Discos de la década: Jens Lekman

Por | 11 Sep 07, 10:21

jenslekmannight.jpg¿Recuerdas tu primer beso, te enamoras de todos o todas a los que besas, todavía mandas postales y te importa más un abrazo que un fijador de pelo? ¿A pesar de lo mal que te va en el amor en el fondo te gusta reírte de ti mismo? ¿Te parece que un simple cumpleaños merece una canción y crees que la calidad de un tema se mide por sus posibilidades al piano o a una guitarra acústica?

Jens Lekman es tu hombre, sin duda. Después de regalarnos esta maravilla absolutamente inolvidable hace unos años y de sacar EP’s y rarezas varias, el crooner sueco publica el que es, oficialmente, su segundo disco de estudio. ‘Night falls over Kortadela’ empieza a lo grande, con emociones tamaño adolescente en ‘And I Remember Every Kiss’ para continuar con la misma temática en la bailable ‘Sipping on the sweet nectar’. Sea mediante arreglos easy-listening como en este último tema, medio caribeños (‘Into Eternity’), electrónicos (‘I’m leaving you because I don’t love you’), con coros de música negra (‘Kanske Ar Jag Kar I Dig’) o desde una perspectiva folk más arraigada (‘Shirin’); Jens suena absolutamente romántico, contundente y deliciosamente honesto.

A veces una sola frase basta para construir un temazo (‘If I could cry it would feel like this’), porque aunque a ojo, cuando llega la segunda parte del disco puedes estar un poco empalagado, si escuchas cada tema por separado te darás cuenta enseguida de lo que vale cada una de las piezas.

En el himno ‘The Opposite of Hallelujah’, que ya se editó como single en edición limitada en 2005, le vemos intentando conocer a su hermana mediante paseos en bici; en ‘Shirin’ contar la historia sobre su peluquera iraquí, en ‘Friday Night at the Drive-In Bingo’ bromear sobre el peor trabajo del mundo (aquel que escogió al retirarse del mundo de la música hace un par de años, menos mal que le duró dos días) y en ‘Postcard to Nina’, cenar en casa de la mujer deseada, que además es lesbiana, mientras su padre le tortura poniéndole su disco o gastándole bromas absurdas.

Costumbrismo con un sentido del humor muy similar al de Vincent Delerm, en este caso adornado con arreglos maravillosos que se inspiran en Willie Rosario, Renaldo and the Loaf, Tough Alliance o en el violinista Enoch Light. En los últimos tiempos mucha gente ha sampleado o ha fusilado canciones pasadas para crear otras nuevas. Lupe Fiasco, Kanye West o Common lo han hecho para el hip-hop. Madonna, Richard X o Infernal para la pista de baile. Pero a pocos les ha salido un disco tan B-O-N-I-T-O como a Jens Lekman. Y además tiene un extraño atractivo.

Calificación: 9,5/10
Temas destacados: ‘The Opposite of Hallelujah’, ‘And I remember every kiss’, ‘Your arms around me’
Te gustará si te gustan: Vincent Delerm, Louie Austen, La Casa Azul
Escúchalo: ‘The Opposite of Hallelujah’ (mp3)

La Tienda JNSP