Sin duchas no hay paraíso

-

- Publicidad -

Sin duchas no hay paraíso

No puede haber un episodio de una serie de televisión sin su correspondiente escena de ducha. Ha sido así desde hace muchos años, con los famosos baños conjuntos de Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol en ‘Un paso adelante’ o Fran Perea y Alejo Sauras en ‘Los Serrano’ y sigue siendo así en casi todas las series de la parrilla. ¿Harán los actores un cásting en pelotas?

Lo de ‘El Internado’ anoche fue un pasote. A los guionistas no les basta con la trama misteriosa de la serie, que está bastante bien, por otro lado, y a más de uno nos tiene bastante enganchados. El hecho de que estos jovenzuelos y jovenzuelas estén internados tiene de por sí una trama erótica bastante latente, pero no es suficiente: casi la totalidad de los protagonistas masculinos (por supuesto Martín Rivas, pero también profesores, cocineros…) pasó anoche por la ducha en solitario o en compañía, uno detrás de otro, algunos en la intimidad de sus cuartos, otros paseándose en toalla por un colegio que es mixto. Igual faltó Yon González, pero ya salió la semana pasada. Esta gente es que es muy limpia.

- Publicidad -

Los Serrano: ‘Los Serrano’ era como ‘La tribu de los Brady’ pero con muchos más planos de bragas y calzoncillos. Hasta muchos recordarán ver el culo claramente a Fran Perea. Diríamos que ‘Los Serrano’ batieron todos los récords de duchas, escenas tipo peleas en el barro y tonterías, pero la cosa está francamente difícil. O si no, mirad quién viene a continuación.

- Publicidad -

Un paso adelante: Lo de Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol fue de traca. Estuvieron ambos tan a punto de enseñar la cola tantas veces en tantísimos capítulos que no nos extraña que ambos terminaran dándolo todo en Interviú y ’20 centímetros’ respectivamente. Sin embargo, no ha dado mucho tiempo a echarlos de menos en Antena 3…

Física o química: Dice el argumento de ‘Fiqui’ que la serie habla sobre la problemática de las drogas, el acoso, el racismo y la homofobia. Vamos, que en realidad está subvencionada por el Ministerio de Asuntos Sociales y esto no tiene nada de película porno ni en el argumento, ni en el desarrollo ni en las formas.

Sin tetas no hay paraíso: Mucho misterio, mucho juego entre el bien y el mal, mucho reconocimiento a ese perverso tono de voz del Duque, pero chico, el Duque también tiene que ducharse y acostarse, ¿no? ¿Para qué dejarlo con su traje, tan mono, a la imaginación pudiendo enseñar una poca de carne?

Lo más visto

No te pierdas