‘La Verdad’ es que Telecinco sigue anclada en el “guilty pleasure” noventero

Por | 12 Jun 18, 20:03

‘La Verdad’, el último thriller de Telecinco ideado por César Benítez y Aitor Gabilondo (‘El príncipe’), tenía que haber llegado a la parrilla en 2016, pero finalmente lo ha hecho este año, obteniendo un considerable éxito de audiencia en su primera emisión (más de un 17% de share) que se ha ido viendo reducido semana a semana. La razón es clara: la serie resulta anacrónica y desfasada para un espectador ya totalmente inmerso en el amplio abanico de series ofrecido por Netflix, Filmin o Movistar+. Pero es que además la serie ya habría resultado viejuna hace 2 años. Hace 2 años no conocíamos ‘La casa de papel’ pero sí desde luego ‘Vis a vis’ y ‘La verdad’ está más en la estela de productos tan olvidados como ‘Motivos personales’ o ‘El pantano’.

La inspiración más que de hace un par de años es noventera. El abuso de música tipo thriller malo es muy ‘Instinto básico’, la manera de los personajes de interrumpir escenas ajenas es totalmente culebronesca, el gran recurso de los guionistas parece poner a los personajes a oír conversaciones por detrás de las puertas en todo momento, y las escenas de acción (persecuciones, falsos atropellamientos) dan la impresión de haberse improvisado. La aparición de algunos personajes, como el supuesto secuestrador exageradamente caracterizado; o la abogada de gafas de pasta, es totalmente chanante; y, en sintonía, en ‘La verdad’ los periodistas recién salidos de la cárcel se van a un elegante piano-bar a escribir un artículo en su portátil con tipografía 24 para que todo el mundo lo vea, mientras se toman un cóctel más caro de lo que le van a pagar por dicho artículo.

Es una pena porque la idea de partida atrapa y la serie tiene buen ritmo. Una joven escapa de su cautiverio tras 9 años retenida, recordando en principio al caso Natasha Kampush, aunque luego la trama vaya por otros derroteros, mostrando que todos los personajes tienen secretos, empezando por la propia protagonista, que entre otras cosas esconde más ganas de acostarse con el policía guapo, interpretado por Jon Kortajarena, que los 2 millones de followers de Instagram de este, juntos. Mención especial para esa escena en que ella seduce a su propio “hermano” y vemos a este sostener su mano en el bolsillo durante interminables segundos. ¿En serio?

Rodada en escenarios naturales, interiores y exteriores de Cantabria, ‘La verdad’ habría sido una buena serie si sus creadores hubieran prestado más atención a la nueva televisión o si se hubieran inspirado un poquito más en la excelente ‘El impostor‘, una película realmente turbadora sobre una trama muy parecida, en la que la fascinante moraleja es cuánto seremos capaces de engañarnos a nosotros mismos para tratar de olvidar los errores del pasado o de ser felices. Ahí había un filón para el lucimiento de Lydia Bosch.

La actriz protagonista Elena Rivera ha anunciado varios giros en la trama que quizá sean capaces de mantenernos enganchados este verano a este “guilty pleasure” en la era en que ya no hay tiempo para “guilty pleasures”. Pero da miedo pensar que no se rodaron 8 capítulos, ni 13, sino 16 y larguitos. De 2,9 millones de espectadores en su estreno pasaba a 2,5 en el segundo episodio y de ahí a 2,1 en el tercero. Con el cuarto, la serie pasa a los martes tras tres semanas de emisión en lunes. ¿Nos tendremos que terminar ‘La verdad’ en una plataforma paralela? 4.

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Send this to a friend