Joe La Reina / Esas nuevas modas

Por | 11 Ene 18, 15:58

A veces puede dar la sensación de que el panorama independiente nacional está muy boyante, con grupos que anuncian salas llenas por todo el país, que encabezan o nutren carteles de festivales multitudinarios… Sin embargo, también es cierto que a menudo hay mucho de espejismo en ello, y también que se premia la uniformidad estilística, patrones conocidos que no entrañen demasiado riesgo para el público. Así, las cosas no están fáciles para grupos como Joe La Reina que optan por el camino difícil, pese a que cuando publicaron su debut –el más-inconformista-de-lo-que-aparentaba ‘Bailamos por miedo’– en 2014 no lo parecía.

‘Esas nuevas modas’ va aún más lejos en cuanto a osadía. Autoproducido por el cuarteto donostiarra, sus canciones laten en constantes giros, partiendo de un rock setentero a lo Can/Neu! –la etapa berlinesa de Bowie es un eco manifiesto en todo el disco, no solo en ‘Leonor’– en el que se van integrando corrientes de jazz, hip hop, electrónica –retro y contemporánea– y dub con bastante naturalidad, empleando a menudo el silencio –ese demonio en el pop moderno– como herramienta para las transiciones. No, no es ‘Esas nuevas modas’ un disco fácil y esa es, curiosamente, su gran virtud.

Hay cierta rabia en su inconformismo, una especie de desahogo que retroalimenta el hecho de verse ignorados al no encajar en los cánones estéticos más comerciales del indie, y no da respiro ni un solo segundo desde que arranca el ritmo roto de ‘Nadie me representa’ hasta que termina la sintética ‘Neón’. Pese al éxito (diría que impredecible) de ‘Leonor’ –el single se acerca ya a 370.000 escuchas en Spotify– y del fantástico reggae-pop-rock melancólico de ‘Otro día’, ‘Esas nuevas modas’ no está compuesto por canciones que destaquen claramente. Más bien nos introduce en un viaje completo en el que circulamos por pasajes que nos hacen vibrar –la pseudo-cumbia central de ‘Neón’, el evocador crescendo de la segunda mitad de ‘Nadie me representa’ tras el puente que canta con voz extrema el título de la canción, el arrebato bailable de ‘Sitios bajos’, el fantástico encuentro entre el folk-pop de sus inicios y una chisporroteante base futurista de ‘No me temas’– o estremecer con cierta aridez –’Nada me falta’–. Si alguna vez se habló de Fleet Foxes para hablar de su música, ese referente es ya tan inasible como su nuevo estilo: solo podríamos citar a los Radiohead de ‘Kid A’, a King Krule, a alt-J, a Everything Everything y hasta a Franco Battiato (‘Chico’) para acercarnos a dar una pista.

Otro de los aspectos singulares de ‘Esas nuevas modas’ está en el aspecto lírico, donde también Joe La Reina muestran los dientes, en varios sentidos. Si la voz de Lucas Malcorra ya es en sí algo polémica –aquí voy a lanzar un sonoro “una suerte de punto medio entre Antonio Vega y Yung Beef”–, muchos se llevarán las manos a la cabeza al emplear una dicción callejera (esos estaos, esos chaveas) en sus textos. Además de –intuyo yo– un guiño a los héroes del pseudo trap nacional que parece una influencia no muy obvia pero patente en todo el álbum, es una buena manera de dotar de honestidad a su discurso. Un discurso que plasma el profundo desencanto del que, como él, emigró buscando algo mejor de lo que nuestro país le ofrecía y encontró soledad e incomprensión tanto allá como acá.

Porque si, como el propio Lucas nos contó, ‘Leonor’ o ‘Chaveas’ hablan de sentirse mal en Londres –la oscuridad de ‘The Good The Bad and The Queen’ es un referente expreso–, las cosas no se presentan mejor en su propio país, donde tiene que oír cosas como “somos más libres que nunca, no hables así” (‘Nadie me representa’), o “chico, en serio, deja de hablar de tus sueños, empieza a nadar que tienes el agua al cuello” (la cruda ‘Chico’). La inseguridad derivada de esa diálectica, un castigo para los que luchan por no resignarse a ser otra “cara cansada”, otra “calva incipiente bajo esa luz blanca” (‘Chaveas’), y la furia silenciosa contra su menosprecio subyace en todo este álbum al que puede que le falten ganchos de esos que te empujan a escucharlo una y otra vez, pero que supone un desafío del que no se sale indemne y que (se) crece con las escuchas. Joe La Reina no deberían dejar que la falta de aceptación inmediata les haga mella, porque su potencial se antoja, ya sí, enorme.

Joe La Reina presentan ‘Esas nuevas modas’ esta noche (11 de enero) en la Sala El Sol de Madrid. Mañana, 12 de enero, estarán en Pamplona (Txintxarri) y el próximo 27 de enero en Zamora (La Cueva del Jazz).

Calificación: 7,6/10

Lo mejor: ‘Otro día’, ‘Leonor’, ‘Chaveas’, ‘Chico’, ‘Sitios bajos’

Te gustará si te gustan: King Krule, alt-J, Oso Leone

Escúchalo: Spotify

Etiquetas:
  • mardebering

    (cito)A veces puede dar la sensación de que el panorama independiente nacional está muy boyante

    mucha cantidad poca calidad y eso de llenar salas, y un jamón si no hay grandes cabezas de cartel en los festivales todos los demás no se comían ni un colín.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend