Necrológica de Dover: ¡Viva Heráclito!

Por | 18 Dic 16, 11:25

dover-finalLo de que en España nos encanta hacer leña del árbol caído es un hecho empírico, comprobable (en lo musical) cada vez que se anuncia la separación de un grupo (a no ser que haya muertos de por medio, entonces no). Lo de que tampoco somos un país que trate especialmente bien a sus ídolos (excepto a los toreros o a Bertín Osborne, claro), también. Ya si hablamos de aceptar transgresiones, innovar, o ser mujer en general, vamos finos. En el fondo, no dejamos de ser un país tradicional, costumbrista y tremendamente envidioso. Tanto de puertas para fuera como para dentro. Algo que se ha vuelto a poner de relieve a la hora de despedir a uno de los grupos más importantes en la historia de la música española: Dover.

La despedida del grupo que elevó a Subterfuge a la categoría que tiene ahora, que consiguió que 500.000 personas compraran un disco que no fuera de Julio Iglesias, y que le quitó la vergüenza a la juventud para cantar en inglés, ha cosechado noticias más o menos sarcásticas, en las que se tachaba a las hermanas Llanos como de niñas pijas de extrarradio venidas a más (El Confidencial), o del consabido chiste de “pensaba que ya se habían separado”. Ninguna necrológica en condiciones. (Vale, la de El Mundo Today era divertida, y no descartamos que su predicción para el año 2018 vaya desencaminada).

Un hecho injusto, y hasta cierto punto revanchista. Dover se merece una necrológica como Dios manda. Y pensamos solucionarlo.

DOVER (1992 -2016). Banda de música rock formada por Cristina Llanos (guitarra), Amparo Llanos (guitarra), Samuel Tito (bajo, antes Álvaro Díez) y Jesús Antúnez (batería).

Corría el año 1992 cuando las hermanas Llanos se estrenaban en el mundo de la música. Un año en que triunfaba Alejandro Sanz, Luz Casal y Mecano (los mismos que ahora, más o menos) en las listas de discos nacionales más vendidos (y en los 90 la gente todavía compraba discos). En 1995, gracias al sello Everlasting-Caroline, se publicaba ‘Sister’, un disco que no tuvo una acogida demasiado cálida, aunque les sirviera de entrenamiento en eso de tocar en escenarios más o menos grandes.

Casi sin saber manejar la guitarra -Cristina Llanos afirmaba en Música Sí (aquel mítico programa de TVE, cuando TVE aún tenía programas con actuaciones) haberse aprendido los acordes de las canciones de su hermana durante un verano-, y acompañadas por Álvaro Díez al bajo (sustituido, años después por Samuel Titos tras el polémico cambio al pop de la formación) y Jesús Antúnez a la batería, Dover saltaba al ruedo casi sin red.

El efímero contrato con Caroline terminó y Subterfuge recogió el testigo de un grupo que apuntaba maneras, aunque no sin ciertas reticencias por parte de Carlos Galán, director del, por entonces, fanzine y sello musical.

“La impresión que me dio Carlos fue que iba a ser un hueso duro de roer”, cuenta Amparo Llanos en ‘Pequeño circo: historia oral del indie en España‘ (Nando Cruz, Contra 2015). “Ellos tenían una relación de mucho colegueo: con Sexy Sadie, con Killer Barbies… esa onda de colegueo y porros no nos interesaba. Nosotros teníamos un punto sieso (…) De hecho, Subterfuge firmaba a sus grupos por tres discos, pero a nosotros nos firmó por dos. Sentimos un rechazo total a atarnos mucho a alguien”.

Sea como fuere, la historia tenía sus propios planes, y 1997 se convirtió en el año de la explosión de Dover, gracias al lanzamiento de ‘Devil Came to Me‘. Un hecho que ni siquiera la propia Amparo Llanos se veía venir.

“A todo el mundo le pasa que tiene “su” grupo: lo quiere, lo adora y parece como una cosa propia cuando le conoce poca gente. Luego, cuando se hace mayoritario, es como si se le escapara: deja de ser solamente tuyo y de otros pocos más. Todos hemos sentido alguna vez eso, pero, de momento, no es algo que nos afecte a nosotros, ya que ni pertenecemos a una multinacional ni somos un grupo mayoritario. Ahora estamos contentos con lo que somos y, si alguna vez terminamos siendo superfamosos, pues… estaremos contentos también. Lo importante es hacer buenos discos, vengan de donde vengan. ¿Qué más da el resto de las cosas?”, respondía a Esteban Pérez en la revista Todas las Novedades en abril del 97. Pocos después de su llenazo en la sala El Sol, poco antes del llenazo en el Pabellón de los Deportes. Un concierto programado en La Riviera, que tuvo que ser trasladado (y durante dos días) a un recinto más grande, para dar cabida a todos aquellos fans enloquecidos con ‘Devil Came to Me’. Algo incomprensible: “Cuando nosotros empezamos, lo de cantar en inglés era casi una anatema. También que fueran dos mujeres las que componían y lideraban el grupo… Era todo nuevo, y me siento muy orgullosa de haber sido nosotras las que abrieron esa puerta”, explicaba Llanos en otra entrevista durante el año 2014.

Puede que en estos instantes nos resulte imposible creerlo, ahora que decir “me gusta Dover”, o “‘Follow the City Lights’ no era un mal disco” es tabú y pecado mortal entre el moderneo, pero hubo un momento (merecidísimo) a raíz del lanzamiento de ‘Devil Came to Me’, en el que Dover MOLABA.

¿Qué pudo pasar para que una banda liderada por dos chicas (horror), que cantaban en inglés (horror), un género alejado del pop, lo petara tanto? Quizás podamos encontrar la respuesta en una vieja crónica de aquel legendario concierto en el desaparecido Pabellón de Deportes del Real Madrid:

“(Con) una espectacular ‘Loli Jackson’, pusieron fin a uno de los mejores conciertos que se dieron en el 97 y a la consolidación de que Dover es un grupo nacido para mayorías que saben apreciar las buenas canciones. Hasta veinticinco temas tocaron en un par de horas intensísimas que terminaron con Cristina y Jesús flotando encima de los brazos del público. Un sabor a fanatismo entregado, con gente pidiendo las púas de Amparo o de Álvaro, las baquetas de Jesús o el listado de canciones que permanecía pegado al suelo del escenario se extendió a las aceras del Paseo de la Castellana en peregrinación a la Plaza de Castilla. La duda había quedado disipada. Con un poco de suerte, tenemos grupo para largo y, sin duda, con un nivel que no tiene por qué bajar. Lo que tantas veces habíamos deseado dentro de nuestra música ha llegado con Dover y ha alcanzado una repercusión extraordinaria. Que dure” (Esteban Pérez para Todas las Novedades -22 de noviembre 1997).

Y duró, duró. Algo, también, extraño, dado que todas las señales apuntaban a que aquel conjunto pasaría a ser recordado como “one hit wonder”. Pero la cosa seguía, y ¿qué más daba si las Llanos eran niñas pijas de extrarradio? Aquellas pijas habían logrado conectar con la sociedad (prensa entregada a la causa mediante, tampoco nos vamos a engañar) y levantar un sello que sería casa, después, de lo más granado del underground nacional. Desde Dover, todo lo que dijera Subterfuge iría a misa.

“La importancia de ‘Devil Came to Me’ no es solo que vendiera mucho: es que de repente un tipo de música que no se había hecho nunca en España tenía un hueco. Eso es lo socialmente importante. Teníamos un espectro amplísimo de público: desde la chica universitaria mona y pija hasta cartas de presos comunes que estaban en la cárcel. Ese es el reflejo de que nuestra música tenía una relevancia social”, sostiene Amparo en ‘Pequeño Circo’.

Eso sí, el paso por la “molabilidad” de Dover sería breve. En España no perdonamos a aquellos que ganan dinero con su trabajo, no te cuento ya si tu fuente de ingresos es tocar la guitarrita. El fichaje de Dover por un sello internacional -a pesar de la creación de uno propio, Loli Jackson Records-, fue acogido con reticencias, también por parte de la prensa que, hasta hacía poco, los idolatraba.

“Nuestro petardazo fue muy bestia. Teóricamente, eso no podía pasar en España, y fue algo tan desproporcionado… Era difícil de encajar. Era una cosa muy impulsiva, muy de sentimientos. Y por eso luego vino la resaca. La gente tenía que despertar, darse una bofetada y decirse, “¡eres un hombre!, ¿qué haces babeando con Dover?”, explicaba Amparo.

Cosa que, a la postre, al grupo le daría igual. Giras internacionales, premios a dolor, hits como ‘Serenade’ pasando a formar parte del mainstream y mega-conciertos (teloneando a Oasis, incluso) te hacen olvidar cualquier cosa. En este periodo, que fue de 1999 a 2005, pasa por una etapa de tranquilidad, estabilidad y éxito (insospechado a cada disco que sacaban), que terminó con el consabido y requete-castigado cambio al pop.

“Cuando empezamos a componer ‘Follow the City Lights‘ iba a ser un disco rockero, pero de repente nos dimos cuenta de que nos estábamos aburriendo, de que aquello olía a muerto, y ni de broma queríamos oler a muerto, así que nos lanzamos a experimentar con cosas diferentes. El cambio no fue nada pretencioso, fue por recuperar la diversión”, contaban las hermanas Llanos en una entrevista para ABC.

Y, aunque ‘Follow the City Lights’ no era un mal disco (para nada), y aunque ‘Let Me Out’ sonara hasta la saciedad en Los 40 Principales, los fans no entendieron este cambio, escribiendo cosas como:

“yo tanbien era un fan a morir de este grupo..pero es asi de triste que se han ido a la puta mierda y tanbien tengo todos sus discos menos el ultimo…. que vamos se lo pueden meter por donde les quepan….en fin hay muchos mas grupos y mejores no saben lo que han hecho….por cierto la cristina llanos, digo en un entrevista que sus fans estaban muy contentos con el cambio……….. la cojo por banda y la mato mira”. (todo ello sic).

“Había chicas que directamente venían después de un concierto y nos decían que por favor volviéramos a hacer el ‘Late at Night’. Eso lo hemos oído tantas veces en los últimos años… Y claro, tú te quedas con la cara de “pero ¿cómo voy a repetir lo que ya he hecho?”. Hay que entender a los fans, pero por entender… no se puede llegar hasta ciertos límites. ¡Es que los ha habido que nos han pedido que nos hagamos el mismo corte de pelo que teníamos en los noventa!”, comentaban las hermanas Llanos en otra entrevista.

Por si no fuera poco con las amenazas de muerte, aún quedaba una transición más que Dover habría de superar: su experimentación con los ritmos africanos en ‘I Ka Kené‘ (Sony, 2011). Poco podemos comentar de este disco, más allá de la crítica que publicó Lolo Rodríguez en esta web: “Lo mejor: que puedes ponértelo en plan guilty pleasure y regocijarte de lo malo que es” (0/10).

“Desde luego durante una temporada se nos quitaron un poco las ganas de experimentar. En España hay que pagar un precio muy caro, que no es económico pero sí es moral. Aun así, volveremos a experimentar”, respondía Amparo Llanos en un encuentro digital con sus fans en El País, durante el año 2015, a raíz del lanzamiento del que sería su último disco, ‘Complications‘ (Sony, 2015). Unas declaraciones que no hacían vaticinar la separación de la banda, unidas a otras en las que se llega a sentir una cierta tranquilidad dentro de la misma. “Sólo habíamos dado unos pocos conciertos en salas pequeñas cuando todo empezó a desmadrarse. Ahora podemos disfrutar de lo que no tuvimos, y también por eso no queremos parar”.

Pero… pararon.

Ahora, el grupo que marcó la historia de la música española, convirtiéndose en el primer superventas dentro del género independiente, cantando en inglés, lanzando guitarrazos como nunca antes se habían visto (ni escuchado), y con dos mujeres como compositoras principales, abandona el telón bajo abucheos, risas y alguna que otra nota de condolencia. Desde luego, no es lo que se podría haber esperado para una banda de tal importancia. ¿Será el odio que despierta Dover cosa de su formación? ¿De sus cambios mal entendidos? ¿De su incapacidad, una vez pasados los 90, para empatizar con su público? ¿o simplemente es que en España nos gusta torturar a los triunfadores, incluso a los que han triunfado por derecho propio? Sea como sea, Amparo Llanos inicia una nueva travesía en compañía de Samuel Titos, New Day (se ve que se han pensado el nombre), “y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño”, que diría Mercedes Sosa (“¡Viva Heráclito!”, que respondería L-Kan).

En todo caso, nos quedamos, como final de esta necrológica, con una de las declaraciones de Amparo (para variar): “El pasado nunca vuelve. Todo es cambio. Tú tampoco serás lo que fuiste”.

Se puede acusar a Dover de muchas cosas, y los pecados que han cometido son numerosos e innegables. Pero no se puede negar su influencia en el pop rock nacional, ni menos aún ningunearles por haber intentado cambiar, o seguir los criterios que ellos creyeron importantes. Un grupo es solo un grupo. Dover fue un grupazo. Y así quedará para la historia.

  • Carvey

    Buen artículo, aunque siempre que leo análisis de Dover como grupo echo de menos que se nombre una de sus grandes virtudes: el excelente acento (o más bien la falta de acento) de Cristina cantando en inglés. Que luego manejara mejor o peor el idioma da igual.

    También creo que el odio a los que triunfan es algo incurable, y si sumamos el machismo en el rock, peor aún; pero sí, Dover cometieron errores (de cara a sus aspiraciones de éxito, el interés artístico hay que respetarlo siempre). El peor error, por supuesto, ese aborto africano, del que no me entra en la cabeza que esperaran repercusión alguna. Follow the city lights también es malo y punto, Let me out tiene gancho, pero por lo demás fue una aproximación cutrísima a los sintetizadores boladiscotequeros, aprovechando que Madonna acababa de lanzar su Confessions… El tercer error, y este ya es algo más sutil entre los que siempre hemos seguido su vertiente rock, ya venía de antes y fue el tema multinacional: irse a Los Angeles a grabar y demás; giraron hacia un sonido demasiado limpio, demasiado pulido, composiciones un tanto más estancadas, y ya con su vuelta el año pasado, también predecibles y repetitivas. Sí, mejor dejarlo donde está que seguir agonizando, pero quién sabe qué vida útil les hubiera quedado si nunca hubiesen reventado de éxito con el Devil… A mí me hubiera encantado comprobar esa realidad alternativa.

    En cualquier caso, muchos debemos agradecer a estas pijas con personalidad (cómo se atrevieron!!) que nos impulsaran desde jovencitos a descubrir bandas extranjeras del mismo palo que ni sabíamos que existían. Dover came to us…

  • Alejandro

    Dover fue un grupazo, pero hace tiempo que ese grupazo mutó en otra cosa. Nos gustara más o menos la nueva propuesta, está claro que era radicalmente opuesta, así que muchos nos despedimos de aquellos Dover hace mucho tiempo, por eso esta noticia no nos es demasiado relevante.

  • Alejandro

    Jesus Antúnez es un hombre de esos que quieres follarte constantemente 😂 Por lo demás dover en este punto me daban bastante igual !

  • Como persona que empezó a tener sus primeras experiencias con la música independiente a finales de los 90 recuerdo con muchísimo cariño el “Devil Came to Me” de Dover y las veces que habré rebobinado con un bolígrafo la casette que tenía del disco. La importancia de Dover, más allá de lo musical, es también social. Son, en cierto modo y salvando las distancias, los Nirvana de España (ya sabemos que aquí todo en España llega con unos años de retraso), y es muy probable que el panorama musical underground en España no tuviera la calidad y variedad que tiene ahora de no haber sido por el éxito de Dover.

    Que los despropósitos posteriores no nos impidan reconocer la importancia y repercusión de un grupo que cambió el panorama musical en España.

    (PD: a mí “Complications” me gustó bastante)

  • Yo viví el boom de Dover y les he seguido hasta ahora con mas o menos interés. Pasado el tiempo, lo que puedo opinar es que tienen un carrera al menos respetable. A muchos les gustaría firmar por poder durar tanto años como Dover! Han hecho mucho por la música española que se sale de lo “convencional”.

  • Avalancha

    Habéis conseguido que me ponga a escuchar sus álbums Devil came to me y Late at night. Ya no me acordaba de cómo me gustaba éste último.

  • IX

    Te recomiendo escuchar I was dead for 7 week in the city of angels si te interesa su rock. Follow the city lights es discazo también.

  • Pit LastDanz

    Qué alegría que desaparezcan.

  • GinTONIC

    Dover tiene un merecidísimo puesto en la historia musical reciente de este país. Devil came to me fue uno de los mayores éxitos comerciales y populares de la década de los 90 y eso no se lo quita nadie. En cuanto a su evolución, pues habrá a quien le guste y a quien no. En mi caso, Follow the city lights lo escuché tanto o más que Devil came to me, así que para mí, esa evolución es un sí. Con lo que no comulgo es con I Ka Kené, que como experimento musical pudo tener su punto pero que como disco para el (gran) público, no había por donde cogerlo.

    En cualquier caso, me parece un artículo/homenaje más que merecido.

  • Strepsils

    Fue muy grande cuando desde los 40 principales les dijeron que tenian que bajar el sonido a las guitarras de DJ (el que fue su esperado primer single como grupo ya consagrado) Esa anecdota dice todo. Eran un grupo raro que triunfo en el mainstream. Ojala habria muuuuchos mas casos en España y en vez de regeaton los crios bailaran a golpe de guitarrazos distorsionados.

  • johnny

    De hecho creo que es su mejor disco, aunque no hay ningún single que lo petara es su trabajo mas completo y profundo.

  • Carrabouxo

    Han sido un meh en toda regla sinceramente para mí gusto, aunque recuerdo con cariño la etapa de Devil Came to Me porque estaba en el colegio. De todas formas me hace gracia que se diga eso de, oh llegamos nosotros e hicimos algo que no se hacía en España!! mmm mentira, y grande, otra cosa distinta es que lo petaran tanto, pero por grupos de ese palo no iba a ser, y de hecho las campañas publicitarias como las de radical tiraron de este tipo de grupos después de su éxito, que obviamente no salieron como flor de un día sino que ya existían. El mérito que tuvieron fue estar en Subterfuge y vender medio millón de copias con ese estilo, eso sí que es una verdad como un templo, y más que los 40 principales quisieran pincharlos. De hecho hoy en día Amaral casi ni es radiada porque no está en una multinacional!!!!!! Así funciona el mundillo de la música. Por otro lado estos tíos fueron unos vendidos pero no en mi opinión, en la suya. Me acuerdo de haberles escuchado en Conservas Escalada (uno de los pocos programas que valían la pena de Cadena 100 a finales de los noventa y principios de los dos mil) que jamás harían música electrónica y bla bla bla… rajando de ese tipo de música de una manera que vamos, bestial es decir poco… pues ya veis en 2007 se tragaron sus palabras xDDD

    En cuanto que dos chicas lideren un grupo de guitarras y tal… pues hombre si es cierto que era curioso para la época pero tampoco lo considero algo radical. Se pusieron a hacer grunge en España cuando el grunge se había muerto hacía pocos años, pero en fin los noventa en sí era mucho más guitarreros de lo que son estos tiempos, así que tampoco era difícil que alguien saliera e imitara lo que pasaba en el mundo anglosajón, era necesario de hecho, pero ya se hacía, aunque sin mucho éxito. Lo de cantar en inglés… no coments, casi todos los grupos que eran indies lo hacían, y muchos lo siguen haciendo, no creo que sea algo tan rompedor (que Los Planetas o Penelope Trip no lo hicieran pues vale, pero había un porrón de grupos indie cantando en inglés).

    Y por último, no podía faltar… “¿Qué pudo pasar para que una banda liderada por dos chicas (horror), que cantaban en inglés (horror), un género alejado del pop, lo petara tanto?” Qué es pop para vosotros, porque cada día cambiamos de opinión… Dover no fueron pop, quizás en su etapa electrónica sí pero Dover no hacían pop, y de hecho seguramente si le comentáis que hacían pop pues seguro que os miran raro… En qué quedamos el pop es lo popular o un tipo de música??? … Estamos hablando de una época en que Aerosmith lo petaban en la radio, Nirvana, Stone Temple Pilots, Alice in Chains, Pearl Jam había sonado hasta la saciedad, el Achtung Baby de U2 había machado las radios, Red Hot Chili Peppers eran cañeros y no unos mindunguis como desde Californitcation, y asííííí podría seguir. Si para vosotros el pop es lo que peta en los medios, en fin, qué más ejemplos os puedo poner… Si hasta los 40 sacaron Vertigo que era un álbum de grupos americanos y británicos alternativos y que hoy en día es casi un objeto de coleccionista!!!

  • Frank

    Eso de que cantaban en inglés…

  • IX

    Sí. Aunque bueno, King George es de las más conocidas del grupo y pertenece a ese disco. Y en el Follow the city… Let me out y Do Ya

  • david

    Junto con Barricada y Héroes del Silencio, un grupo revelación y que me llenó tanto en el panorama del rock. Y rock de calidad. La única pega q tuve con Dover es q cantaban en inglés. No entiendo por qué. Sin embargo no supieron bien llamar las puertas del mercado internacional, con esta música podrían haber triunfado bastante en el extranjero como hicieron los Héroes. Me da igual q había q apostar por una multinacional. Se apuesta y punto. Parece una contradicción, lo de cantar en castellano y luego pensar en cruzar fronteras pero es q aun cantando en inglés, apenas actuaban en festivales extranjeros.
    Sister (mi favorito) es el album más infravolarado de ellos, hasta el mismo grupo lo descartan casi de su discografía, ni lo nombran. Para mí y muchos, su segundo mejor disco, incluso igual de sobresaliente q Late…
    Es una joya de album.
    Con Flame la cosa cambió, aunque es aceptable el trabajo.
    Debo decir q los discos Late.. y I Was…muchas canciones me recuerdan, todavía, a mis adorados Cranberries de antaño y encima cantantes q son mujeres. Algo curioso q no sé si alguno le ha pasado.
    Me encanta la electrónica, el rock, la mezcla, pero Dover no supieron, ni acertaron. Dudé si lo conseguirían y el resultado todo sabemos. A partir de Follow..se despidieron poco a poco de la música.
    Evolución? puede ser, pero nada acertado. Yo llamaría más bien, cambio. Y para nada estuve en contra. Pero fue una pena.
    Yo digo q dentro de diez años vuelven y con un buen noise y grunge.
    ;)

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR