Quantcast

Entrevista a Fangoria

-

- Publicidad -

Entrevista a Fangoria

fangoriaent.jpg

Hace una semana fuimos el primer medio (o si no, casi) que publicó una crítica de ‘El Extraño Viaje’ de Fangoria. Os recordamos que el debate sobre toda su discografía está en aquel post. Ahora es el momento de hablar con el grupo sobre tranquilizantes, el fenómeno fan fatal o las debilidades de su directo.

- Publicidad -

Nacho Canut: ¿Es una cassette en lo que vas a grabarnos?

Piscu: Sí, es cassette. Me la regaló mi madre cuando empecé la carrera.

- Publicidad -

Alaska: Yo todavía grabo en cassette muchas cosas, no te creas.

Tengo la sensación de que este disco marca un antes y un después en la carrera de Fangoria. Nunca antes habíais estado tanto en boca de todo el mundo antes de lanzar un proyecto. Ni tampoco había generado tanta polémica. ¿No os lo parece?

A: Eso nosotros no lo podemos saber porque no eres consciente de ello. Ahora hay más medios de comunicación, más chats, más foros…. No lo notamos, de verdad. Nosotros hacemos todo lo que podemos siempre que podemos.

Pues parece que decidisteis lanzar el single ‘Criticar por criticar’ porque sabíais lo que iba a pasar.

A: Lo elegimos por el ritmo y por la música. Teníamos la idea del primer single pensada desde febrero, desde antes de grabar el disco. Elegimos la canción porque era la que más se adaptaba al vídeo que queríamos hacer. Podría haber sido otra canción perfectamente.

Sucede una cosa muy curiosa, y es que todo el mundo se pelea por ser el objeto de inspiración de ‘Criticar por Criticar’…

N: Se cree el ladrón que todos son de su condición. Está dedicada a mí.

A: Sí, porque la criticona del grupo es él.

N: Es una canción en la que se describe lo que yo hago. Que tampoco es que esté todo el día destrozando a los demás ni nada parecido…

A: Es sobre ti pero sobre nosotros, sobre a lo que nuestros amigos les pasa… pero que la podrías haber hecho tú, o cualquiera, porque no creo que sea algo exclusivo. Ni siquiera le pasa sólo a alguien que es famoso. Todos los grupos de amigos tienen siempre grandes problemas con las critoconas de la pandilla.

N: De hecho es más bien sobre gente no famosa que sobre gente famosa. Pero para nada es sobre los foros o algo parecido.

Os asombraría la cantidad de gente que dice: “Me la han escrito a mí”

A: Bueno, es como si escribes una canción de amor y todo el mundo dice que hablas sobre esa persona. Oye, estás en tu derecho de creerte el amor secreto de alguien, pero si no lo eres, no lo eres.

Es la primera vez que os autoproducís como Fangoria. ¿Por qué el fin de la colaboración con Carlos Jean?

A: Porque sí. Porque habíamos planeado la trilogía y con Jean llevábamos trabajando siete años. Y tanto tiempo no lo hemos estado ni con Carlos Berlanga. Para nosotros es muy raro prolongar mucho una colaboración que no seamos nosotros dos. Por eso cada cierto tiempo llega el momento en que tienes que cambiar, no sólo en la producción, sino en el diseño, las portadas, un poco todo. Pero es por eso, no por nada más. Carlos es una persona genial y el productor perfecto. Lo cual no quiere decir que a lo mejor dentro de un año o diez podamos hacer un disco con Jean porque hace mucho que no trabajamos con él.

¿Ni siquiera considerasteis una remezcla?

A: Ya nos ha remezclado antes. Mira, en el primer single hemos metido una remezcla de las Chicks On Speed porque al salir el single antes del disco era lo correcto. Yo no quería que hubiera más remezclas porque íbamos a hacer canciones inéditas para todos los singles, pero claro, ¿quién va a saber que es inédita si el disco no ha salido todavía? Va a parecer que estamos dando otra canción del disco y ya está. Por eso aquí va la remezcla de las Chicks on Speed, pero luego haremos las inéditas.

N: Pues yo como Dj agradezco mucho las remezclas.

A: Pero a mí ya me aburre pedirle remezclas a todo el mundo de nuestras canciones. Prefiero que estemos una temporada haciendo canciones nuevas.

¿Existen ya esas canciones?

A: No, tenemos que grabarlas todavía.

Madonna, Dover….Vuelve el disco y vais vosotros y os ponéis bakalas.

A: ‘Criticar por Criticar’ es puro disco music.

Ya, pero la sensación global del disco es que es más bakala. ¿Nos olvidamos de Cibeles, recuperamos el chándal y al extrarradio?

A: Nosotros el chándal no. Ni somos La Juani ni nos gusta Missy Elliot, directamente.

N: Ni el extrarradio tampoco. El bakalao nos gusta porque siempre nos ha fascinado. ‘No sé que me das’ era muy bakalao.

A: Llevamos mucho tiempo practicándolo. Ya el Acid del ‘Fan Fatal’ era el bakalao de los años 80

N: Era máquina.

A: Sí, bueno, era máquina. Pero era lo nuestro también.

¿Os sentís cómodos en el Nº 1 de las listas?

A: Te sientes muy cómodo en el número 1 pero tampoco pasaría nada si estuvieras en el 2 o si directamente no estuvieras. Siempre es mejor que te digan guapa a que te digan fea. Si tú te ves guapa tampoco importa mucho lo que te digan. Pero si por decirte guapa alguien te va a dar un puesto de trabajo, pues será mejor para tu vida que si eres fea y nadie te contrata.

Pero es como si los fans de toda la vida no os lo perdonaran, como si echaran de menos los tiempos de ‘Una temporada en el infierno’.

A: Ya fuimos número uno antes de ‘Una Temporada en el Infierno’. Y varias veces. Lo que pasa es que la gente se queda atrás.

N: La gente se puede quedar donde se quieran quedar, pero nosotros no.

A: Es como el que se ha quedado sólo en el número 1 de ‘Ni tú ni nadie’ y desconoce toda lo que ha venido después de eso. Pero vamos, que están en su derecho de no tener que conocer toda la carrera de un grupo.

N: Este tipo de fans los tienen todos los grupos: Belle & Sebastian, Depeche Mode… En cuanto empiezan a tocar en sitios grandes ya hay algunos que no quieren ir porque creen que es un horror. Vas a verles a un concierto y te encuentras a un montón de gente que no conoces cantando sus canciones y normal, ya no te gustan.

Bueno, fan fatales no os faltan. Aunque quizás precisamente ellos sean los más críticos con vuestro trabajo.

N: Pero el Fan Fatal ya lo disolvimos. Eso pasa en algunos foros ajenos a nosotros.

A: En el Fan Fatal no era así. Era un club de fans no solamente hecho para histéricas, sino para gente que compartía nuestro mundo. De hecho hemos sacado muchos amigos por correspondencia epistolar de aquel entonces. Hasta los conocíamos con nombre y apellido porque teníamos un carnet.

N: Es muy fácil insultar cuando nadie sabe quién eres. Pero los fans de verdad nos mandaban su foto, su dirección…

A: Y mira que para nosotros era fundamental porque era la única manera que teníamos de hablar con un fan de México. O que un fan de Murcia pudiera hablar con alguno de Albacete al que le gustaban cosas comunes como Divine.

N: De todas formas, la gente que dice cosas en esos foros no tiene nada que ver con nosotros. Es gente con la que no nos sentimos…

A: Comunes

N: Eso, no nos sentimos comunes. No tenemos nada que ver con ellos. Porque con los fan fatales sí nos gustaba, pero estos no. Más que nada porque no sabemos quiénes son.

A: Pero ese servicio público y social que era para nosotros poder contactar con la gente y para la gente contactar entre ellos ya no es necesario.

N: Para esto está Internet.

A: Ya no lo tenemos que dar nosotros. Fíjate que oficialmente nunca tuvimos una página. Era la página de un fan donde derivábamos la información del Fan Fatal. Por eso el grupo Fangoria nunca estuvo informatizado, era contacto epistolar o cara a cara.

Hablemos del videoclip. Me comentabais antes que estaba pensado hace mucho.

A: El vídeo estaba pensado, el vaquero estaba visto y los chicos estaban controlados desde hace tiempo. No es que hiciéramos una canción pensando en ello, porque yo creo que si hubiéramos decidido sacar ‘El cementerio de mis sueños’ habría sido el mismo vídeo, el vaquero habría bailado igual y todo lo demás. Pero ‘Criticar por criticar’ era la que más se adecuaba porque tenía esa línea de bajo y el ritmo necesario.

Tengo entendido que la coreografía es obra de los extras del vídeo.

A: Son público de la discoteca, no son bailarines profesionales.

N: Gentes que hacen ese baile con todas las canciones que se ponen allí.

A: Lo bailan con Michael Jackson y con otras. Sólo lo adaptaron un poco para la canción.

Pues si es así es un momento Madonna total. Sabéis que ella sacó el ‘Vogue’ de un club de travestis en un suburbio de Nueva York en el que pasaba lo mismo.

A: No es exactamente un baile que sea tan especial.

N: No, pero sí. Si llegamos a ir a un club y vemos el ‘Vogue’, inmediatamente pensamos: «De esto hay que hacer un vídeo». Porque el ‘Vogue’ era mucho, ¿eh?

A: Si lo queremos vender así, lo vendemos así.

N: En ese sentido yo sí comprendo a Madonna y las cosas que hace.

A: Tú vas a una discoteca y ves a cuatro chicos bailando y lo que quieres es sacarles en tu vídeo, no inventarte unos bailarines que hacen lo que ya hacen otros como ella.

N: No, pero todo lo que hace Madonna… Si Madonna se compra un disco de Goldfrapp dice: «Quiero que me produzca Goldfrapp». Lo que no entiendo es por qué Shakira no hace lo mismo.

Madonna o no, lo que sí es cierto es que el uso de las coreografías marca también una etapa muy concreta del grupo.

A: Aunque ya las hacíamos antes, sí que es verdad que con ‘Retorciendo Palabras’ se hizo masivo. Todo empezó allí, con Las Niñas Perla, y luego las coreografías que ya hicieron Andy y Topacio…

N: Es que las Niñas Perla influyeron mucho.

¿Qué fue de ellas?

A: No sé, estarán en el colegio.

N: Es que era muy problemático porque nosotros llevábamos un batería que tenía 13 años y dos niñas de 12 años.

A: Entonces, al Festival de Benicàssim no podían ir, o a tal discoteca por la noche no podían entrar.

N: Y claro, precisamente esos son los sitios a los que quieren ir niñas de 12 años. Por ejemplo, el batería de 13 años no podía entrar en determinado bar en el que tocábamos porque no podía beber (y por supuesto el niño bebía). Era todo un lío.

A: Pero de todas formas tampoco trabajar con unas personas un mes, un año o una década significa que tengas que trabajar con ellos toda la vida. Puede cambiarte el gusto, ¿no?

Tengo una duda sobre ‘Si lo sabe Dios que se entere el mundo’.

A: Es una frase exacta tomada de una artesanía mexicana. Son dos calaveras besándose (una chica con una chica o un chico con un chico) que tienen esa frase escrita encima.

Ya, pero a estas alturas hacer un nuevo himno gay. ¿Estáis tan cansados del ‘A quién le importa’ que le buscáis sustituto?

N: No, no… ‘A quién le importa’ sólo la cantamos ese día (el Día del Orgullo Gay) y también la vamos a dejar de tocar ahí porque ya está bien.

A: No sé si podremos, pero bueno. En cuanto a lo otro que preguntabas, es que no creo que los gays necesiten un himno, sinceramente. Además no es nada sabio querer venderles un nuevo himno cada año. Los himnos lo son porque se hacen solos, no porque se los plantee nadie. Lo normal sería que dentro de diez años los homosexuales estuvieran cantando otra canción. Y no necesariamente nuestra.

N: Pero no ‘A quién le importa’, que a mí ya me da vergüenza cuando la escucho. Porque por supuesto, en cuanto la pinchan, ya están las maricas revenidas que empiezan: «Qué pesadez de canción, ya está bien, tanto protagonismo…». Oye, que no es mi culpa, que yo no le digo a nadie que la cante. Pero ellos a lo mismo: «¿Por qué no es el himno una de Goldfrapp, o una de yo que sé, de Beyoncé».

Estábamos tan acostumbrados a ello que ha sorprendido mucho que no se cerrara el disco con una versión.

A: Es que ya no queríamos hacer más versiones.

¿Porque no había ninguna canción que os gustara lo suficiente?

N: No, porque no queríamos. Por supuesto, si las hubiésemos buscado, habríamos encontrado muchas.

A: Por ejemplo, Phil Vinall, el productor, había producido a un grupo del que siempre queremos hacer una versión que es Black Box Recorder. Así que habría sido perfecto. Pero como queríamos cambiar un rato decidimos no hacer más durante una temporada. Fíjate que la primera versión que grabamos fue de Rafaella Carrá con Dinarama.

No hay versiones pero sí que en ‘Nada más que añadir’ contáis con la colaboración de Stefan Olsdal, bajista de Placebo. Vale que no es Brian Molko, pero…

N: No, yo prefiero a Stefan.

A: Yo también.

N: Yo soy fan de Placebo, me gusta todo lo que hacen, pero mi favorito es Stefan. Tiene una imagen en directo impresionante. Y en persona también.

¿Con quién os queda compartir escenario? Porque después de Marta Sánchez ya nos podemos esperar cualquier cosa.

N: Lo de Marta Sánchez fue un poco accidental, como la mayoría de colaboraciones. Con Camilo Sesto nos llamaron, con Raphael también, Los Panchos lo mismo…

A: Pocas veces hemos llamado nosotros. Sólo a Camela.

N: Y a los grupos indies con los que trabajamos en los noventa también.

A: Pero sí, todavía tenemos una larga lista de gente con la que nos gustaría colaborar.

Tengo entendido que próximos singles iban a incluir precisamente eso, colaboraciones con otra gente.

A: No lo sabemos. Pero nos gustaría.

Evidentemente, no me vais a decir el nombre de esas personas, ¿verdad?

A: No, porque si no se lo hemos dicho a ellos, ¿cómo te lo vamos a decir a ti? Cuando esas personas nos hayan dicho que sí, entonces se sabrá.

La edición especial incluye un DVD con un documental…

A: ‘El Gran Hermano’, lo llama Nacho.

N: Es que es una cosa como muy reality, porque se nos ve a nosotros haciendo cosas, diciendo cosas, cómo hacemos los discos…

A: Pero antes de que existieran los realities a eso se le llamaba documental, Nacho.

N: No, porque un documental está como guionizado. Incluso los de los animales. Y esto nuestro no. De hecho tenemos que estar todo el rato cortando porque estamos todo el rato hablando y criticando.

¿Pero quién lleva la cámara?

A: La mayoría de las veces yo, y cuando salgo yo la tienen Mario, David, Moli, Juan Sueiro, Pablito o Marta. Pero vamos, que ha sido una pesadilla de edición. Cada tres segundos no tenía más plano porque ya estaban hablando de alguien. Ten en cuenta que tenía 28 cintas de 1 hora cada una y se ha quedado en 2 horas y media.

N: Es muy largo, muy largo.

A: Claro, pero es que está todo. Recoge desde el primer día que estábamos yéndonos a México y estamos en la sala VIP sentados decidiendo qué hacer después de ‘Arquitectura Efímera’. Todo está ahí: el día que decidimos vestirnos de blanco tiene fecha, el que decidimos el título definitivo del disco, el disco terminado con sus dos nombres anteriores, el viaje a Chicago…

Hasta el bote de Tranquimazin.

A: Sí, porque para viajar es fundamental.

Alguna gente os ha criticado precisamente por sacar ese medicamento. Creen que puede inducir al consumo a determinado público…

A: ¿Qué?

N: ¡Pero por favor!

A: Mira cariño, no hablemos más de lo que opina la gente. ¿Qué más nos da?

N: Yo recomiendo a esas personas que se tomen cada una de ellas un bote de Tranquimazin entero, se tumben en la cama, apaguen la luz y adiós. Porque vamos, qué gilipollas, qué absurdos.

A: No hay nada como tener vida propia.

N: De todas formas, desde que nosotros hacemos un documental estás expuesto a la crítica y a que te critiquen.

A: Es como desde el momento en que sales en una revista y estás en la playa. Estás para que se comente tu cuerpo.

N: Desde luego, si no hubiésemos querido que criticaran no habríamos sacado el Tranquimazin.

A: No somos unos obsesos de eso de: «Esto es nuestra parcela privada. Nos da igual».

N: Pero es que lo del Tranquimazin es mucho.

A: Nacho, pero si no es lo del Tranquimazin, es otra cosa. Qué más me da. No podría importarme menos. Además, es como muy extraño. Queda muy bien en los artistas que te dé igual la crítica musical. ¿Pero entonces te tiene que importar la crítica de un anónimo? No, nos importa igual de menos. No nos importa la de nadie. Incluso si es buena. Qué más me da que te parezca fenomenal que pongamos el bote de Tranquimazin. No me importa nada, nada. Lo siento. De todas formas recomendamos comprar el disco con el DVD. Es más divertido.

N: A mí me encantaría que esto también lo hicieran muchos artistas como Morrissey. Porque Depeche Mode lo hace pero muy cortito y Placebo igual. Me gustaría ver lo que hacen cuando van a los sitios y todo eso. De los DVD en directo de los grupos me gustan sobre todo la parte en que están en el backstage, cuando viajan en el avión privado, cuando están en los pasillos, lo que beben… Me horroriza cuando se cogen de la mano y se dan ánimos, como Placebo o Madonna. Es horrible.

En vuestros conciertos he visto de todo. Algunos directos buenos pero una gran mayoría con bastantes fallos.

N: ¿Pero cuántos has visto?

No sé, como 15 en los últimos años.

N: Yo he ido a ver a Depeche Mode en directo siete veces y me ha pasado lo mismo: los he visto fantásticos, aburridos, buenísimos..

A: Si siempre nos hubieras visto perfectos seríamos superiores.

N: Claro, para eso vas a ver a Kraftwerk, que son cuatro robots que son siempre igual.

Ya , pero siempre queda esa sensación de qué pasa en el directo de Fangoria.

N: Pues eso es fenomenal. El rollo sería lo contrario. Nosotros nunca somos iguales.

Os confieso que me está costando mucho aprender la letra de ‘Criticar por criticar’.

A: No sé, espero que no me pase lo mismo. Bueno, ya la he cantado en directo y no se me ha olvidado. Pero por si acaso llevo las letras escritas siempre menos en los programas de televisión con voz en directo. Pero como también los he hecho ya y no ha pasado nada… Igual me la he inventado y todo.

Dicen que sois un poco antipáticos y distantes con vuestros fans, aunque no os he visto nunca tirando un disco a nadie a la cabeza…

N: Una persona que nos dice cosas como las del Tranquimazin… pues es normal que no seamos muy simpáticos. Ahora, una persona que nos entra y nos dice: «Hola qué tal, me firmas esto», pues por supuesto que le tratamos bien.

A: Aquí una cosa está clara, y es que nadie está obligado a ser amable con nadie.

N: Uno de nuestros ídolos es Fernando Fernán Gómez, además.

A: Pero nosotros somos muy amables por educación. Y porque como fans nosotros nunca nos atreveríamos a llamar a la puerta de un camerino. Porque si lo hiciéramos me parecería fatal que saliera la Tennant hecha un basilisco y me dijera algo y me echara. Yo agradezco que la Tennant, aunque esté en ese momento a otra cosa, me dé la mano, me salude y se haga la foto conmigo. Yo eso lo devuelvo en la medida que puedo. Por supuesto nunca se puede complacer a todo el mundo. Y tampoco hay ninguna obligación de hacerlo. Si lo haces es porque crees que es lo correcto.

Nota del editor: Nos gustaría aclarar que esta entrevista es la única de todas las que hemos publicado que no está concedida directamente a JENESAISPOP. En el día a día del trabajo periodístico es normal que en tu medio sólo se refleje el 10% de la conversación con un artista. Por eso hemos considerado interesante la publicación íntegra de la entrevista a Fangoria en nuestro fanzine, que responde a motivos estrictamente informativos.

Lo más visto

No te pierdas