Pablo López / Camino, fuego y libertad

Por | 11 Ene 18, 13:18

Pablo López hace tiempo que dejó de ser simplemente un finalista de Operación Triunfo (edición 2008, la que ganó Virginia Maestro) para situarse como uno de los cantantes más exitosos del país. Su tercer disco, ‘Camino, fuego y libertad’, publicado a mediados de diciembre para pillar todo el cacho posible de la tarta navideña, no ha decepcionado en el ámbito comercial, tras haberse presentado con ‘El camino’, de la banda sonora de ‘Thi Mai: rumbo a Vietnam’, y sobre todo con ‘El patio‘, un single sorprendente en su acercamiento al sonido Coldplay, en el que la repetición de los “solo quiero que te vayas”, su voz en los momentos agudos o el buen uso de los contrastes entre los momentos intimistas y los explosivos lo convertían en todo un himno de karaoke para bien.

¿Qué encontramos en el resto del álbum? No podemos decir que el sencillo principal del álbum no fuera indicativo. Al contrario, ‘Camino, fuego y libertad’ desarrolla las ideas que algunos hemos disfrutado y elogiado en ‘El patio’. El problema es que Pablo López se ha concentrado más bien en potenciar los momentos grandilocuentes, premiando lo rimbombante y dejando muy poco espacio para la sutileza, la sugerencia o la imaginación. Los arreglos suelen aparecer en las canciones como un elefante en una cacharrería, en ocasiones llevándoselas por delante, y terminando por dejar al oyente agotado entre tanta intensidad.

La primera canción es la mencionada ‘El camino’, combinando cuerdas, pianos, silencios y explosión de guitarras post-rock, al tiempo que López expone su disposición a buscarte “sin descansar” (“no dejaré de caminar / He llegado hasta aquí porque nunca dejé de buscarte”)… como tampoco deja descansar la adición de más y más arreglos. Aparece, eso sí, bien hilvanada con la siguiente pista, ‘El niño’, cuyo piano inicial parece su continuación. Sin embargo, luego deriva hacia el pop-rock ramplón, presentando un estribillo que podría pertenecer a Sergio Dalma, y el disco se va convirtiendo poco a poco en una suma sin medida de “ooooh ooooh oooooh”, baterías y arreglos que se tensan y destensan sacados del mundo del rock de estadios (‘La dobleuve’); crescendos non stop (‘El incendio’) y pianos que atosigan sin necesidad desde el segundo 1 (en ‘Lo imposible’ sobra claramente, pues la canción sería medio mona simplemente con su base electrónica). Parafraseando ‘El teléfono’ (un tema algo Calamaro, Sabina, Coque Malla), de “becario” en “la oficina del derroche”, Pablo López no tiene nada: él derrocha como el auténtico jefazo.

A esto hay que sumar la afectación de su voz, que termina de dar un acabado rococó a las ya sobrecargadas canciones, a menudo a su vez con un punto kitsch en las letras. Es el caso de ‘El gato’ (todas las canciones se titulan con sintagmas nominales de dos palabras), que nos deja la frase más chanante escuchada en el último año (La Oreja de Van Gogh no han sacado álbum): “Mi gato es mucho mejor persona que yo” (sic). Me quedo con el gato de Rosario, gracias.

Podemos destacar la intencionalidad pop de la muy Keane ‘La libertad’ y de ‘El futuro’ –en la que se encuentra el jevi con una suerte de vocoder– y asimismo la balada final ‘Las 17.00’, que presenta un arreglo de cuerda que podría haber ideado Damien Rice; pero, en general, parece que Pablo López ha querido ser Pablo Honey y se ha quedado en un Pablo Alborán venido a más.

Calificación: 4,2/10

Lo mejor: ‘El patio’, ‘El futuro’, ‘Las 17.00’

Te gustará si te gustan: Alejandro Sanz, Queen, Luis Miguel, Coldplay, Sergio Dalma y los musicales de la Gran Vía

Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • Teca

    O sea un 4,2 al disco y llevais semanas dando bombo al single…Puede que yo tuviera prejuicio antes de conocer el disco, pero de este tipo no esperaba algo de muy buena calidad…Ya veremos cuando los endiosados de este año de OT saquen sus correspondientes cagarros post-programa

  • Ding Dong

    Que pereza me dan este hombre y sus espasmos al aporrear el piano

  • David Gargallo

    No entiendo este afán por destrozar lo poco de música con calidad que se hace actualmente en el panorama nacional. No soy seguidor de López, pero sin embargo puedo ver y apreciar su talento. Entiendo vuestras pretensiones, y os asemejo a aquellos que lanzan flores ante un desastre de disco como el último de Linkin Park por su mero nombre. Pido a los críticos una actitud menos influenciada por sus patrones de idealismo musical.

  • Jota

    NEXT!

  • Lola Absurda

    ¡VAYA NOVEDAD! Siempre que “analizáis” cualquier disco del estilo, véase, Alborán, Pablo López, Bisbal y demás, dais prácticamente la misma nota, usando también descripciones despectivas de tono similar… ¡Sorpresón!

  • Cash.S.S

    Es verdad que es demasiado intensito …. ¡¡¡SI!!!

  • Bitch79

    es una de las voces mas irritantes de los últimos años, preferiría someterme a la gota malaya que escuchar un disco de éste tio!!!! no se me ocurre tortura peor, a su lado Bisbal y Alborán son putos genios.

  • mardebering

    pues tienes mas razón que una santa, algunos son machacados antes del partido, y otros hagan lo que hagan “dirán que son lo más” claro el disco de ChePablo “no es intenso” y no se pueden extender en las chorradas típicas del estilo “pasea alegremente por un bosque encantado, ambientado por lo que parece el graznido de un ave en bucle”

    lo de siempre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend