Nick Cave, Björk, Sparks y Amaia Romero no decepcionan en Primavera Sound 2018, The War on Drugs y Kelela sí

Por | 01 Jun 18, 11:30

La primera jornada de Primavera Sound 2018, la del jueves, destacó por las esperadas actuaciones de Nick Cave & the Bad Seeds, Björk, Amaia Romero y The War on Drugs. También deslumbraron Sparks, Fever Ray y Chvrches, aunque Kelela, así como la banda de Adam Granduciel, no lograron convencer al 100%. Foto Kelela: Paco Amate

La jornada del jueves comenzaba con Vagabon, una de las propuestas más singulares dentro de las nuevas promesas del rock indie. Es el proyecto de Laetitia Tanko, procedente de Camerún y actual residente en Nueva York. Su voz quebrada se mezcla con algunos toques étnicos y guitarras eléctricas creando un sonido curioso, y a menudo, potente. Presentaba ‘Infinite Worlds’, su álbum debut, que aunque ofrece sonidos interesantes, aun no ha conseguido ninguna canción para el recuerdo. Es por ello que su directo, pese a su original registro vocal y el buen hacer de sus músicos, dejó algo indiferente. Probablemente en el futuro, consiga elevar su estilo y conseguir la chispa que necesita para conectar mucho más con el público. Fernando García

En uno de los escenarios principales actuó por la tarde (Sandy) Alex G, antes conocido como Alex G a secas y por canciones tan bonitas como ‘Brite Boy’. El chaval de Havertown presentó su aclamado álbum ‘Rocket’ arropado por un sol muy agradable, que conformaba el clima ideal para disfrutar de canciones de pop-rock tan relajadas y despreocupadas -aunque llenas en sus letras de angustia adolescente- como ‘Proud’, ‘Bobby’ o ‘Soaker’. Jordi Bardají

En uno de los escenarios principales, las chicas de Warpaint se encargaron sobre las 8 de la tarde de crear una atmósfera casi onírica con su sofisticado dream pop. Hicieron un setlist con las canciones más relevantes de la banda pero prestando especial atención a su álbum homónimo, del que tocaron cinco canciones. ‘Disco//Very’ sonó especialmente mágica y supuso un cierre perfecto a un concierto accidentado, ya que durante una de las canciones, uno de los altavoces dejó de funcionar (provocando un fuerte ruido). Pese a todo, se lo tomaron con humor, y sobre todo, con suma profesionalidad. Continuaron la canción de forma tan convincente, que uno no se acordaba del incidente hasta que se restauró el sonido. La gente bailaba y cantaba las canciones, y ellas no podían sentirse más cómodas en el escenario, disfrutando al máximo de esa conexión entre banda y público. Combinaron la dulzura y calma de baladas como Billie Holiday, de su primer EP ‘Exquisite Corpse’, con otros temas más cañeros y bailables como ‘New Song’. El resultado fue toda una demostración del talento y seguridad que transmiten con cada canción. Fernando García

Confirmado en Operación Triunfo el impresionante talento de Amaia Romero, su debut en solitario en Primavera Sound iba a servir para que descubriéramos si la navarra era capaz también de liderar una banda como The Free Fall Band… y no del todo: la timidez y modestia elevada al cubo de Romero produjeron durante su actuación escenas un tanto incómodas de ver, como ese final con ‘Miedo’ supuestamente “improvisado” que pareció más bien una sorpresa mal disimulada. En eso sí se notó que a Amaia le faltan tablas. Sin embargo, la artista resultó magnética desde la primera canción hasta la última, ofreciendo un repertorio de versiones que ya le conocíamos y otras nuevas con el que demostró su versatilidad y sobre todo su imponente musicalidad, en temas como el exquisito ‘Basin Street Blues’ de Louis Armstrong (no se puede tener más buen gusto que empezar con esta canción) o su original fusión (por eso de que es propia) del ‘Zorongo popular gitano’ de Lorca con ‘La Malagueña’ de Albéniz, que fue para ponerle un altar. Amaia se merendó el escenario sobre todo al piano, brillando en su conocida interpretación de ‘Alfonsina y el mar’ de Mercedes Sosa, y sorprendió con su rendición de ‘She’s Leaving Home’ de los Beatles, ‘Tuyo’ de Rodrigo Amarante y ‘Reflektor’ de Arcade Fire. Durante el set, Amaia se mostró incrédula, si bien agradecida, ante su presencia en el Primavera, asegurando que “hace cinco meses no me hubiera imaginado estar aquí” y que es “un privilegio empezar en Primavera Sound, significa mucho para mí”. Pero el verdadero privilegio fue atender, tan de cerca, un talento tan asombroso como el suyo, que va a ser una maravilla ver crecer en los próximos años, siga actuando o no en el festival “indie” por antonomasia. Jordi Bardají / foto: Sergio Albert

El show de Sparks fue, de lejos, mi preferido de la jornada (y probablemente, de todo el festival). Ron y Russell mostraron su faceta más enérgica y glam-rock en un concierto en que conjugaron con absoluta maestría presente (el estupendo ‘Hippopotamus’) y pasado (hits por un tubo). Con una banda soberbia, cuyos miembros apenas debían llegar a la treintena, todos vestidos con chaquetas de color rosa… excepto Ron, que lo lucía en su corbata, impertérrito tras sus teclados. Russell, en contraste, exudaba energía, chorrazo de voz (increíble comprobar cómo sigue llegando a todos los tonos y canta como quiere). ‘What the Hell in This Time’ sonó como un tiro, ‘The Missionary Position’ e ‘Hippopotamus’, tan deliciosamente repetitiva como la original, se corearon como clásicos. Pero para despiporre absoluto, ‘The Number One Song in Heaven’ en que, de repente, el impávido Ron (sólo lo vi sonreír fugazmente una vez) se levanta de detrás del teclado, se planta en medio del escenario, nos mira desafiante, se quita la corbata, la lanza al público… y rompe a bailar a saltos ante el alborozo general. Jefazo. Y claro, la apoteosis llega con ‘This Town Ain’t Big Enough for Both of Us’, ejecutada (y cantada) a la perfección. La sonrisa de Russell cada vez es más ancha y el cierre con ‘Amateur Hour’ es ya una locura. A Russell y Ron se les nota claramente emocionados por la recepción, nosotros no podemos ser más felices. Una gozada comprobar que el carisma de los hermanos Mael continúa intacto. Mireia Pería / foto: Paco Amate

Kelela aparece en el escenario Ray Ban bellísima, con un espectacular vestido blanco. Su presencia escénica es delicada pero fiera, elegante, y a la vez sensual. Lástima que su concierto no esté a la altura de su carisma, ya que resulta soso y su R’n’B satinado parece demasiado plano, excesivamente cadencioso. Una pena, porque el inicio con ‘LMK’ promete mucho. Ella y sus dos coristas, de blanco también, ejecutan una exquisita coreografía, remedando un poco las de Solange del año pasado, mientras un único DJ va lanzando las bases y la música. Los graves retumban demasiado y tampoco ayuda. La cosa parece animarse un poco hacia el final; ‘Take Me Apart’ es contestada con júbilo por parte del público y el cierre con ‘Rewind’ logra remontar el vuelo. Mireia Pería

Presentando su último y estupendo disco ‘A Deeper Understanding’, los americanos The War On Drugs comenzaron con ‘In Chains’ y continuaron con ‘Pain’, que para quien escribe esto, es una de las mejores canciones del pasado año. Sin embargo, y pese a la evidente calidad musical, algo impedía que la emoción que nos transmiten en estudio se repitiera en directo. La voz de Adam Granduciel no siempre estaba a la altura. De hecho, los momentos únicamente instrumentales funcionaron muchísimo mejor, y la clara evidencia era que la mayoría del público se animaba de repente, después de llevar unos cuantos minutos hablando sin prestar mucha atención o simplemente aburridos. Solo sonaron temas del último álbum y de ‘Lost in the Dream’, donde la que más brilló fue ‘Red Eyes’. La ausencia de ‘Holding On’ -por ejemplo-, uno de sus temas claves, no se entiende. Fue un setlist extraño y poco acertado. Y un concierto que pese a la impecable técnica, se sintió monótono y plano. Una decepción. Fernando García

Es una pena la brevedad de la gira de ‘Utopia’ de Björk, porque el espectáculo que ha diseñado la islandesa en presentación de este trabajo es digno de ver no, lo siguiente. Es, sin duda, uno de los shows más sofisticados y teatrales que ha realizado en su larga carrera, si no el que más. Asombra, en primer lugar, una puesta en escena que simula ese mundo extraño y utópico ideado por Björk, lleno de grandes flores, arbustos y el ufano cantar de los pájaros y ambientado en parte por la música de Viibra, su grupo de flautistas-ninfas, con las que Björk realiza a menudo extrañas coreografías, y un arpa. Y en el centro de todo, claro, una Björk en estupenda forma vocal que desgrana la mayor parte de ‘Utopia’ con autoridad y sobre todo una pasión desbordante y arrolladora en temas como ‘Arisen My Senses, ‘The Gate’, ‘Blissing Me’ o la conmovedora ‘Tabula Rasa’. No sorprende, por otro lado, la selección de clásicos para este show: ‘Human Behavior’ (recuperada 11 años después) e ‘Isobel’ ya tenían un punto selvático, y encajan en el repertorio de ‘Utopia’, eso sí, destacando por su carácter cien por cien pop. La única pega es que, en lugar de repasar ‘Utopia’ casi en su plenitud, Björk no prefiriera interpretar otros clásicos (sí cayeron ‘Pleasure is All Mine’ y ‘Wanderlust’) que hubiera sido un gusto escuchar con los nuevos arreglos de esta gira, como ha sucedido en conciertos previos en los que, por ejemplo, ha sonado una versión con flautas de la eterna ‘Anchor Song’. Jordi Bardají / foto: Santiago Felipe

Karin Dreijer, Fever Ray, nos demuestra que puedes montar un gran espectáculo con un palo y una caña, siempre que te acompañen toneladas de imaginación. El show es impactante a nivel visual, simplemente gracias a la interacción entre ella y las coristas (coreografías y magreos incluídos) y los disfraces que usan. Karin va de Harley Quinn de frenopático, las cantantes de apoyo, una de culturista hipertrofiada y otra de superheroína demente. La banda (completamente femenina), programaciones y dos baterías, no van a la zaga. Si ya en ‘An Itch’ se arrancan con pasos de zumba, el ‘When I Grow Up’ en clave samba es divertidísimo a la par que siniestro. Porque esa es la tónica del concierto; tropicalismo enfermizo pero jovial y alegría queer erótico-festiva. En ‘Falling’ hay tocamientos y lascivia, bailes estupendos en ‘Wanna Sip’, conato de sevillanas chungas en ‘To the Moon and Back’, que desata los bailes del personal (y acabamos coreando lo de “I want to run my fingers up your pussy” como si no hubiera un mañana), batucada aceleradísima en ‘IDK about You’… Karin retorna un momento a los aires de su debut en ‘Red Trails’, mientras una de las coristas ejecuta bailes alados y, sobre todo, en un ‘If I Had a Heart’ simple y subyugante. Pero enseguida retornan a la cumbia y el calor en ‘Mama’s Hand’ y ‘I’m Not Done’. Un concierto divertidísimo y liberador. Mireia Pería

Nick Cave & the Bad Seeds inician gira en el Primavera Sound con un setlist plagado de algunos de sus hits más representativos de todas las épocas. Habrá que ver si continúa en esta línea en los próximos conciertos y ver en qué variará (si es que lo hace). Con una puesta en escena sobria, Nick Cave entró en el escenario inciando su espectáculo con una canción tan oscura y desgarradora como ‘Jesus Alone’, de su último álbum Skeleton Tree, en el que el cantante está en pleno duelo por la muerte de su hijo. El silencio se apoderó del público, y solo podíamos escuchar la música y la siempre sugerente e hipnótica voz de Nick creando un clima tan trágico como poderoso. Poco después de esta lúgubre (y preciosa) presentación, vinieron ‘Do You Love Me?’, ‘From Here to Eternity’ o ‘Come into My Sleep’, que llevaba sin tocar desde 2005 y que forma parte de su recopilatorio de caras B. Nadie diría que tiene 60 años porque su forma física es como la de alguien de 20. Continuamente se mostraba agradecido a sus fans, acercándose a ellos e incluso lanzándose al público. Pero sin duda lo que más marcó y lo que hizo que fuera un concierto inolvidable -más allá del excelente sonido de la banda- fue que esa entrega al público, en las últimas tres canciones se elevó a la máxima potencia. Así, en ‘Deanna’ nos guiaba cuando teníamos que aplaudir o cuando teníamos que guardar silencio. Y si Nick Cave te dice que te calles, te callas sin rechistar. Después de esta calma en lo que había sido hasta ahora un concierto tremendamente enérgico, volvió a serlo cuando comenzó a decirle a la gente que se subiera al escenario con él. Los fans emocionados, le daban abrazos y se hacían fotos con él mientras lo daba todo. Con ‘Stagger Lee’ les mandó sentarse, pero después volvió a invitar a más personas al escenario a bailar y cantar con él. En un momento, Nick Cave le pone la mano en el pecho a un chaval emocionado. Las cámaras lo emiten por las pantallas… espera, ¿es Alfred de OT? Pues sí, ahí estaba casi en estado de shock a su lado. Poco después de esto, el concierto llegó a su fin, pero los que lo vivimos difícilmente podremos olvidarlo. De aquí a la eternidad. Fernando García / foto: Eric Pàmies

El alemán Nils Frahm, con motivo de su nuevo álbum de estudio, ‘All Melody’, trajo al Primavera Sound su particular electrónica. Su registro va desde el ambient más delicado a la electrónica experimental. Verle actuar rodeado de teclados y de instrumentos de todo tipo y moviéndose de un lado a otro es digno de admiración, pero lo es aun más escucharlo. En todos sus temas consigue sonidos sofisticados, elegantes y evocadores. Su ‘All Melody’ fue algo realmente espectacular, una pieza de 9 minutos en la que podría resumirse toda su música. Es un verdadero privilegio ver cómo la electrónica es capaz de reinventarse una y otra vez, porque las posibilidades son infinitas. Y Nils Frahm es uno de esos nombres imprescindibles que no dejan de sorprender con cada nuevo trabajo. Fernando García

Chvrches agradecieron a su público que se quedara en el festival hasta pasadas las 2 de la madrugada para verles, pero como para no: menudo conciertazo se marcaron los escoceses presentando su nuevo disco, ‘Love is Dead’, elevados sobre todo por el carisma de una Lauren Mayberry que a cada concierto se confirma como un icono generacional absoluto a la altura de una Dolores O’Riordan, de una Shirley Manson o de una Karen O. Sin duda, anoche nadie pudo quitarle los ojos de encima a Mayberry mientras cantaba ‘Grafitti’, ‘Recover’, ‘Leave a Trace’ o ‘The Mother We Share’ porque toda la pasión presente en estas canciones la encarnaba ella en el escenario. La fuerza y energía de estas sofisticadas canciones de synth-pop generó uno de los conciertos más vibrantes del festival, culminando, por supuesto, en ‘Clearest Blue’ y un espectacular subidón capaz de resucitar a un muerto. Jordi Bardají / foto: Sergio Albert

Aquejado de algún que otro problema técnico -a menudo su voz se oía demasiado baja, como ahogada-, Vince Staples presentó en Primavera Sound su disco ‘Big Fish Theory’, reafirmándose como una de las presencias más carismáticas y autoritarias del hip-hop actual. Es impresionante simplemente verle rapear, imponente, unas canciones que se elevan en directo como pocas y cuyas vibrantes y modernas producciones hacen bailar al personal a la vez que lo sumen en una atmósfera de tensión y amenaza. Una atmósfera reforzada, a su vez, por una puesta en escena compuesta por una proyección que muestra varios televisores encendidos y apagados, aportando un tono distópico al show. Jordi Bardají

Al contrario que en su último show en Madrid, esta vez no hubo problemas técnicos en el concierto de Bad Gyal, que con su micro de diadema funcionando perfectamente pareció anoche Christina Aguilera circa 2000 aunque, cada vez que hablaba con el autotune puesto, a quien se parecía era a Stephen Hawking. Alba Farelo presentó ‘Worldwide Angel’ y sorprendió por un show coreografiado de principio a fin, porque Bad Gyal podrá gustar más o menos, pero la tía no para en el escenario y, junto a sus bailarinas y MCs, se pega unas coreografías dignas de una clase de Zumba, cuando no de una fiesta de dancehall o de twerking. A menudo, todos estos movimientos suceden al mismo tiempo y cabe preguntarse cómo puede ser que esa “blonde weave” que llevaba Farelo no terminara volando por los aires en algún momento. Fue un espectáculo, en una palabra, atlético, ideal para la presentación de las calurosas canciones que conforman el repertorio de Bad Gyal, entre las que destacaron ‘Jacaranda’, ‘Blink’, ‘Tra’ y por supuesto la final ‘Fiebre’, ya un clásico. Jordi Bardají

  • xabier

    Es que ahí hay CALIDAD

  • Puertourraco

    Que lástima que casi no os movierais de Mordor. Fever Ray fue una delicia y James Holden gallina de piel.

  • Ewan

    Que gustazo ver a tanta gente brillante en un mismo día. Lo que le falta a Amaia se aprende con años. Lo que tiene dentro no se puede aprender.

  • Me gustó mucho Vagabon. Lo de Bjork es increíble. Vaya vozarrón conserva. Eso si, se me hizo muy corto. Momentazo Wanderlust, la primera vez que la canta en esta gira.

  • Fairy

    Kelela es una de mis artistas favoritas de todos los tiempos pero, no sé por qué, sus directos no funcionan tan bien, ella no se luce. Me duele decirlo, pero la mejor Kelela es la que se escucha con los auriculares.

  • Pablo Van De Kamp

    Chvrches fue un mojón. Todas las canciones eran la misma y Lauren canta igual de floja y mal que hace años. De no ser por el vocoder sería un auténtico desastre.

  • Gass

    Suscribo lo de Vince Staples, para mi el concierto más enérgico de los que vi ayer. También fantásticas Fever Ray y Björk, aunque esta última creo que luciría más en un auditorio. Nick Cave también fantástico, fue de menos a más. El de Chvrches estuvo bien pero la chica es muy repelente, mucho saltito pero cuando habla es vergüenza. El de Bad Gyal también estuvo a la altura aunque te daba la sensación de que ya tiene poco más a ofrecer. Los bailes parecían de coreografía de colegio y la voz esa de choni que se le ha puesto con el autotune es lo peor.

  • P.S

    wow y mas wow! :)
    me encantó Björk,siempre es un placer para los ojos ver a la REINA DE REINAS en música femenina!
    https://m.popkey.co/9e0660/0J7wb_f-maxage-0.gif

  • mardebering

    poner palmeras por atrás y disfrazarse de elfo con chubasquero de Ágata Ruíz de la Prada no creo que sea de los shows más sofisticados y teatrales del mundo es más es un poco de fin de curso de un colegio de la ESO y ¿seguro tocó (o eso que hace) ‘Blissing Me’? por cierto discrepo totalmente, un concierto totalmente plano todas parecían la misma canción a excepción de “Isobel” que bueno aunque la cante con el culo siempre será un temón.

  • mardebering

    espero no se quede en ese amateurismo impostado non stop, que llegará un momento, que canse, por momentos hay que mirar para otro lado para no decir, venga ya¡¡¡ por dios la versión de “Tuyo” flojilla.

  • Ewan

    Nunca me ha parecido que su comportamiento sea impostado me parece super auténtica. Con el tiempo ganará confianza y esa imagen de ingenuidad se irá disipando. Por ahora no es más que una niña de Pamplona con mucho potencial.

  • Hakuna Matata

    Dadle unos añitos a Amaia y será una artista enorme!

    Tiene apenas 18 años, y está aprendiendo.

  • mardebering

    todo artista tiene una parte impostada, lo que pasa que en ella es bastante más acentuado que otros, es que la chica canta y toca el piano de maravilla y si hace versiones de canciones que pocos conocen, pues ya es lo más, es lista, era un mercado en la música española que nadie usó hasta ahora, lo máximo versiones de A-ha, etc, etc pero en el fondo es eso, otra chica haciendo versiones a la guitarra, en poco saldrán otras que hagan como ella, así por lo menos la gente aprenderá un poquito más de música, no todo es un desastre.

  • Philionel

    Pues yo la he pillado en cantidad cosas de postureo y falseo… Yo de esa chica ya no me creo nada. Tiene una voz muy muy buena (tuvo mi apoyo en OT para ganar) , pero se ha convertido en un producto de marca blanca y ha asumido un rol a las claras. Ya no le sale natural.

  • Imposible que pudieras disfrutar el concierto de Fever Ray y el de Nick Cave ‘de menos a más’, solapándose sus conciertos.
    Ya tenemos ganador al pedante del año.

  • Gass

    El de Nick Cave duraba hora y media y el de Fever Ray una hora. Obviamente no los pude ver enteros pero empecé a ver a Nick Cave, que empezó bastante lento, y me pasé a Fever Ray y luego volví para Nick Cave. Así que sí es posible hacer ese tipo de apreciaciones. Si no estuviste ahí no sé para que comentas

  • Vamos a echar cuentas sobre tu inteligente movimiento: el concierto de Fever Ray comenzó a las 23:35 y terminó a las 00:35. El de Nick Cave comenzó a las 23:40 y, se supone, terminó alrededor de la 1:00. Con eso ya te perdiste 5 minutos del concierto de Fever Ray.

    La distancia entre un escenario y otro es de, mínimo 10 minutos -por ser amable-. Teniendo en cuenta que verías al menos 3 o 4 temas de Nick Cave, de una hora de concierto de Fever Ray, grosso modo, asistirías a 20-25 minutos. Y del concierto de Nick Cave, entre idas y venidas, te perderías otros 40-45 minutos, llegando para la parte final del show.
    Tiempo insuficiente como para poder apreciar con detalle si un concierto va de menos a más o para comprobar lo fantástica que pudo estar Fever Ray.

    Eso sí, para hacerte el indie y comentarlo en el foro de Jenesaispop te ha quedado níquel :D

  • Gass

    Este año trabajaba para el festival y había unas bicicletas eléctricas para desplazarse. Están los conciertos online, puedes comprobar por ti mismo si mis opiniones son acertadas o no, yo comento lo que vi. Llevo más de 5 años seguidos yendo al Primavera así que no necesito hacerme el indie

  • No sé para qué coño montan un festival de tamaña envergadura si lo puedes disfrutar desde el salón de tu casa. A este paso carecerá de valor asegurar que “trabajaba para el festival”.
    Por cierto, decir que has ido al festival “más de 5 años seguidos” es hacerse el indie también.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend