Maria Rodés / Maria canta copla

Por | 27 Mar 14, 13:33

Maria_canta_coplaLa copla fue durante décadas el género musical más popular y característico en nuestro país, especialmente en la negra etapa de la Guerra Civil, la posguerra y el franquismo, que lo tomó como adalid de “lo español”. Eso le valió también el desprecio de los más jóvenes, que clamaban (a menudo en silencio) por libertad y envidiaban la diversidad cultural extramuros. Ese rechazo se prolongó durante décadas e incluso, en los 80, fue utilizado por algunos artistas como un elemento de provocación. Sin embargo, entre las más jóvenes generaciones de artistas estatales de pop y rock hay un aumento de interés por usar la tradición y el folclore como elemento distintivo y singular. Entre ellos, la cantautora Maria Rodés se arroja ahora al nada desdeñable desafío de reinterpretar, muy a su manera, algunas de las coplas más populares (otras no lo son tanto, algunas ni siquiera lo son) de la historia.

Rodés, cantautora intimista (que no triste, ojo) y de preciosa y reconocible voz, está lejos de cumplir con el arquetipo de intérprete de copla. Pero, obviamente, el objetivo de la catalana está lejos también de imitar la dramatización exagerada y los gorgoritos de Imperio Argentina, Marifé de Triana o Lola Flores. Más bien, reivindica la grandeza compositiva de León, Quintero, Quiroga, Solano y demás, llevando a su propio e inconfundible terreno estas canciones y proclamando su vigencia y enormidad. Maria ya destacó en ‘Una forma de hablar‘ y ‘Sueño triangular‘, además de por su dulce registro vocal, por sus imaginativas y singulares producciones, que dotan a sus canciones de una especie de trasfondo de ensoñación que las enriquece y las hace únicas. En este caso, asistida por la rica visión iconoclasta de Mariá Folch (La Troba Kung Fú) y Guillermo Martorell (El Chico Con La Espina En El Costado), en ‘Maria canta copla’ consigue que esa sea su seña de identidad y que dé cohesión a una obra que va mucho más allá de un simple disco de versiones.

Los vientos contenidos y la simpática reminiscencia hawaiana en ‘Tengo miedo‘, el toque goth-folk de ‘El día que nací yo’, la base de hip hop oscuro que introduce ‘Marinero de la barca’ (antes de convertirla en una pseudo-jota), los divertidos coros de ‘Agua que no has de beber’, los aires jazzy empleados en ‘Manos vacías’ que luego derivan en mariachi, son algunos de los muchos detalles que pueblan este álbum y que le dotan de entidad propia y aclaran que estamos, inconfundiblemente, ante un disco de Maria Rodés, que no es un pasatiempo sino el tercer álbum de su discografía (además de sus proyectos paralelos). En todos ellos, María hace un fantástico uso de la buena tropa de músicos que la acompañan, entre los que destacan sobremanera los vientos y cacharros diversos de Pep Pascual (habitual cómplice de Pascal Comelade) y las guitarras de corte clásico de Mario Mas (acompañante habitual de Sílvia Pérez Cruz e hijo de Javier Mas, el fiel guitarrista de Leonard Cohen).

Solo ‘Que nadie sepa mi sufrir’, bastante ortodoxa pese a esa simulada caja de música de fondo, permanece fiel al vals peruano original, quizá a modo de homenaje a su intérprete más recurrente, María Dolores Pradera. Si entre todo el muy cohesionado y estupendamente secuenciado conjunto, tuviéramos que quedarnos con algunos momentos, yo sin duda señalaría la épica eléctrica de ‘Tres puñales‘, la cadencia de vals tabernario y mediterráneo aplicada a ‘Tatuaje’, en la que Albert Pla ejecuta significativamente el papel del deseado marinero, y ‘Ay pena, penita pena’ que, despojada de todo exceso, es aquí transformada en una delicada habanera fantasmagórica, que enfatiza todo el poder de una letra inconmensurable. Desde el respeto pero sin límites, Maria Rodés presenta una obra fantástica que no solo tiene un gran valor didáctico para nuevas generaciones sino que, además, le permite lucir todo su talento, logrando que unas canciones tan aparentemente apolilladas consigan sorprender, conservando todo el poder trágico de sus letras.

Maria Rodés presenta ‘Maria canta copla’ hoy, día 27 de marzo, y mañana en el Teatro del Arte de Madrid.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Ay pena, penita, pena’, ‘Tatuaje’, ‘Tres puñales’, ‘Tengo miedo’
Te gustará: incluso aunque reniegues radicalmente de la copla. Y puede que especialmente por eso.
Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Marcelino

    Musica de señoras para barbudos.

  • Suivant

    Le ha quedado muy bonito, con mucho gusto. Lo único que me chirría un poco es cuando dice, con su vocecilla, lo de “gitano gitano” en Tengo miedo, me da la risa. Pero por lo general, emocionante.

  • María hija, baja a Granada y ponte a cantar con esa gracia que te ha dao Dios lo de “tres puñales”, que desde luego te los meten bien dentro para que no te atrevas nunca más a hacer experimentos con gaseosa. ea!

  • @Bonmatweet

    A ver, andaluzas mala follá, no os pongáis nerviositas, que una reinterpretación de vuestro micromundo endogámico no está nada mal de vez en cuando.

  • Pssss

    Ah! Que las Coplas son cosa de Andaluces!
    Que os tengamos trepanado el tímpano de escuchar estas canciones con Pantojas, Rocíos Jurados y demás, es obviar que las intérpretes que las hicieron famosas 50 años antes (Concha Piquer, Imperio Argentina, Lilian de Celis ect.) ni eran andaluzas, ni cantaban con tono flamenco, ni nada por el estilo.

  • Albarn

    La verdad que a mí, a pesar de ser andaluz que por lo leído más arriba es requisito para que te guste, la copla ni me va ni me viene. Pero le he dado escucha al disco y es muy bonito.

    Coincido en lo de la risa con lo de “gitano, gitano” xD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR