Quantcast

Madonna y mainstream en EE.UU.

-

- Publicidad -

Madonna y mainstream en EE.UU.

mainstreamusa.jpg

De los 8 millones de personas que se han comprado ‘Confessions on a dance floor’, sólo 1,4 corresponden a Estados Unidos, una proporción ridícula, sobre todo si pensamos que Madonna es americana y que Estados Unidos es el mayor mercado del mundo. El fracaso de ‘Sorry’ en Estados Unidos ha sido estrepitoso y rotundo, quedándose en un humillante puesto 58, al que además ha llegado gracias a las descargas de Itunes y al apoyo de un programa de MTV. Lo mismo para ‘Hung Up’. Nos vendieron que fue un top 10, y no nos contaron que fue top 10 gracias a las descargas legales masivas que realizaron sus fans cuando el single apenas sonaba en la radio. Pero el adolescente medio no sabe muy bien lo que es ‘Hung up’ ni Abba ni nada de nada.

- Publicidad -

Esta situación nos lleva a analizar el curioso sistema de listas y la diversificación extrema de la radio en Estados Unidos, donde las emisoras se dividen por estilos: R&B, hip-hop, country, rock y pop copan un mercado cerrado en banda a estilos como el electro o el tecnopop. La lista de éxitos, Billboard Hot 100, dejó de depender hace tiempo exclusivamente de la venta de singles. Ahora se compone, en una mayoría abrumadora, de «impresiones», es decir, el número de personas que escucha un tema en una radio. Cuantas más emisoras pinchen un tema y más grande sea la cobertura de la emisora, más alto llegará en las listas. Como pagar para que una canción suene en la radio, por mucho que nos cueste creerlo, en principio está prohibido (cuando se descubrió que Sony BMG había sobornado a algunas emisoras para que sonara ‘Get right’ de J.Lo fue un escándalo), se tienen siempre teléfonos y mails abiertos para «democratizar» las emisoras… aunque al final, suena lo que ellos creen que se ajusta al estilo de la cadena. ¿Pero de qué estilo estamos hablando?

- Publicidad -

Es curiosa la respuesta que obtienen, por ejemplo, los fans de Madonna cuando intentan pedir una canción suya en cualquiera de las grandes emisoras, como la gigante Z100. Yo mismo lo he probado: «We don’t play it». La razón, según el análisis de la revista Billboard, responde a 3 hipótesis:

1.-Madonna es muy vieja y la gente joven no quiere oírla.

2.-Madonna hace música dance. La mayoría de las emisoras son de R&B y hip-hop, y lo que es peor, las emisoras de pop y mainstream, principalmente pinchan sólo R&B y hip-hop, en menor medida grupos de rock a lo Nickelback, muy aisladamente lo que entendemos como pop (lo de James Blunt es una especie de milagro), y desde luego, nunca música dance.

3.-Madonna es anti-americana. Ridiculizó a la sociedad americana con su disco anterior, se ha casado con un británico, vive en Londres y no es una buena patriota.

¿Pobre Madonna? Pues no. Pero si pasa esto hablando de la cantante más famosa del mundo, nos preguntamos qué será de la música en Estados Unidos para todo aquel que no haga hip-hop o rock comercial (la marginación que sufre el country en la radio me interesa menos, personalmente). Así, Depeche Mode pueden sonar en alguna emisora pop por ser «viejas glorias» pero nunca jamás un grupo nuevo que siga su estilo. Otros como Death cab for Cutie, Flaming Lips o Morrissey pueden llegar a aspirar con muchísima suerte a un disco de oro gracias a las emisoras de rock alternativo… pero ahora está claro por qué Fischerspooner o Scissor Sisters son unos completos y absolutos desconocidos en su propio país, hasta el punto de que apenas les publican los discos. Una verdadera lástima.

Lo más visto

No te pierdas