Quantcast

Carlos Berlanga: discografía

-

- Publicidad -

Carlos Berlanga: discografía

kakadeluxe.jpg‘Las canciones malditas’ (1983): Empezamos con un disco recopilado en 1983, pero sobre canciones grabadas alrededor de 1978. Unos jóvenes aficionados al punk ramoniano, a la Velvet, a Bowie, los Doors, fan fatales del cine de terror y los cómics, entre ellos Alaska y El Zurdo (luego en La Mode), forman un fanzine. Más tarde conocerán en su puesto del Rastro a Carlos Berlanga y Nacho Canut, que exponían, entre otras cosas, piedras pintadas por ellos mismos. Todos ellos deciden finalmente formar un grupo llamado Kaka de Luxe, en el que además estarían Manolo Campoamor, luego primer cantante de Pegamoides y pintor, o Enrique Sierra, luego en Radio futura. Consiguen grabar un EP con sus temas ‘Viva el metro’, ‘La pluma eléctrica’, ‘Rosario’ y ‘Toca el Pito’, pero nadie les toma en serio. Sólo tras el éxito de algunas de las formaciones que lo componen, se recopilan en este disco canciones tan irreverentes y perversas como ‘La tentación’. Aunque la crítica del momento lo desprecia, era una época en la que decir palabras como «follar» o «guarra» no estaba tan asumido como hoy en día. Más tarde se interpretarían estas canciones como emblema de la época progre y liberada que se avecinaba sobre España, aunque según se desprende de las entrevistas concedidas por el grupo, esta idea les horroriza. Puede que no fueran muy buenos músicos, quizá de eso se trataba, pero canciones tenían, especialmente las contenidas en ese primer EP y ‘La Tentación’. 9

grandesexitos.jpg‘Grandes Éxitos’ (1982): Kaka de Luxe se disuelven enseguida debido a su escaso éxito y diferencias en el grupo, y Manolo, Alaska, Nacho y Carlos forman Pegamoides junto a Ana Curra, a quien habían conocido en una sala de Madrid. Enseguida echan a Manolo por diferencias estilísticas y entra Eduardo Benavente, que luego formaría junto a Nacho Parálisis Permanente y moriría trágicamente en un accidente de coche en 1983 cuando se dirigía a tocar en un festival en Zaragoza. El grupo edita una serie de singles y finalmente un álbum totalmente nuevo, que no es un recopilatorio de ningún tipo, llamado irónicamente ‘Grandes Éxitos’. Su grabación es un infierno, en parte porque no dan con un productor que les agrade, en parte por diferencias de criterio y personalidades encontradas (especialmente entre un Carlos muy pop y un Eduardo muy siniestro y algo macarra), dejando al grupo exhausto, de nuevo en el camino de la separación tras el abandono de Carlos Berlanga. El primer single es ‘Bailando’, un tema que fue rechazado en principio por su producción, trompetas mediante, tan lejana del punk. Sin embargo, el single termina siendo un éxito de público y Pegamoides se convierten en el grupo de moda para tocar en las ferias de pueblo, sin Carlos de gira, una dinámica que se repetirá constantemente a lo largo de la carrera del grupo. El resto del disco cuenta con arrebatos costumbristas francamente delirantes (‘Rosa y verde’, ‘Secretos de belleza’ y ‘Vicky’), canciones redondas de pop tonto (‘No sé por qué’), uno de los primeros asomos del grupo a su fascinante obsesión esotérica y cinematográfica (‘Redrum’) o una colaboración con McNamara (‘La tribu de las Chochoni’). El temazo, por melodía, letra y producción, se llama ‘Llegando hasta el final’ y fue el que Fangoria dedicó a Carlos en La Riviera 10 días después de su muerte. Uno de esos momentos musicales que no se olvidan en la vida. 9

- Publicidad -

alaskapegamoides.jpg‘Alaska y Pegamoides’ (1982): Éste sí es un recopilatorio de los primeros singles del grupo junto a sus caras B. Y a pesar de todo, es incluso mejor que el anterior, quizá porque como dice Alaska en el libro-entrevista que le hizo su actual marido, corresponde a la época más feliz del grupo. Está la etérea ‘Otra dimensión’, que de no ser por estar demasiado influida por el ‘Boys don’t cry’ de The Cure, sería la mejor canción cantada por Carlos Berlanga de su historia. También la trepidante ‘Vértigo’, la agobiante ‘Reacciones’, la divertida ‘Rebelión de los electrodomésticos’, la claustrofóbica ‘Quiero salir’ (inolvidable «ya me he comido dos primos, tres tías y aquella cuñada que tan mal olía») y por supuesto ‘Bote de colón’, con algo parecido a un sample de ‘I feel love’ de Donna Summer, 25 años antes de que lo usara Madonna. Por supuesto ‘Horror en el hipermercado’, que nunca ha sido de mis favoritas, y ‘El hospital’, una canción que ya de pequeño me hacía llorar y que hoy sencillamente no se puede aguantar en boca de Carlos Berlanga. 10

cancionesprofanas.jpg‘Canciones profanas’ (1983): En cuanto abandona Pegamoides, Carlos forma Dinarama junto a Nacho, grupo para el que deciden llamar a Alaska a cantar en algunas canciones. El grupo se llama Dinarama + Alaska hasta adoptar el nombre definitivo en el siguiente disco por cuestiones de imagen. ‘Perlas ensangrentadas’ es un single de éxito también, aunque el lado más interesante del álbum es el siniestro, protagonizado por 2 temazos, extraños y misteriosos, pero inquisidores: ‘Sacerdotisas de Baal’ y ‘Cebras’, hasta hace bien poco parte del repertorio de Fangoria. También el clásico ‘Rey del glam’ o ‘Crisis’, aún tan actual, destacan. Menos llamativo es el lado más disco, encabezado por ‘Deja de bailar’. Sin embargo, sí muestra la independencia de sonido del grupo, que será clave para las 3 obras magnas que vendrían después. 7

- Publicidad -

deseocarnal1.jpg‘Deseo carnal’ (1984): Recientemente reeditado, ‘Deseo carnal’ se considera la obra maestra de Alaska y Dinarama. Esta vez todo les funciona. La producción de lujo de Nick Patrick, que entre el disco (‘Un hombre de verdad’), el bolero (‘Deseo carnal’) o el tecnopop siniestro (excelente ‘Isis’), da una unidad insólita al disco. Dinarama siempre han copiado pero es curioso que ningún otro disco suene como ‘Deseo carnal’. Los temas son magistrales, el primer single, muy acertadamente, no es ‘Ni tú ni nadie’ sino la atrevida ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’, un drama sobre una persona que atropella a su pareja porque ésta le engaña con otra, no se arrepiente y lo celebra con una canción. El valor de su éxito comercial es una fuente valiosísima sobre las miserias humanas de nuestra sociedad. Sencillamente fascinante y majestuosa, de lejos mi canción favorita de Dinarama. Aunque también está la oscura y misteriosa ‘Carne, huesos y tú’ y el tema religioso desde el prisma Baudelaire de ‘Falsas costumbres’. El álbum lleva al grupo a su cúspide comercial, gira multitudinaria latinoamericana incluida, y las ventas de ‘Deseo carnal’ se estiman en torno al millón de copias.10

boladecristal.jpg‘La Bola de Cristal’ (1985): Esta es la época en que Alaska presenta La Bola y Lolo Rico propone hacer un disco con las canciones del programa. Aquí llega uno de los momentos más dramáticos de la carrera del grupo: Alaska tiene que cantar ‘Abracadabra’, compuesta por José María Cano (conocida es la rivalidad con Mecano), y encima la canción se convierte en un hit. También ‘Vacaciones infernales’ es suya. Los temas de Carlos y Nacho son los más atormentados, ‘Esclava del mal’ y ‘Ni un día más’. El grupo no tiene muy buen recuerdo de esta experiencia pero nosotros sí. 8

noespecado.jpg‘No es pecado’ (1986): Muy Chic, muy soul, muy disco es ‘No es pecado’, un disco que Alaska y Nacho no recuerdan muy bien, pero cuyas letras decadentes y arrastradas a mí siempre me han encantado. El single, ‘A quién le importa’, no es en su momento el éxito de crítica y público que recordamos y el disco vende mucho menos que el anterior. El segundo single, la genial ‘Funcionaria Asesina’, tampoco cala mucho en plena post-Navidad, y ‘Un millón de hormigas’, ejemplo de letra flagelante que comentábamos, tampoco va muy bien. Sin embargo, todos los temas vuelven a sonar tremendamente originales: estrellas fracasadas, perdedoras, enamoramientos ridículos y fines del mundo sitúan a Dinarama muy por encima de grupos coetáneos. Excelentes ‘Sólo creo lo que veo’ y ‘No es pecado’. 10

diez.jpg‘Diez’ (1987): Con la excusa de publicar una retrospectiva para Latinoamérica se publica este recopilatorio, un tanto absurdo, que más que recopilatorio es un disco de remezclas. Las nuevas versiones de ‘Bailando’, tan tecno-chochi; de ‘Cebras’, ahora orquestada, o de ‘El hospital’, superan incluso a las originales. También aparecen algunas de sus impagables caras B, luego recopiladas en ‘El huracán mejicano’ (1998), como ‘Tormento’ o ‘Jaime y Laura’. De las nuevas, el single es la boba ‘Sospechas’, y la otra es ‘Hacia el abismo’, un tema que hoy se pone bastante a parir, pero que es tan fango, tan fango, que puede impresionar. 8

fanfatal.jpg‘Fan Fatal’ (1989): ‘Fan Fatal’ es el disco menos Carlos Berlanga, hasta el punto de que de alguna manera, se considera el primer disco de Fangoria, cuya discografía está repasada aquí (la revista del mismo título incluso aparece en el libreto). El primer single, ‘Mi novio es un zombi’, es una versión de Los Vegetales y el segundo, ‘Quiero ser santa’, una canción de la era Pegamoides de Alaska y Ana Curra que no se quedaron Pegamoides sino Parálisis Permanente. Alaska y Nacho empiezan a estar cansados de los devaneos de Carlos entre sus deseos de ser reconocido y su falta de esfuerzo para conseguirlo (siempre odió a muerte las giras, la promoción e incluso la labor de producción de un disco, a la cual a menudo ni se presentaba). Todos estos factores están presentes en la grabación de ‘Fan Fatal’, y terminan evidentemente con la dramática separación de Dinarama. El disco en sí no muestra estas reticencias y es otra gran obra maestra. Se trata de un disco conceptual en el que el grupo rinde tributo, mediante el uso de samples, al cine, la música, la televisión, etc, que devoran. Godzilla, Michael Jackson, las cortinillas de TVE o Blade Runner (‘Lo siento’ es otra de las grandes), protagonizan un disco más acid house (‘Ectoplasmatic’), más tecnopop (‘Vampirella’), muy Pet Shop Boys (‘No es el final’), pero sin dejar de lado su lado más cañí (‘Lupita la Trailera’). De nuevo, abanderados de lo moderno en el buen sentido de la palabra. 10

angelexterminador.jpg‘El ángel exterminador’ (1990): Después de abandonar Dinarama en medio de una gira veraniega, Carlos publica su debut en solitario. Será su único disco que sonará en radiofórmula y presentará en televisión, así que es una pena que se escogiera como primer single ‘El ángel exterminador’, un tema con un ritmo algo bossa (algo que siempre le gustó), pero una producción algo rancia y una melodía muy pobre. Infinitamente mejor la agresiva, glamourosa y escalofriante ‘En el volcán’, un poco en la línea de la excelente ‘Atrévete’ que le había regalado a Sara Montiel, y que tal y como estaban las cosas, parece dedicada a Alaska. Un hit absolutamente infravalorado. ‘El verano más triste’ y ‘Rendido a tus pies’ son otros momentos muy elegantes del disco. Por otro lado, ese lado latino que siempre sedujo a Carlos también, como ‘Todo se puede hacer bien’ o ‘No encuentro humor en el amor’, no termina de ajustarse al disco y ensombrece un poco el resultado global. 7

indicios.jpg‘Indicios’ (1994): Considerada la obra maestra de Carlos, ‘Indicios’ sí es el perfecto equilibrio entre todas las cosas que le gustaban: la obra maestra de pop orquestado en ‘Indicios de arrepentimiento’ o ‘Si no es por ti’, la colaboración con Vainica Doble en ‘La Funcionaria’, la bossa, ahora sí, en boca de Ana Belén, el glamour y el dinero de ‘C’est la France’, la continuación de ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’ en ‘¿Qué sería de mí sin ti?’ al salir de la cárcel… Excelentes letras llenas de guiños co-escritas por Paloma Olivié, y una producción perfecta que le devuelven cierto reconocimiento, aunque no el estrellato. 10

viasatelite.jpg‘Vía satélite alrededor de…’ (1997): Todo fan de Dinarama quería que Dinarama se reconciliasen y volvieran a trabajar juntos. Carlos, que tan poco interesado estaba en la electrónica de Fangoria a principios de los 90, cede y hace un disco muy Fangoria, lleno de detalles sintéticos, incluso con la colaboración de Nacho como letrista y Alaska como corista. Sin embargo, son los años más bajos de Fangoria y el disco suena un poco forzado, sobrecargado y retorcido. Rescataría ‘120 años sin ti’ y ‘Políticamente incorrecto’, de sonido tan amargo, alguna letra como ‘Erotismo e informática’ o algún momento acertado en la producción, como ‘Rayos de plasma’, pero el disco en conjunto no deja muy buen sabor de boca. 5

impermeable.jpg‘Impermeable’ (2001): El que nunca pensamos que sería el último disco de Carlos Berlanga le devuelve al nivel de ‘Indicios’. A menudo se dice que de Dinarama la estrella fue Berlanga, así que creo que es justo reconocer que también se dice que Carlos se agobiaba sobremanera escribiendo las letras y Nacho Canut le servía de mucho. En este disco todas las letras son de ambos y Alaska aparece como corista. El single es ‘Vacaciones’, una de las canciones gays más elegantes que se hayan hecho jamás, además de por supuesto otra diana pop. El disco se completa con excelentes medios tiempos como la indecisa ‘Lady dilema’, la angustiosa, sobre todo en su final ‘Cul de sac’, la acústica y melancólica ‘Manga por hombro’ o la bossa a lo Jobim de ‘Wave’. Diría que una despedida a lo grande, pero qué más quisiera yo haber podido tener más discos de Carlos Berlanga, buenos o malos, entre mis manos. 9

Lo más visto

No te pierdas