beasts solo les queda su música y ‘Present Tense’ es la maravillosa confirmación de que a nosotros, por suerte, también nos quedan Wild Beasts.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘Wanderlust’, ‘Sweet Spot’, ‘A Simple Beautiful Truth’, ‘Palace’
Te gustará si te gusta: Depeche Mode, The xx, el synth pop en todas sus vertientes
Escúchalo: Youtube.

Etiquetas:
  • Metronomista

    ¿Pero por qué sacais a Lady Gaga en TODOS los artículos que haceis?

  • Paul Denton

    Me suena a TALK TALK

  • Yo

    Desde ya uno de los mejores discos del 2014, y posiblemente el mejor trabajo de Wild Beasts.

    Por cierto, *comentario frívolo* es este el grupo indie con más integrantes guapos? 3/4

  • catcatcut

    Geeeniaaal, os quedais cortos con el 8,2.

  • Velociraptor

    Es un discazo, aunque no supera al sobresaliente Smother.
    Como mejor canción se os ha olvidado “Daughters” :X

  • SRGYST

    En loop constante. Cada vez me gusta más, aunque es cierto que Smother es uno de los discos que más me ha emocionado en los últimos años.

  • Hvvh

    ¡Wow! A lo que dicen tiene puntos suficientes para ser el disco del año y, por qué no, convertirse en un referente musical de la década. Enhorabuena para mis bestias salvajes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend