Andy Shauf / The Party

Por | 01 Jun 16, 15:36

Andy-Shauf-The-PartyComo siempre, el extenso cartel del Primavera Sound es un feliz quebradero de cabeza. Por fortuna, su extensión sirve sobre todo para descubrir nombres menos reputados que podrían ser futuras estrellas o, como mínimo, instalarse en nuestras discotecas como nuevos favoritos personales. Este año es el caso para mí de Andy Shauf, un joven cantautor canadiense que no es ni mucho menos un neófito. El de Regina, Saskatchewan, comenzó su andadura hace justo ahora 10 años con dos EPs autoeditados y ya inencontrables. Poco a poco fue ganando adeptos a su folk inicialmente lo-fi y agreste (en la onda de los primeros Iron & Wine o Bon Iver) que, año a año, disco a disco, se fue refinando en obras como ‘Darker Days‘ (2009) o ‘Waiting For The Sun To Leave‘ (2010). En 2012 llegó ‘The Bearer of Bad News‘, un disco más profesional en el que ya mostraba sus credenciales: canciones delicadas como ‘Jerry Was a Clerk’ o ‘You’re Out Wasting’, ancladas en la canción de autor de los 70 (Simon & Garfunkel, Nilsson) con exquisitos arreglos de piano o clarinete, de un clasicismo que le aproxima al último Elliott Smith, a Aimee Mann o al más joven Tobias Jesso Jr.

Aquel disco, reeditado el pasado año a través de un sello cooperativo de Portland, sirvió para que el gigante Anti (Tom Waits, M. Ward, Neko Case, etcétera) se fijara en Andy y se hiciera con la licencia para su nuevo disco, ‘The Party’. No podían haber acertado más con el momento, porque escuchando sus 10 canciones es evidente que esta oportunidad ha llegado en plena eclosión artística de Shauf. Con los mismos patrones creativos que ya mostró en el citado ‘The Bearer of Bad News’, el autor se embarcó en 2014 en una frustrada grabación de 15 canciones durante una estancia en Alemania con una banda local. Desalentado, nada convencido del resultado, regresó a su hogar natal en la ciudad de Regina y siguió cambiando las canciones, regrabando y produciendo de nuevo el álbum completo, con la sola ayuda de las cuerdas de Colin Nealis (de la banda del también interesante Aidan Knight). A tenor de los resultados deslumbrantes de este ‘The Party’, Shauf hizo muy bien en confiar en su instinto y sus propias capacidades.

‘The Party’ es un disco impecable de cabo a rabo, 37 minutos de canción rock elegante y cálida en los que suma, a los pianos y vientos madera que tan bien venía trabajando, las cuerdas de Nealis. Estas le ofrecen una nueva paleta cromática con la que Shauf juega a la perfección, trasladándonos a un tiempo suspendido entre las cuatro últimas décadas de música, inundado por una melancolía abrumadora. Es también, en consonancia con su delicado aspecto formal, un disco conceptual. Un concepto algo retorcido, eso sí: cada canción habla sobre los invitados a esa fiesta a la que alude el título, si bien su punto de vista se sitúa en la mirada íntima y, en general, amarga del recuerdo en el día después, de la resaca física y emocional que deja en ellos, repletos de reproches y anhelos consigo mismos u otros invitados.

Shauf, con su bonita voz engolada, detalla el juego de trucos y engaños del que oculta su verdadera naturaleza y sentimientos para sobrellevar la fiesta (“¿Te das cuenta de que es mucho más fácil cuando lo haces desaparecer?”, canta en ‘The Magician‘); la incómoda sensación, propia y ajena, de la chica que llega demasiado pronto, nerviosa por reencontrarse con otro invitado (‘Early To The Party’); el bochorno, desde el mareo de la mañana siguiente, del que acudió a la fiesta por alguien que no le prestó atención, propiciando una espantosa borrachera (‘Twist Your Ankle’); el penoso papel del que flirtea con la chica que llegó pronto a la fiesta, a la que su chico ignora por completo, y que resulta ser su mejor amigo (‘Quite Like You’); el pozo en el que aquel cae cuando ese mejor amigo le cuenta que sabe que está tirando la caña a su chica y que, para ello, no ha dudado en ponerle a los pies de los caballos (‘Begin Again’); la zozobra del que sube a la planta de arriba y escucha a su novia riendo con otra persona dentro de una habitación cerrada (‘The Worst In You‘); el descorazonador momento en que un chico, algo achispado, reúne el valor de decirle a su mejor amigo que está enamorado de él, y éste se burla de él (‘To You’); el impacto de sentir el enamoramiento instantáneo, y solo poder verla a ella bailar en medio de la fiesta (‘Eyes of Them All’); la muerte silenciosa y repentina de uno de los invitados en el jardín, de la que solo se percata un vecino (‘Alexander All Alone’); y, dentro, la inigualable estampa de una pareja bailando en solitario al sonido de una canción reposada, cuando ya se ha marchado casi todo el mundo (‘Martha Sways’).

Como el guión de una (buena) película de Robert Altman o Ang Lee, Shauf nos introduce, con un lenguaje ligero y cuidado, en la profundidad de las vidas de estos personajes corrientes, como los que figuran en la preciosa portada del álbum, que podrían estar rodeándonos en nuestra propia fiesta, que podríamos ser nosotros mismos. Para ello dispone de esta maravillosa banda sonora, 10 canciones inmaculadas de pop atemporal, bellas, amargas, tensas, deliciosas, que nos acompañarán seguro durante muchos meses o años. Como decía al principio, Shauf es, seguro, uno de esos artistas que o bien se convierten en estrellas o, al menos, se ganan el cariño eterno de los que le abren su puerta.

Andy Shauf actúa por partida doble en Primavera Sound 2016: el jueves 2 de junio lo hará en el Auditori del Parc del Fòrum; y el viernes 3 de junio en la sala Teatre del CCCB.

Calificación: 8,2/10
Lo mejor: ‘The Worst in You’, ‘The Magician’, ‘Twist Your Ankle’, ‘Eyes of Them All’
Te gustará si te gusta: Aimee Mann, Elliott Smith, Tobias Jesso Jr., Kings of Convenience
Escúchalo: Spotify, Youtube
Cómpralo: Amazon

Etiquetas:
  • Joan Seberg

    Me alegra ver que no soy el único que ha sido cautivado por este disco.

  • Israel

    Ya vamos a medio año y este es el primer disco que escucho que realmente me suena a sorpresa, a novedad, a descubrimiento. Si bien es cierto que ese pop barroco y preciosista ya lo hacían Nick Drake y Randy Newman entro otros, pero en verdad que falta nos hacia Andy a los que no lo conicíamos…

  • indecisionmetodica

    hay algo en el tono y la entonación que me recuerda al Bart Davenport que pudo haber sido y no fue, al Josh Rouse más inspirado y también perdido; en todo caso una hermosura de disco

  • Iñaki

    Sigo amando este disco desde la primera vez que lo escuché, el mejor de la vida!

Playlist del mes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend