¿El talento en el cómic es cuestión de género?

Por | 21 Abr 18, 13:09

Afrontamos el Día del Libro y Sant Jordi con dos informes abrumadores de mano de La Asociación Cultural Tebeosfera. Uno de ellos hace referencia a que en 2017 se han publicado quinientos cómics más en España que en el año anterior, superando los 3.500 títulos. Una excelente noticia que, más allá del titular, esconde un mayor crecimiento de obras procedentes de Estados Unidos y Japón, en detrimento de la producción nacional, que ronda el 11% de total. En el segundo informe, emitido con motivo del Día Internacional de la Mujer, las cifras de la presencia femenina en los cómics del 2017 son insultantes. El balance de autoras no pasa del centenar y su participación en los tres últimos años apenas llega al 4%, con una raquítica bonanza en el 2017 del 4,72%. Un debate que ya abrimos en su día, tras las polémicas nominaciones en El Festival de Angulema, y que seguimos abordando al reivindicar trabajos como el de estas cuatro obras firmadas por mujeres, y que deberían llamar la atención del público.

Camille Vannier / Poulou y el resto de mi familia

La parisina Camille Vannier, afincada en Barcelona y fan declarada de las Kardashian, nos presenta en esta obra a sus antepasados -con árbol genealógico incluido para guía del lector- haciendo hincapié en su abuelo, Poulou (1916-1998). Un personaje real que podemos relacionar con infinidad de personajes salidos de una película francesa. Los menos cinéfilos y más interesados en historia, sobre todo de nuestro país vecino, encontrarán aquí un recorrido por gran parte del siglo XX, desde los periodos de entreguerras y las posguerras a la bonanza económica de los 80 y el declive de los 90 pasando por mayo del 68. Un retrato social adictivo de una familia burguesa que pasa por altibajos sentimentales, económicos y sociales. Situaciones que suponemos no tan cómicas en su día como se reflejan en las viñetas, un tanto caóticas en los trazos de lápiz con los tres colores de la bandera francesa. Vannier nos brinda, gracias a la curiosidad que sintió al descubrir una caja de galletas llena de fotos y cartas de sus abuelos, un legado que no dejará indiferente a sus descendientes. 7,5. Disponible en Amazon.

Liv Strömquist / El fruto prohibido

En esta contienda de género, ¿cómo no hablar de genitales?… La historietista sueca Liv Strömquist, con cierto punto feminista, nos sirve en bandeja una realidad tan apabullante que cualquier lector con un mínimo de sensibilidad quedará noqueado desde las primeras páginas, un arranque que nos propone llamar a los genitales femeninos por su nombre, y el uso de “vulva” en lugar de “vagina”. El lenguaje gráfico, a pesar del abuso de textos de documentación, es tan directo como en el mundo de la publicidad.

Este acercamiento genital, haciendo referencias impagables al sistema religioso y científico, apela a denunciar y suprimir comportamientos que, bien avanzado el siglo XXI, aún impone al hombre sobre la mujer. A veces es evidente que el dibujo no es el plato fuerte de ‘El fruto prohibido’, pero la fuerza en cuanto a documentación histórica y a concienciación inunda un relato necesario. La ejecución bascula entre lo didáctico, lo emocionante por su sensibilidad, y un encuadre atestado de notas de humor que diluyen la densidad e intensidad que el tema conlleva. 7,8. Disponible en Amazon.

Kyo Maclear / Júlia Sardá / Los Liszt

Que a la escritora canadiense de origen japonés Kyo Maclear, junto a la ilustradora barcelonesa Júlia Sardá, las releguen por ‘Los Liszt’ a literatura infantil sería quitarle mérito por holgazanería, devaluar toda su intriga, uno de sus puntos fuertes, y no ahondar en el torrente visual que ambas autoras han despachado en este trabajo a cuatro manos, un mosaico construido bajo la aureola sobria de todos y cada uno de sus personajes. Dibujos con destellos de colores vivos con el negro como común denominador, y trazos bien definidos que sirven para reconocer un universo que hará las delicias de los fans de Wes Anderson, que acaba de estrenar ‘Isla de perros‘.

Más allá del gran misterio, ‘Los Liszt’ están rodeados de sinsentidos, de intrigas alocadas mientras escuchan a Bowie, hacen listas de enfermedades horribles o de tareas que poco les agradan. Una puesta en escena, lamentablemente demasiado breve, pero sí juguetona e ingeniosa para disfrutar a solas o en compañía de los “menos pequeños”. 7. Disponible en Amazon.

Xiomara Correa / Mi novio Caballo

Aun siendo una de las firmes promesas del cómic alternativo nacional, la gallega Xiomara Correa ya ha sorteado unos cuantos adjetivos del calibre de zoofílica y yonqui por ‘Mi novio Caballo’. Todo por tratar una historia de amor estable. Es cierto que el protagonista es un caballo, pero ¿cómo no verlo por el lado cómico? Las situaciones más normales en una relación, el día a día, pero visto con semejante galán equino, deberían ser suficiente para asegurar las risas a carcajadas. No falta la vena punk que su autora sabe explotar, incluso apelando a ella en entrevistas. Y es cierto que no es para todos los públicos, a pesar del dibujo naif, colorista y de líneas sencillas, pero al final prevalece el sentido cotidiano de cualquier pareja treintañera, sin menospreciar pasajes en torno al sexo que es mejor no desvelar al lector. 7,8. Disponible en Amazon.

  • plusmm

    el talento no es cuestión de genero, es un aptitud individual, y no como algunas feministas claman que las mujeres son la mitad del talento… los hombres no son la mitad de la fuerza, ni las mujeres son la mitad del talento ni otro montón de estupideces que intentan poner a la mujer al mismo nivel que el hombre y viceversa cuando son asimétricos de forma natural, nos guste o no. La igualdad natural no existe y la social tampoco, y menos en una sociedad que funciona con dinero, la igualdad murió cuando se creo el dinero… pero bueno las utopías son como los grandes temazos, buenas vías de escape de la realidad. pero también esas utopías como eso temazos se terminan.

Send this to a friend